Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Qué hacer y qué ver en 7 días en Nueva York

Nueva York es una ciudad fascinante con miles de cosas que hacer. Te cuento cuál es el itinerario ideal a seguir si tienes la suerte de visitar la Gran Manzana durante 7 días

Isabel Catalán

Isabel Catalán

Lectura de 21 minutos

Qué hacer y qué ver en 7 días en Nueva York

Una de las grandes Avenidas de Manhattan | ©Hellotickets

¿Estás organizando tu viaje a la Gran Manzana y no sabes por dónde empezar a ver la ciudad? En esta guía sobre que hacer en 7 días en Nueva York te ayudo a organizar tu ruta para que aproveches al máximo el tiempo y no te pierdas nada. ¡Empezamos!

Día 1: conociendo Nueva York y Chinatown

Times Square | ©Hellotickets
Times Square | ©Hellotickets

Recorre todos los 'boroughs' de Nueva York con el Tour de Contrastes

Manhattan es el distrito más conocido de los cinco que componen Nueva York. Esto se debe a que es el borough más famoso porque concentra el 90% de las atracciones de Nueva York y es en el sur donde están los orígenes de esta ciudad. Pero aun así, Nueva York es mucho más: de hecho, es enorme. Y una de las mejores tomas de contacto que existen para empezar a ubicarte en la gran ciudad, es haciendo un tour guiado que te lleve a ver los puntos más relevantes.

Para evitar cometer el principal error de muchas personas que viajan a Nueva York por primera vez, que es no salir de Manhattan en todas las vacaciones, te recomiendo que empieces haciendo el Tour de Contrastes de Nueva York, que te llevará a descubrir los cinco grandes distritos de la Gran Manzana: Harlem, El Bronx, Queens, Manhattan y Brooklyn.

Como este tour dura alrededor de 5 horas podrás visitar los barrios más icónicos de Nueva York en sólo una mañana, en minivan y acompañado de un guía local que te hará una introducción muy amena a la ciudad, sus barrios y sus culturas. Me parece una muy buena opción para viajeros primerizos, ya que supone una primera toma de contacto con la ciudad bastante completa e interesante.

Además, una vez acabado el Tour de Contrastes o en otro momento de tu viaje podrás regresar al barrio o la zona que más te haya llamado la atención para explorarla por ti mismo en detalle. Si te gusta la idea puedes saber más acerca de esta actividad en este artículo sobre el Tour de Contrastes en Nueva York.

Prueba la auténtica comida china en Chinatown

Algo importante del Tour de Contrastes es que podrás elegir entre dos lugares para acabar la ruta: bajo el puente de Brooklyn en el barrio de DUMBO o en Chinatown. Mi consejo es que lo hagas en Chinatown pues ya que el final de la actividad coincide con la hora de la comida, en el barrio asiático de Nueva York tendrás la oportunidad de probar la auténtica comida china a precios muy razonables.

Si te chifla comer y eres todo un foodie, en Chinatown vas a disfrutar muchísimo porque encontrarás numerosos restaurantes y bares donde probar algunas de las mejores especialidades asiáticas. Si te gusta la comida picante no te puedes perder Xi´s an Famous Food (45 Bayard Street) y una buena opción para los vegetarianos es Buddha Bodai (5 Mott Street).

Después de comer aprovecha para dar una vuelta por Chinatown. Aquí se respira una atmósfera muy singular que como viajero te atrapa. Descubre Columbus Park, el Museo Chino en América o Canal Street Market, entre muchos otros rincones interesantes. ¿Quieres saber más sobre todo lo que puedes hacer en este barrio? Echa un vistazo a mi artículo sobre Chinatown.

Regreso a Manhattan

Por la tarde vuelve a Manhattan para continuar tu ruta por el centro de Nueva York. ¿Qué tal un paseo por la famosa Quinta Avenida? Se trata de una de las arterias más importantes de la ciudad y donde se sitúan algunos de los hoteles y los comercios más exclusivos de la Gran Manzana. Pero además de tiendas, en la Quinta Avenida encontrarás varias atracciones turísticas que visitar como el Empire State Building, la Catedral de San Patricio, el Rockefeller Center o la Biblioteca Pública.

Cerca de la Quinta Avenida se localiza también Times Square, el corazón de Nueva York y un icono de esta ciudad.Visitar Times Square al caer la noche es algo imprescindible en cualquier viaje a la Gran Manzana. ¡No te lo puedes perder! Las luces y los letreros de esta emblemática plaza lo iluminan todo y el ambiente que aquí se respira es incomparable. ¡No hay viajero que no se rinda a los encantos de Times Square!

Brinda por tu viaje desde un rooftop

El primer día de tu visita a Nueva York ha sido largo y ha estado lleno de emociones. ¿Y si le pones el broche de oro con una buena copa contemplando el skyline de Manhattan desde uno de sus mejores rooftops? Si te agrada la idea, te dejo por aquí mi artículo sobre Los 10 mejores rooftops de Nueva York para que escojas el que más te apetezca.

Día 2: descubre Brooklyn, el Soho y el West Village

Vistas de Manhattan desde Brooklyn | ©Hellotickets
Vistas de Manhattan desde Brooklyn | ©Hellotickets

Comienza el día Brooklyn y DUMBO

Si viajas a Nueva York no puedes dejar de visitar Brooklyn, la zona con espíritu alternativo más cool de la ciudad. Se trata de un borough con un pasado industrial y una fuerte identidad cultural que bien merecen una visita.

La manera más amena de llegar a Brooklyn es cruzando a pie el Puente de Brooklyn desde Manhattan. Al bajar aterrizarás en DUMBO, un barrio bohemio y artístico que ha sabido combinar la antigua arquitectura industrial y el diseño más moderno del presente para crear una atmósfera única en Nueva York.

Cuando estés allí verás que DUMBO desprende un encanto especial que no podrás dejar de fotografiar. A lo largo de sus calles te toparás con murales, graffitis y auténticas obras de arte que vas a querer guardar en tu cámara de fotos y en tu retina.

No guardes la cámara porque en Washington Street podrás fotografiar el maravilloso Puente de Manhattan con los rascacielos al fondo y en Plymouth Street tendrás la oportunidad de ver las huellas del pasado industrial de Brooklyn que aún hoy perviven en este barrio.

Sigue por Williamsburg y el barrio judío

La mañana no ha hecho más que comenzar y siguiendo con la ruta del día 2 por este borough llegarás a Williamsburg, un barrio donde conviven los hipsters y la comunidad judía más conservadora de Nueva York aunque cada uno en su propio espacio: los modernos en Williamsburg y los judíos jasídicos en la zona de South Williamsburg, a la que se llega al cruzar por debajo el puente de Williamsburg.

Williamsburg es una de esas zonas auténticas y llenas de contrastes que merece la pena visitar. Te sorprenderá ver cómo en apenas unas calles, el ambiente va cambiando radicalmente: desde la austeridad del barrio judío hasta el Street Art más llamativo y las antiguas fábricas convertidas en restaurantes, galerías y otros locales de diseño.

Después de haber dado una vuelta por la zona de Williamsburg es hora de adentrarse en las calles de South Williamsburg, uno de los barrios judíos más populares del mundo. Este lugar es como caminar por un mundo diferente en comparación con el área hipster. Los edificios son austeros y sencillos con las fachadas desgastadas y la mayoría de ellos con rejas en las ventanas.

Si vas por libre, mi consejo es que des un paseo por sus calles fijándote en el paisaje para conocer su forma de vida y sus costumbres. Donde se concentra la vida de la comunidad es en Lee Avenue, la artería principal del vecindario y donde se ubican la mayoría de sus templos y comercios. Si puedes, te recomiendo que entres en algún comercio de productos kosher y compres un dulce o panecillo. ¡Están muy ricos!

¡Prueba la mejor pizza de Nueva York!

Tanto hacer turismo abre el apetito, ¿verdad? No te puedes ir de Brooklyn sin pedir una pizza de pepperoni en el mítico restaurante Grimaldi’s, justo debajo del puente de Brooklyn en 1 Front Street. ¡Un templo para los amantes de la pizza en Nueva York!

De regreso al Soho y al West Village

Por la tarde vuelve a Manhattan para conocer uno de los barrios de moda de Nueva York donde se han filmado numerosas películas: el SoHo. En esta zona de la ciudad casi no se aprecian los rascacielos del Midtown y se sitúan algunos de los edificios más antiguos de la Gran Manzana, lo que le da un encanto único y muy especial para hacer muchas fotografías. Es como si el SoHo fuera un oasis en medio de la moderna Nueva York por el que da gusto pasear tranquilamente entre sus galerías de arte, sus modernos restaurantes y bonitos edificios.

Además, es un sitio excelente para ir de compras. Aquí se mezclan las tiendas de lujo con las boutiques de nuevos diseñadores y las marcas más asequibles como H&M, Zara o Mango. En el SoHo hay muchas opciones para encontrar el souvenir perfecto de tu viaje.

Reserva algo de tiempo para visitar el West Village, el barrio con alma bohemia y hippie de Manhattan. A diferencia del resto de calles del borough, éstas escaparon del estricto modelo cuadriculado con el que se proyectó la ciudad. De manera que son caóticas y muy entretenidas para caminar sin rumbo, disfrutando del paseo mientras observas los escaparates de los encantadores comercios y la bonita arquitectura del barrio.

El paisaje del West Village es tan bonito que sus preciosos edificios han servido de decorado en el cine y la televisión en varias ocasiones. Si eres un apasionado del tema, seguramente sepas que en esta zona se ubicaba el famoso apartamento de Mónica en “Friends” (en concreto en la esquina que forman la calle Grove con Bedford) y el de Carrie Bradshaw de “Sexo en Nueva York” (en 66 Perry Street). Si te gustaría hacer la ruta de películas y series por Nueva York, este barrio es un buen sitio para comenzar.

La arquitectura del West Village me parece una maravilla. Siempre hay algún pequeño tesoro que descubrir. Por ejemplo, la casa más estrecha de Nueva York cuya fachada mide 2,9 metros de ancho en el número 75½ de Bedford Street o los townhouses y brownstones de Leroy Street y Morton Street.

Disfruta de las luces de Nueva York en un tour nocturno en bus turístico

Para finalizar la salida del día 2 por las calles de Nueva York, cuando caiga el sol y ya estés agotado de tanto caminar, te propongo un tour nocturno en autobús turístico de lujo por la ciudad que nunca duerme para verla brillar.

Acompañado por un guía local que te mostrará la otra cara de Nueva York, durante 4 horas recorrerás en un cómodo autobús sitios tan destacados como Times Square, Broadway, Grand Central Terminal, el edificio Chrysler, el Empire State Building, el Rockefeller Center, la Quinta Avenida, el Puente de Brooklyn, Chelsea Market y muchos más. Además, podrás bajar en algunas paradas de la excursión junto al guía para escuchar sus comentarios y conocer al detalle la ciudad.

Si durante el día Nueva York te pareció sorprendente y vibrante, al llegar la noche verás que es mágica y fascinante. ¡Además, es un plan muy romántico!

Día 3: vive emociones de vértigo en Hudson Yards y en la NBA

Madison Square Garden | ©Hellotickets
Madison Square Garden | ©Hellotickets

Desayuna como un rey en Chelsea Market

La tercera jornada de tu viaje a Nueva York se aventura larga y lleno de emociones. Necesitas tomar fuerzas para resistir todo un día haciendo turismo y para ello es fundamental desayunar bien.

Nueva York es una ciudad donde se puede comer genial, pues hay una gran variedad gastronómica para todos los gustos. No obstante, te recomiendo que para empezar la ruta del día 3 vayas a Chelsea Market, uno de los mercados gastronómicos más populares de Manhattan.

En sus puestos de comida rápida podrás pedir deliciosos sándwiches, ensaladas, pizzas, muffins, donuts y galletas. Un ejemplo es Amy’s Bread, Doughnuttery o Filaga Pizzeria aunque hay muchas más opciones.

Además de tomar el desayuno en Chelsea Market, te aconsejo que des una vuelta por el mercado porque cuentan con tiendas muy chulas donde comprarte algún souvenir como Posman Books, Chelsea Market Baskets o el mercadillo Artists & Fleas. Si quieres saber más sobre Chelsea Market te recomiendo que leas mi artículo sobre este mercado del Meatpacking District. ¡Hay mucho que ver aquí!

Alucina con High Line Park

Junto a Chelsea Market se encuentra uno de los parques urbanos más originales y modernos de Nueva York: High Line Park. Se trata de un jardín repleto de vegetación, arte y espacios de descanso construido sobre una antigua línea elevada de ferrocarril desde la que tendrás las mejores vistas de la ciudad.

Dado que se ha convertido en un lugar muy popular y la vía del tren es estrecha, el parque se puede abarrotar de gente fácilmente por lo que mi consejo es que vayas a conocer High Line Park a primera hora de la mañana después de desayunar en el mercado.

A lo largo de su recorrido (de unos dos kilómetros y medio) podrás disfrutar de su peculiar diseño, que mezcla arte y naturaleza, mientras haces una ruta muy chula que atraviesa Chelsea y llega a Hudson Yards desde el Meatpacking District (o al revés según desde donde inicies el circuito).

En mi opinión, las vistas de los rascacielos de los distintos barrios de Manhattan son lo mejor junto a esa sensación de estar en un pequeño oasis rodeado de vegetación y arte lejos del bullicio de Nueva York. ¡El camino es tan entretenido que no te percatarás de todo lo que has andado hasta que lo veas en un mapa!

Si te pica la curiosidad por saber más acerca de este parque urbano, te recomiendo que leas mi artículo sobre 10 cosas que hacer y que ver en la High Line de Nueva York.

Conoce Hudson Yards y The Vessel

Paseando por High Line Park llegarás a Hudson Yards, el nuevo barrio de moda de Manhattan. Cuesta creer que esta zona tan moderna rebosante de edificios vanguardistas fuera hasta hace poco un desangelado depósito de trenes junto al río Hudson.

Pero Nueva York es un lugar vivo y en permanente transformación. Así surgió Hudson Yards, un lugar que ya cuenta con varias atracciones turísticas imprescindibles que ver en cualquier viaje a la Gran Manzana como es el caso de The Vessel, una especie de colmena gigante que se ha convertido en el símbolo de este barrio.

The Vessel es una estructura futurista de 45 metros que te mostrará unas vistas fantásticas de la ciudad desde diferentes alturas, ángulos y enfoques. Pasarás un buen rato aquí jugando con tu cámara de fotos. Desde su cima podrás contemplar el río Hudson, el centro cultural The Shed, High Line Park y los rascacielos de alrededor. Incluso si prestas atención verás en el horizonte el One World Trade Center y el Empire State Building.

Mi consejo es que compres tus entradas para The Vessel con antelación suficiente para no hacer interminables colas en la taquilla.

¿Dónde comer en Hudson Yards?

Es el momento de hacer un paréntesis en la ruta del día 3 por Nueva York para comer. En Hudson Yards también hay muy buenas opciones para elegir.

Una de mis favoritas es el Mercado Little Spain, un espacio gastronómico ubicado en el edificio 10 Hudson Yards, dedicado a los sabores de la cocina tradicional española. Comer en pleno Nueva York una ración de bravas, un pincho de tortilla española, una coca valenciana y unos churros crujientes no tiene precio. Más si tienen el sello de calidad del prestigioso chef José Andrés en colaboración con los hermanos Ferrán y Albert Adriá.

Además, en el centro comercial The Shops and Restaurants at Hudson Yards también hay otros restaurantes como Shake Shack, Kawi o Peach Mart, entre otras posibilidades.

The Edge, el observatorio más alto de Manhattan

Después de hacer una pausa para comer ha llegado el momento de poner a prueba tu vértigo en The Edge, uno de los miradores de Nueva York más espectaculares.

Subir a The Edge es una experiencia muy emocionante. Situado en el rascacielos 30 Hudson Yards a 345 metros de altura, desde su terraza acristalada de 700 m2 sentirás el impacto del viento y tendrás unas vistas panorámicas de 360 grados inéditas de Nueva York.

Recuerdo que la primera vez que pisé la parte exterior del observatorio, la cual se proyecta en forma de flecha sobre el cielo de Nueva York, me sentí al borde de un precipicio. La adrenalina se disparó al caminar sobre su suelo de cristal y contemplar bajo mis pies a cientos de metros de altura el tráfico de Nueva York. Es una sensación realmente emocionante y notarás cómo se te eriza la piel. ¿Quién dijo miedo?

Igual que para The Vessel, te recomiendo que compres tus entradas para The Edge con antelación para asegurarte de que puedes entrar a la hora que quieras, el día que tengas planeado.

Game Time! Vive la magia de la NBA en el Madison Square Garden

Ver un partido de baloncesto en el Madison Square Garden es uno de los espectáculos más fascinantes al que puedes asistir en Estados Unidos, ya sea porque te apasiona el baloncesto o porque quieres experimentar el ambientazo y la locura que este deporte despierta en Nueva York.

Termina por todo lo alto la tercera jornada de tus vacaciones en la Gran Manzana yendo al Madison Square Garden para disfrutar de un partido de los New York Knicks. Si quieres incluir un partido de la NBA en tu viaje, mi consejo es que compres las entradas online antes de viajar. ¿Por qué? La clave es comprarlas cuanto antes para conseguir el mejor lugar a un precio más barato. Si esperas demasiado tiempo corres el riesgo de quedarte sin entradas o que en taquilla haya pocas a un precio elevado y en sectores con una visibilidad menos espectacular.

No lo dudes, para mí esta es la más fácil, segura y rápida. Si quieres saber más sobre Cómo comprar entradas para ver partidos de la NBA en Nueva York te recomiendo que leas el artículo que escribí al respecto. ¡Sólo te llevará unos minutos y te explico todo lo que necesitas saber!

Día 4: misa góspel, los mejores museos y recorrido por Central Park

Corriendo por Central Park | ©Hellotickets
Corriendo por Central Park | ©Hellotickets

Escucha música celestial en Harlem

Aprovecha este día para hacer algo diferente durante tu estancia en Nueva York, por ejemplo un tour por Harlem con misa Góspel para conocer el lado más auténtico de este barrio al norte de Manhattan.

Sumergirte en la cultura de Harlem acompañado por un guía profesional es la mejor forma de experimentar la diversidad cultural de esta ciudad y de descubrir las raíces de la comunidad afroamericana. En sólo 4 horas verás los principales sitios de interés de Harlem como el Apollo Theater, el Cotton Club, la Morris Jumel Mansion o las históricas calles de típicos apartamentos y te quedará tiempo para visitar una iglesia local para presenciar una auténtica misa Gospel en directo. Te recomiendo ir los domingos, pues encontrarás una congregación más numerosa y por tanto una experiencia más genuina.

Pedalea por Central Park

Después de hacer este tour por Harlem puedes continuar tu ruta por Nueva York en Central Park accediendo por la entrada junto a este barrio que es más tranquila que el acceso del sur.

Con sus 341 hectáreas de extensión, Central Park es el parque urbano más grande de Nueva York. Verlo por completo sería agotador y tal vez innecesario. Para poder tener una visión general del parque y que te quede energía para seguir explorando Nueva York tras esta visita te aconsejo recorrer el parque en bicicleta pues podrás ver sus principales puntos de interés y ahorrarás tiempo.

Hay muchas maneras de visitar Central Park pero hacer un tour privado en bicitaxi me parece un modo divertido y distinto de descubrirlo ya que vas acompañado de un guía profesional. Yo lo hice y vale la pena porque te muestra no sólo los lugares más emblemáticos del parque sino también otros que normalmente pasan desapercibidos para los turistas.

Haz un picnic en Central Park

Al acabar tu ruta en bici por Central Park puedes ir a The Great Lawn, la pradera más grande del parque para descansar un rato y hacer un picnic cuando brilla el sol. Hay muchos puestos ambulantes repartidos por Central Park donde podrás comprar perritos calientes, gofres, sándwiches, bebidas y helados. Si el tiempo no acompaña, no pasa nada porque dentro del parque hay varios restaurantes donde podrás hacer una pausa para comer como The Loeb Boathouse, Café Express o Le Pain Quotidien.

Pasea por el Upper East Side y Museo de Historia Natural

Retomando la ruta por Nueva York durante la cuarta jornada puedes aprovechar tu visita a Central Park para dar un paseo por el Upper East Side, el barrio acaudalado de Nueva York conocido por sus imponentes edificios señoriales y sus amplias avenidas.

Después dirígete al Museo de Historia Natural de Nueva York, al oeste de Central Park. Es uno de los museos imprescindibles de la ciudad y uno de los más visitados así que para saltarte las colas de la taquilla e ir directamente a sus exposiciones, lo mejor es que te hagas con la entrada sin colas al museo.

Mi espacio favorito es el dedicado a los fósiles y a los dinosaurios pero el Museo de Historia Natural de Nueva York tiene decenas de exhibiciones permanentes y especiales. Mi consejo es que planifiques bien la visita y reserves al menos 3 horas para explorar el museo con tranquilidad pero si no tienes demasiado tiempo, lo mejor es ir directamente a las salas que quieras ver. Si deseas saber más sobre el Museo de Historia Natural de Nueva York, no te pierdas mi artículo: Entradas Museo de Historia Natural.

Navega por las aguas de Nueva York al anochecer

A cualquier hora del día, las vistas del skyline de Nueva York son asombrosas pero reconozco que tengo especial debilidad por sus luces al anochecer. Por eso, creo que hacer un crucero nocturno es uno de los recuerdos más bonitos que podrás llevarte de un viaje a Nueva York.

Un crucero al anochecer por las aguas de Manhattan me parece un planazo para concluir un día lleno de emociones después de caminatas infinitas por la ciudad, ya sea en familia, con amigos o en pareja.

¿Qué tal una cena bufé con DJ a bordo y baile o una romántica cena de tres platos amenizada por un pianista en vivo que toca jazz y blues? Sea cual sea la opción que elijas, lo pasarás genial mientras sigues explorando las mejores vistas de la ciudad y disfrutas de un momento de relax subido en un barco.

Día 5: Financial District y Broadway

La Bolsa de Nueva York | ©Hellotickets
La Bolsa de Nueva York | ©Hellotickets

Haz el Tour del Alto y Bajo Manhattan y toma un ferry a Liberty Island

Queda poco para que termine tu viaje a Nueva York y para que no te dejes ningún rincón relevante por descubrir te recomiendo que el día 5 por la mañana hagas el Tour del Alto y Bajo Manhattan, el corazón de la Gran Manzana.

Es la opción perfecta si vas a estar en Nueva York muy pocos días o si viajas con niños y se cansan pronto de andar. Lo interesante del tour está en visitar Manhattan en un bus de forma cómoda y con un guía experto, para que tengas algo de contexto sobre cada lugar que visites cuando estés explorando la ciudad a tu aire y sepas manejarte mucho mejor.

El Tour del Alto y Bajo Manhattan dura 3 horas y media y termina en Battery Park, en el extremo sur del borough lindando con el Financial District. Tras esta actividad puedes aprovechar para tomar el ferry a la Estatua de la Libertad que sale del muelle de este parque, el más antiguo de Nueva York. Las vistas de Liberty Island, lady Liberty y Ellis Island desde Battery Park son una maravilla. ¡Harás muchísimas fotos!

Haz un break para comer en Westfield World Trade Center Mall

Al regresar a Manhattan, antes de visitar la Zona Cero es momento de hacer un paréntesis para comer y recargar las pilas. Puedes ir a Westfield World Trade Center Mall, un centro comercial ubicado justo debajo de la estructura de The Oculus. Aquí hay muchos restaurantes para escoger como Eataly, Shake Shack, Wasabi Sushi & Bento o Starbucks, entre otros.

Visitando la Zona Cero y Financial District por la tarde

La Zona Cero de Nueva York es un lugar para el recuerdo que rinde homenaje a quienes perecieron en los atentados terroristas de 2001 que conmocionaron al mundo.

Tras el atentado fue necesario reconstruir el World Trade Center por completo. Las Torres Gemelas dieron paso a modernos rascacielos como el One World Trade Center que cuenta con el mirador más alto de Nueva York conocido como el One World Observatory, el impactante Museo del 11-S o el Memorial, una de las visitas más emotivas que hice en Nueva York. Ambos son los dos sitios que más me impresionaron de la Zona Cero y que te dejan las emociones a flor de piel.

Sin embargo, en la Zona Cero hay mucho más que ver. Si quieres saber más en mi artículo 10 cosas que ver y que hacer en la Zona Cero en Nueva York te cuento sus imprescindibles.

La siguiente parada de la ruta es el Distrito Financiero en pleno Downtown de Manhattan. Aquí hay un buen número de atracciones turísticas que ver como Wall Street y su Charging Bull o la Bolsa de Nueva York, entre otros. Sus estrechas y largas calles flanqueadas por enormes rascacielos apenas te permitirán ver el cielo y te toparás con cientos de ejecutivos trajeados que van de acá para allá con mucha prisa.

Vive la magia de un musical de Broadway

A Nueva York uno viene a divertirse, a sorprenderse en cada esquina e incluso a soñar despierto. Para eso están los musicales de Broadway, que te harán disfrutar como un niño ¡tengas la edad que tengas!

La magia de Broadway, sus números musicales y sus majestuosas puestas en escena te dejarán boquiabierto. Hay muchísimos títulos en cartel pero algunos de los más prestigiosos son “El Fantasma de la Ópera”, “Aladdin”, “El Rey León”, “Wicked”, “Chicago”, “Frozen” o “Los Miserables”.

Eso sí, si quieres pasar una noche en el teatro te recomiendo que compres tus entradas para Broadway con antelación para asegurarte las mejores butacas en la fecha que deseas y a un mejor precio que en taquilla, donde además te ahorrarás el tener que hacer largas colas.

Día 6. Sal de Nueva York y explora otros lugares emblemáticos

Washington D.C. | ©Caleb Pérez
Washington D.C. | ©Caleb Pérez

Quizá mientras planificabas tu viaje a Nueva York en un primer momento no pensaste en añadir una excursión fuera de la ciudad para conocer otras partes de los Estados Unidos, ya que en la Gran Manzana hay muchísimo que ver, pero en mi opinión dedicar un día de tus vacaciones a realizar una excursión a Washington o a las Cataratas del Niágara es una idea magnífica porque tendrás la oportunidad de conocer la capital del país o esta maravilla de la naturaleza.

Conoce Washington D.C.

La excursión a Washington desde Nueva York es una de las mejores experiencias de un día que puedes hacer desde la Gran Manzana. Estarás acompañado de un guía experto y harás un recorrido muy completo por Washington para descubrir sitios tan emblemáticos como la Casa Blanca, el Capitolio, el Memorial de Lincoln, el Cementerio Nacional de Arlington o el Pentágono, entre muchos otros. ¡Es una pasada!

Maravíllate con las Cataratas del Niágara

Otra opción es hacer una excursión a las Cataratas del Niágara que te lleva y te trae al centro de Nueva York en un mismo día. Lo fantástico de esta excursión organizada es que no tendrás que preocuparte de cómo llegar hasta allí, que puede ser toda una odisea. Y una vez en las cataratas, te asegurarás de no perderte ni un sólo detalle de la mano de un guía profesional bilingüe.
Contemplar el bello arcoíris y escuchar el rugido del agua es una experiencia inolvidable. ¡Yo me quedé sin palabras! Además, como esta excursión explora el lado de Nueva York de las cataratas, no se requiere un visado.

Día 7: good bye New York!

Vistas desde el One World Observatory | ©Hellotickets
Vistas desde el One World Observatory | ©Hellotickets

¡Y llegó el último día de tus vacaciones en Nueva York! Todas las despedidas son difíciles, especialmente cuando te lo has pasado tan bien y has vivido momentos memorables en esta ciudad pero en lugar de ponerte triste, mi consejo es que disfrutes del último día al máximo.

Para empezar puedes dedicar la mañana a ir de tiendas por Nueva York para comprar algunos souvenirs de tu viaje que sean originales y únicos. ¡Aquí es posible encontrar de todo y a todos los precios! La ciudad está repleta de tiendas para todos los gustos y estoy segura de que encontrarás un regalo especial para hacer a tus amigos y a tu familia.

Si necesitas algo de inspiración en este sentido, te recomiendo que eches un vistazo a mi artículo sobre Las 10 mejores cosas que comprar en Nueva York.

Date un homenaje en tu última comida en Nueva York

Una jornada de shopping deja exhausto a cualquiera. Haz un descanso y aprovecha el último día de tu viaje a Nueva York para darte un homenaje como te mereces. En mi post sobre Los 10 mejores sitios donde comer en Nueva York encontrarás sitios donde comer muy bien sin pagar un dineral.

¡Despídete de Nueva York por todo lo alto!

Dile adiós a la Gran Manzana desde lo alto de uno de sus rascacielos contemplando el maravilloso skyline de Manhattan al atardecer. Observar como el sol se pone mientras se iluminan poco a poco todas las luces de Nueva York es un instante mágico y una manera muy especial de despedirse de la ciudad.

Hay muchos miradores a los que subir y cada uno muestra una faceta diferente del skyline de Nueva York pero los dos más famosos son el Empire State Building y el Top of the Rock, ambos en el centro de Manhattan.

Ahora bien, ¿cuál es el mejor observatorio? Depende, el mirador del Empire State está más alto y ofrece mejores vistas del One World Trade Center y del Distrito Financiero, mientras que Top of the Rock es la mejor elección para ver Times Square, Central Park y el Empire State desde todo lo alto.

Sea cual sea el observatorio que elijas, verás que estar ahí arriba es realmente impresionante y tener la sensación de que el tiempo se detiene ante tus ojos.