Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

10 cosas que hacer y que ver en la High Line de Nueva York

De todos los parques de Nueva York, uno de los más originales es High Line: un nuevo jardín urbano construido sobre una antigua línea elevada de ferrocarril repleto de vegetación, arte y espacios de descanso. ¡Una joya!

Isabel Catalán

Isabel Catalán

27 de feb. de 2021 • Lectura de 10 minutos

10 cosas que hacer y que ver en la High Line de Nueva York

Descansando en una de las barandillas de High Line | ©Hellotickets

Después de Central Park, la High Line se ha convertido en el parque más visitado por turistas y neoyorquinos para escapar del cemento y disfrutar de una zona verde y las mejores vistas de la ciudad. Lo han terminado de construir hace muy poco (se sitúa sobre una antigua línea de ferrocarril abandonada hasta hace unos y desemboca en Hudson Yards, el barrio de moda de Manhattan.

A lo largo de su recorrido (de unos dos kilómetros y medio) podrás disfrutar de su peculiar diseño, que mezcla arte y naturaleza, mientras recorres una ruta muy chula que atraviesa Chelsea y llega al Meatpacking District desde Hudson Yards (o al revés).

Para mí, lo mejor son las vistas de los rascacielos de los distintos barrios de Manhattan: el camino es tan entretenido que no te darás cuenta de todo lo que has andado hasta que lo ves en un mapa. Esta es la ruta por High Line que te recomiendo:

1. Empieza por el primer tramo: Hudson Yards

Vistas de Hudson Yards desde la High Line | ©Hellotickets
Vistas de Hudson Yards desde la High Line | ©Hellotickets

Te propongo empezar la visita en 34th Street en Hudson Yards. Antes de adentrarte en el parque de High Line aprovecha que estás en el barrio emergente más moderno de Manhattan, lleno de tiendas, rascacielos de lujo y restaurantes de moda.

La entrada a High Line por esta zona se hace por medio de una rampa, lo cual es una ventaja para las personas que van en silla de ruedas o empujando un carrito de bebé.

Alucina con los rascacielos de Hudson Yards

Situado sobre lo que antaño fue un desangelado depósito de trenes junto al río Hudson hoy se está construyendo un moderno barrio residencial y de ocio conocido como Hudson Yards, lo más trendy del Midtown de la Gran Manzana.

Una zona con mucho potencial que ya cuenta con algunas atracciones turísticas recién estrenadas como el observatorio The Edge, The Vessel, el mercado gastronómico Little Spain o el centro cultural The Shed. De verdad que merece la pena dejarse caer por este barrio porque lo vas a pasar genial. Echa un vistazo a mi guía sobre Hudson Yards para conocer sus imprescindibles.

2. Continúa por The Spur

Caminando entre rascacielos | ©Hellotickets
Caminando entre rascacielos | ©Hellotickets

Durante esta parte del recorrido caminarás entre rascacielos y edificios de diseño. Llama mucho la atención el contraste entre las diferentes formas, elementos decorativos y la altura de los edificios aunque para ser sincera, tratándose de Nueva York, siempre te sentirás como una hormiguita entre estas construcciones enormes. Los ubicados en el acceso de la 28th Street son alucinantes, así que no te olvides de hacerles unas fotos.

También hay algunas esculturas muy bonitas a esta altura como las de Love&Amor y en ciertos puntos la vegetación crece tan exuberante que invade el camino y por un momento parece como si estuvieras en mitad de un bosque. Sin embargo, las sirenas de los coches al fondo te recuerdan que sigues dentro del parque High Line en Nueva York.

3. Haz un alto en el camino para disfrutar del Street Art

La obra de Eduardo Kobra, Tolerance | ©Hellotickets
La obra de Eduardo Kobra, Tolerance | ©Hellotickets

Además del arte que verás a lo largo de High Line Park, si haces una pausa en el recorrido para salir por el acceso de 23rd Street podrás dar una vuelta por la zona para contemplar algunos de los graffitis del artista brasileño Eduardo Kobra.

  • Mount Rushmore, en la fachada del restaurante Empire Diner, como homenaje a artistas como Andy Warhol, Frida Hahlo, Keith Haring y Jean-Michel Basquiat.
  • Tolerance, que rinde tributo a la Madre Teresa de Calcuta y a Gandhi.
  • We love NY², tiene a Einstein por protagonista quien expresa su amor al cuadrado por Nueva York.

Aprovecha para hacer fotografías

Con unas fotazas de recuerdo regresa al parque High Line para continuar con la ruta. No guardes la cámara porque un poco más adelante de 21 Street, a la izquierda hay una escultura muy peculiar bajo cuyo arco podrás hacerte alguna foto más.

4. Atraviesa Chelsea

Vistas de Chelsea desde High Line | ©Hellotickets
Vistas de Chelsea desde High Line | ©Hellotickets

¡Llegamos al último tramo! A la altura de 10th Avenue se encuentra el High Line Observation Deck, un graderío donde poder descansar un rato y observar las vistas antes de adentrarse en una pequeña área donde venden souvenirs de High Line Park y comida (helados, empanadas, currywurst alemán, etc.) en pequeños stands.

Las vistas del Chelsea Market

En este tercer tramo de High Line Park, te aconsejo que hagas otro alto en el camino ya que al nivel de la 10th Avenue con 15th Street podrás observar una especie de puente que une dos inmuebles de Chelsea que actualmente se corresponden con Chelsea Market.

Se trata de uno de los mercados gastronómicos más célebres de Nueva York que antiguamente era la fábrica de galletas Nabisco. ¡La que inventó las galletas Oreo! De hecho, si te fijas, las paredes del mercado están repletas de referencias a ellas. Si te animas a comprar algo para picar en esta zona, verás que hay unas mesitas donde poder comer tranquilamente. De todas formas, más adelante te cuento dónde comer cerca de la High Line.

5. Relájate en el último tramo, el más tranquilo

Caminando por High Line | ©Hellotickets
Caminando por High Line | ©Hellotickets

Luego si continúas caminando un poquito más por el parque High Line podrás disfrutar de uno de mis espacios favoritos: el de las tumbonas de madera. Aquí no sólo podrás relajarte tumbado al sol o a la sombra de un árbol sino también descalzarte y refrescarte los pies en el agua que brota de las vías, lo cual viene muy bien durante el verano. ¡Es como un pequeño oasis en pleno High Line!

Lo bueno de esta zona de High Line Park, ya en el sur del recorrido, es que no hay tanta aglomeración de gente como en tramos anteriores y hay bastante sombra, algo que se agradece especialmente los días de calor. Lo siguiente que veremos en el recorrido, justo de frente, es el hotel The Standard cuyo rooftop bar tiene unas vistas geniales de la ciudad.

A la izquierda encontramos el acceso de Gansevoort Street, lo que significa que el paseo por High Line Park ha terminado. ¡Pero no la diversión! Si te gusta el arte moderno te aconsejo que bajes las escaleras y a continuación vayas al Whitney Museum, el cual está especializado en el arte estadounidense del siglo XX.

6. Respira cultura en Meatpacking District

Descansando a lo largo de la High Line | ©Hellotickets
Descansando a lo largo de la High Line | ©Hellotickets

Meatpacking District es una pequeña zona del Greenwich Village muy conocida por sus bares, hoteles, talleres de arte y boutiques sofisticadas. Sus edificios de aspecto industrial y sus calles adoquinadas aún nos recuerdan ese pasado obrero que tuvo a principios del siglo XX, cuando este lugar era la mayor carnicería de Nueva York (de ahí recibe este barrio su nombre) y si te fijas se aprecia un gran contraste con los rascacielos vanguardistas de Hudson Yards.

En los años 80 vivió una etapa difícil cuando el vecindario cayó en la marginalidad pero de esa época ya no queda rastro y en la actualidad es un sitio muy popular con aires glamourosos que respira una cultura alternativa.

Isabel's Traveller Tip

Subir al rooftop del hotel The Standard es una alternativa a otros miradores de Nueva York. No cobran por la entrada pero recomiendo comprar algo en el bar si quieres ver allí el skyline.

7. Come como un rey en High Line

Entrando en el Chelsea Market | ©Hellotickets
Entrando en el Chelsea Market | ©Hellotickets

Desde el punto de vista gastronómico, pocas ciudades en el mundo pueden presumir de una oferta tan variada como Nueva York. La ventaja de que se te abra el apetito durante la visita a High Line Park es que en sus cercanías podrás elegir entre varios sitios riquísimos para picar algo que te van a dejar muy buen sabor de boca.

Chelsea Market

Te recomiendo que visites el Chelsea Market, donde podrás probar en sus puestos de comida rápida platos tan deliciosos como sushi, tacos, noodles, pasta o marisco (la especialidad del mercado). Además, también cuenta con secciones dedicadas al vino, al café o a los dulces así que si tienes algún amigo foodie, seguro que le hará mucha ilusión que le traigas de Nueva York algún sabroso recuerdo.

Old Homestead Steakhouse

Junto al Chelsea Market se encuentra Old Homestead Steakhouse, el templo de los amantes de la carne de res y todo un icono del Meatpacking District pues lleva abierto desde 1868.

Aunque en su menú hay también pescado, el plato más demandado y por el que tiene tan buena fama son sus steaks. Las porciones son de gran calidad, deliciosas y bastante generosas, lo que se refleja en el precio dicho sea de paso. Sin embargo, te aseguro que saldrás por la puerta satisfecho y con una sonrisa de oreja a oreja.

Mercado Little Spain

En Hudson Yards no te puedes perder el Mercado Little Spain, un espacio gastronómico dedicado a los sabores de la cocina tradicional española de la mano del chef José Andrés y los hermanos Ferrán y Albert Adriá. Aquí podrás desatar tu gula y pedir tapas, bocadillos, cocas, quesos, vinos españoles, churros y mucho más. ¡Lo mejor de la cocina española fuera de España!

The Shops and Restaurants at Hudson Yards

Déjate caer por este moderno centro comercial para comer y de paso hacer unas compras. Hay muchísimos restaurantes en los que ponerte las botas como por ejemplo los famosos hot dogs y hamburguesas de Shake Shack, las almejas con salsa picante de Kawi o los sándwiches katsu de cerdo empanado de Peach Mart. Yummy!

8. Recórrelo en cualquier momento del año, a cualquier hora del día

Paseando por High Line | ©Hellotickets
Paseando por High Line | ©Hellotickets

Dado que High Line Park está abierto durante todo el año, cualquier momento es bueno para acercarse y dar un agradable paseo al aire libre por esta zona de Nueva York. Sin embargo, al tratarse de un parque es cierto que el paisaje cambia con cada estación.

Cuando, a mi parecer, más hermosa luce la vegetación de High Park es durante la primavera y el verano. Los árboles se ven más frondosos y el sol traspasa sus hojas creando un precioso juego de luces a lo largo del camino. Además, éste se encuentra repleto de plantas y flores que lo cubren de colores.

Durante el otoño y el invierno, los días son más cortos y las temperaturas más bajas. La vegetación es más escasa y el paisaje cambia completamente aunque la nieve le da un encanto especial. Además, siempre hay nuevas exhibiciones artísticas que ver lo cual también es un incentivo para visitar el parque High Line en los meses más fríos del año.

¿Y el mejor momento del día?

Mi recomendación es que reserves algo de tiempo a primera hora de la mañana para recorrer High Line Park a tu aire, pues como la vía es estrecha y se trata de un sitio muy popular que suele abarrotarse de gente fácilmente (especialmente por las tardes y los fines de semana) en algunos tramos puedes tener la sensación de estar esquivando gente en lugar de paseando.

No obstante, otra opción es visitar el parque High Line a última hora de la tarde cuando empieza a oscurecer. La vía se ilumina de abajo a arriba y se puede apreciar el contraste entre ésta y los edificios que la rodean. Algo muy interesante a tener en cuenta sobre todo si eres un aficionado a la fotografía.

9. Consulta su calendario de eventos y visítalo con niños

Caminando entre los rascacielos de High Line | ©Hellotickets
Caminando entre los rascacielos de High Line | ©Hellotickets

Además de disfrutar de la naturaleza, el arte al aire libre y dar un buen paseo, en High Line Park se organizan también eventos de astronomía, pilates o visitas guiadas de manera gratuita impartidas por voluntarios. Puedes ver el calendario de actividades y todas las novedades del parque en la web oficial de High Line.

¿Merece la pena ir con niños?

¡Claro que sí! Les encantará tener un rato para jugar y además en High Line se realizan eventos especiales para los más pequeños.

10. Organiza tu visita: información práctica

Alrededores de High Line | ©Hellotickets
Alrededores de High Line | ©Hellotickets

  • Inicio: 34th St (metro: 34th St – Hudson Yards)
  • Final: Gansevoort St (metro: 14th St – 8th Ave)
  • Horario: De lunes a viernes de 7AM a 7PM. Fines de semana de 10AM a 6PM.
  • Precio: Gratuito

¿Dónde está High Line Park?

High Line Park se sitúa entre la calle Gansevoort y la 34. Su recorrido de dos kilómetros y medio en línea recta comienza (o termina según la dirección que tomes) al norte cerca de Hudson Yards. Luego atraviesa Chelsea y finalmente desemboca al sur en el Meatpacking District junto al museo Whitney.

Lo bueno del parque High Line es que a lo largo de su itinerario hay accesos intermedios para salir a explorar o volver a engancharse al paseo mediante ascensores y escaleras por lo que podrás conocer la zona a tu ritmo haciendo las paradas que quieras.

Accesos a la High Line

  • Gansevoort St (ascensor, baños públicos y escaleras)
  • 14th St (ascensor y escaleras)
  • 16th St (ascensor, baños públicos y escaleras)
  • 20th St (escaleras)
  • 23rd St (ascensor y escaleras)
  • 26th St (escaleras)
  • 28th St (escaleras)
  • 30th St (ascensor y escaleras)
  • 34th St (cuesta)

¿Cuánto se tarda en completar el recorrido?

En finalizar el trayecto por el parque High Line se tarda una hora aproximadamente, aunque te llevará algo más de tiempo si te detienes a hacer fotos, disfrutar de las vistas, tomar un snack o descansar en uno de sus bancos o tumbonas.

Pero ¿cómo nació High Line Park?

La historia de High Line Park se remonta a la década de los 30 del siglo XX, cuando en el West Side de la ciudad circulaban trenes de mercancías que abastecían de carne a Nueva York. Tiempo después, cuando se comenzó a usar la autopista para transportar las mercancías, las vías cayeron en desuso y empezó a brotar la maleza en ellas luciendo un aspecto descuidado.

En los años 90 se planteó desmantelar las vías de tren para dejar espacio a nuevas construcciones, pero una asociación vecinal de Chelsea con muy buen ojo llamada Friends of the High Line las salvó de ser desarmadas con el fin de preservar este pedacito de la historia de la Gran Manzana.

Finalmente se optó por restaurar las vías y transformarlas en un jardín urbano elevado cuyo primer tramo se inauguró en 2009. En 2011 y 2014 se abrieron el segundo y tercero respectivamente y The Spur, la última incorporación, se produjo en junio de 2019.

Desde entonces, High Line Park ha cumplido su primera década de vida y se ha convertido en uno de los jardines preferidos de los neoyorkinos para desconectar del bullicio de la ciudad y disfrutar del paisaje dando un agradable paseo o haciendo ejercicio.