Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Nueva York
Qué ver y hacer

La Gran Manzana es el lugar donde grandes artistas han soñado con alcanzar el éxito, donde muchos inmigrantes europeos encontraron cómo cambiar su destino y donde cada persona que venía de visita ha encontrado una razón por la que no querer irse.

Estamos hablando, cómo no, de Nueva York: una ciudad en la que es prácticamente imposible cerrar los ojos. Hay tanto que ver y hacer que es importante saber qué merece la pena y qué no para no abrumarse. Por ello, aquí tienes las experiencias más alucinantes para tu viaje a Nueva York.

Sobrevuela Nueva York en un tour en helicóptero

Darte un paseo por Nueva York en helicóptero te mostrará la ciudad como muy pocos la ven. La vista de pájaro te permitirá ver Nueva York como si la tuvieses en la palma de la mano, y se trata de una experiencia que sin duda vas a querer contar a la vuelta de tu viaje.

El skyline de la ciudad es un espectáculo en sí mismo, más aún desde un vuelo en helicóptero por Nueva York. La mayoría de vuelos duran en torno a 15 minutos, haciendo un recorrido en el que las maravillosas vistas se juntan a la adrenalina de volar en helicóptero sobre Nueva York a más de 200 kilómetros por hora.

Desafía al vértigo desde lo alto del Empire State

El Empire State es el edificio más icónico de Nueva York, y desde su plataforma de observación podrás disfrutar de unas vistas maravillosas de la Gran Manzana. Puedes subir al amanecer, justo antes de que se ponga el sol, o de noche: elijas lo que elijas será una experiencia que seguro recordarás con nostalgia muchos años después.

Para ello, te recomiendo sin duda comprar tus entradas online con antelación para evitar la cola en las taquillas y esquivar las grandes aglomeraciones de turistas que, como es lógico, tienen la visita al Empire State entre sus prioridades a la hora de visitar Nueva York.

Explora la multiculturalidad de Nueva York en un Tour de contrastes

Nueva York es, sin lugar a dudas, una ciudad donde los contrastes se suceden a tal velocidad que es difícil seguirles el ritmo. En el Tour de contrastes te llevan a cuatro barrios bien diferentes de la ciudad: Queens, Harlem, Bronx y Brooklyn.

Podrás ver la parte industrial de la ciudad, el barrio judío, las calles llenas de historia de Harlem, edificios icónicos de la ciudad y en un solo día habrás recorrido la ciudad y la habrás conocido de lleno como un local.

Recorre Harlem y asiste a una Misa Gospel

Explorar Harlem en compañía de un guía es una de las mejores experiencias que puedes vivir en Nueva York, ya que te encontrarás todo lo que muchos turistas se pierden por sólo ver Manhattan durante su viaje. Además, podrás asistir a una auténtica Misa Gospel y sentir la enorme espiritualidad que se vive en las iglesias del barrio, con servicios tan intensos que son todo un espectáculo.

Hacer una excursión a las Cataratas del Niágara

Aunque no es algo que hacer en Nueva York, sí es una forma estupenda de aprovechar tu viaje a la Costa Este de Estados Unidos para tachar de la lista una de las maravillas naturales más impresionantes del mundo.

Las Cataratas del Niágara está algo lejos de Nueva York, pero eso no impide a muchas personas que viajan a esta ciudad hacer una excursión a la frontera con Canadá y alucinar con el imponente espectáculo que ofrecen.

Recorre la Historia en el Met

El majestuoso museo de la Quinta Avenida (cuyas escaleras reconocerás al instante si has visto Gossip Girl) alberga obras de arte y artefactos como libros de caligrafía china, tablillas de escritura cuneiforme, momias egipcias, armaduras de reyes europeos, instrumentos musicales y una colección de pinturas que te dejará con la boca abierta, con obras de Van Gogh, Rembrandt y Rafael entre sus más importantes.

Da un paseo por Central Park

Seguro que cuentas con visitar el Central Park entre tus planes en Nueva York, ¿pero sabes qué no perderte una vez llegues allí? Pasea por los Jardines del Conservatorio, un jardín de estilo europeo con bonitas fuentes y estatuas, el Castillo de Belvedere, un pequeño castillo situado en el punto más alto del parque con unas bonitas vistas, y la Bethesda Terrace y su fuente, una maravilla de arquitectura donde hacerte unas fotos espectaculares.

Recorre el parque flotante de High Line

Este parque lineal, construido sobre unas antiguas vías de tren, cruza el barrio de Chelsea con una pasarela flanqueada por arreglos florales y las vistas de los edificios que lo rodean y el río Hudson hacia el sur. Recorrerlo es una forma diferente de pasear por Nueva York y te recomiendo incluirlo en un paseo por Chelsea.

Quádate con la boca abierta en Times Square

Times Square no necesita introducción: neones, pantallas gigantes y mucha gente. Puede ser abrumador y maravilloso a partes iguales, pero seguro que no te deja indiferente. Es, sin duda, un lugar en el que perderse en tu visita a Nueva York y más aún de noche, cuando los edificios brillan con luz propia y se empieza a percibir la magia de Nueva York.

Sal de tiendas por el SoHo

SoHo ("South of Houston Street") solía ser una zona industrial llena de fábricas, y mucho antes de que existiese el concepto de gentrificación el encanto del barrio atrajo a las grandes riquezas que convirtieron sus edificios y calles en la cuna del "industrial chic". Hoy en día, es una zona llena de bares, restaurantes y tiendas en el lugar que antes ocupaban las fábricas: visítalo si te encantan las paredes de ladrillo visto, las tuberías al descubierto y la arquitectura en hierro.

Deléitate en el Jardín Botánico de Nueva York

El Jardín Botánico de Nueva York es un exuberante parque de 100 hectáreas en el que se cultivan más de un millón de especies en 50 espacios y ambientes diferentes. Uno de sus mayores atractivos es que cuenta con parte del antiguo bosque que cubría Nueva York antes de ser colonizada en el siglo XVII, en el que se pueden encontrar preciosos ejemplares de fresnos blancos, abedules, tulipanes, cerezos y hayas. Te recomiendo visitarlo, especialmente en primavera.

Recorre Chinatown

El Barrio Chino de Manhattan, rodeado por TriBeCa, la antigua Little Italy, y el Lower East Side, es un lugar donde fácilmente podrías imaginarte en el continente asiático, por el ir y venir de frases y letreros en cantonés, y el ambiente constante de mercado, con pescaderías, carnicerías y verdulerías en constante actividad. No es el Chinatown más bonito de todo el país, pero sin duda uno de los más auténticos y merece la pena visitarlo si pasas cerca.

Desfila por la Quinta Avenida

La Quinta Avenida es la calle del lujo en Nueva York, donde verás los edificios residenciales más opulentos de la ciudad, las sedes de algunas de las marcas más prestigiosas de joyería y moda del mundo, y una batería de museos entre los que se encuentran el Guggenheim y el Metropolitan Museum of Art.

Saluda a la Estatua de la Libertad

Si hubiese que elegir un sólo icono para representar a la Ciudad que nunca duerme, ese sería la Estatua de la Libertad. La famosa ‘Lady Liberty’ se encuentra en Liberty Island, a un paseo en ferry desde los embarcaderos al sur de Manhattan, y visitarla es una de las actividades imprescindibles en un viaje a Nueva York.

Una vez llegues a la Estatua de la Libertad, tienes la opción de entrar en su interior y recorrer su museo y un mirador con unas bonitas vistas de Manhattan.

Explora la historia de Nueva York en el Museo de la Inmigración

El Museo de la Inmigración de Ellis Island cuenta la historia de cómo Nueva York se convirtió en el destino de muchas personas en busca de un futuro mejor a finales del siglo XIX, y es una visita que cómodamente puedes combinar con la de la Estatua de la Libertad.

Visita el Memorial y el Museo 11S

El Memorial y el Museo dedicados a los ataques terroristas del 11 de septiembre se encuentran en el lugar que hoy ocuparían las Torres Gemelas. En su lugar, encontrarás unas fuentes grabadas con los nombres de las víctimas y un museo conmemorativo en el que se cuenta la historia de los atentados y cómo Nueva York se reconstruyó poco a poco en los días sucesivos.

A pesar de que visitar la exposición del Museo 11S es una experiencia emocionalmente sobrecogedora, te la recomiendo ya que te dará un contexto alternativo a tu viaje y verás Nueva York desde otros ojos después de la visita.

Maravíllate en el MoMA

Imposible no mencionar, entre los imprescindibles de Nueva York, el MoMa o Museo de Arte Moderno de la ciudad. En sus salas podrás encontrar pinturas tan icónicas como ‘La noche estrellada’ de Van Gogh, ‘La persistencia de la memoria’ de Dalí, ‘Las señoritas de Avignon’ de Picasso, ‘Latas de sopa Cambell’ de Andy Warhol y muchas otras obras de arte moderno que merece la pena ver en directo al menos una vez en la vida.

No te pierdas el árbol de Navidad del Rockefeller Center

Rockefeller Plaza será una parada obligatoria si estás en Nueva York en Navidad por su famoso árbol y su pista de patinaje. La ciudad no sería lo mismo en Navidad sin este rinconcito, donde podrás hacerte la típica foto e incluso enfundarte los patines y saltar a la pista.

Y ya que estás allí, ¿cómo no vas a subir a uno de los observatorios más populares de la ciudad? No te pierdas el skyline de Nueva York desde el Top of the Rock, en la cima del Rockefeller Center. Te dejo aquí los detalles para que organices tu subida: Entradas Top of the Rock.

Disfruta de un espectáculo de Broadway

Nueva York es una ciudad dedicada por entero al espectáculo. No es casualidad que los musicales y representaciones teatrales de Broadway sean famosos en el mundo entero y un reclamo para visitantes, por lo que si quieres disfrutar de una experiencia verdaderamente única te recomiendo que compres tus entradas con antelación y le des un toque especial a tu visita a Nueva York.

Compra aquí tus entradas para musicales de Broadway

Ve a un partido de la NBA

De igual forma, seas fan o no del baloncesto, ir a un partido de la NBA es algo que no podrás vivir en otro lugar. El icónico Madison Square Garden es el hogar de los Knicks, el equipo local, y es en este estadio donde podrás ver a las estrellas de la NBA dejarse la piel en la cancha. Definitivamente, una experiencia que le aportará mucho a tu viaje y algo imprescindible si te apasiona el baloncesto.

Compra aquí tus entradas para partidos de la NBA

Para los más valientes, The Edge

Recientemente ha abierto sus puertas en Nueva York uno de los miradores más asombrosos del mundo: The Edge. Con el suelo de cristal (sí, sí, has leído bien) podrás sobrevolar el skyline de Nueva York con tus propios pies. La estructura del edificio (es, literalmente, un "filo", como su nombre indica) está diseñada para que sientas el viento (y el vértigo) en tu piel cuando te asomes desde lo alto. ¿Listo para poner a prueba tu adrenalina?

Visita la Universidad de Harvard, en Boston, desde Nueva York

Como lo lees: visitar Harvard es posible y no hay que ser un ilustrado (o un alumno) para ello. Una de las universidades más afamadas del mundo abre sus puertas para los viajeros que la visiten en un tour guiado. Haciendo una excursión a Boston desde Nueva York, podrás, además, explorar el centro histórico de la ciudad de Boston, donde se fraguó uno de los episodios más relevantes de la historia estadounidense: la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Dentro de esta visita, además, podrás ver también el MIT y te explicarán todo lo que necesitas saber sobre la ciudad y sus costumbres, que contrastan con el bullicio y el ajetreo de Nueva York. ¿Lo mejor de todo? Por la noche estarás de vuelta en tu hotel de la Gran Manzana listo para continuar con tu viaje.

Las luces de la ciudad, mejor desde el bus turístico

Tanto si visitas la ciudad en invierno, cuando el frío hará estragos, como si lo haces con poco tiempo, el autobús turístico aliviará las bajas temperaturas y te permitirá recorrer la ciudad de la manera más sencilla posible. Pese a que te pueda parecer a priori una experiencia poco auténtica, lo cierto es que las rutas de los autobuses turísticos de Nueva York están diseñadas para que vayas de una atracción a otra de la manera más rápida posible (y sin pelearte con el mapa del metro!).

Lo que más me gusta de esta experiencia es que puedas hacerla tanto de día como de noche, cuando ya has acabado tu jornada maratoniana de visitas turísticas y solo te apetezca descansar mientras sigues disfrutando de las vistas panorámicas.

¿Qué hay de Nuevo, Nueva York?: The Vessel

Aunque no sea tu primera vez en la ciudad, esta zona te va a resultar una completa desconocida: después de haber sido un área semi abandonada de uso industrial durante décadas, Hudson Yards ha surgido en Midtown Manhattan durante los últimos años (y sigue en construcción) para acoger centros comerciales y viviendas de lujo. Y gran parte del protagonismo de esta nueva área futurista de Manhattan, se la lleva The Vessel (o la colmena, como la llaman muchos).

A medio camino entre joya arquitectónica y atracción turística o mirador, este edificio destaca por su aspecto externo pero también por los juegos ópticos y las vistas que ofrece a los que la visitan. Yo te animo a que entres, subas sus cuatro tramos de escaleras y saques tus propias conclusiones.

Un día en el museo de "Una noche en el museo"

Pese a que fue la película "Una noche en el museo" la que lo lanzó a la fama, cerca de Central Park se encuentra desde hace décadas uno de los museos que más impresiona a sus visitantes por la gran cantidad de curiosidades y objetos que se pueden ver (y aprender) en su interior: el Museo de Historia Natural.

Hoy en día sigue siendo uno de los centros científicos y de investigación más relevantes de la ciudad y en su colección alberga miles de fósiles, meteoritos y minerales que no podrás ver en otro sitio. Si además visitas Nueva York con niños, no dudes en hacer esta visita que les dejará boquiabiertos.

Sal de Manhattan y explora el resto de barrios de Nueva York

Lo siento pero... Nueva York es mucho más que Manhattan y aunque sea tentador quedarse explorando los puntos más emblemáticos de la isla, Nueva York tiene mucho más que eso. De hecho, la ciudad está formada por cinco distritos (o "Boroughs") donde los neoyorquinos viven, salen a cenar, de compras, a bailar... No te dejes vencer por la pereza y explora lo que, además de Manhattan, tienen que ofrecerte Brooklyn, Queens, el Bronx y Staten Island. Te cuento aquí lo que no te puedes peder en tu visita a la ciudad: Barrios de Nueva York.