Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Florencia
Qué ver y hacer

Cuando Stendhal, célebre autor francés, visitó Florencia en 1817 no sabía que el vértigo que sufrió al no poder asimilar la tamaña belleza de esta ciudad italiana llegaría a convertirse en un síndrome diagnosticado como ‘Síndrome de Florencia’ o ‘Stendhal’. Esa es la capacidad evocadora de Florencia, capital de la bellísima Toscana y ciudad renacentista por antonomasia, que debe visitarse, por lo menos, una vez en la vida.

De pequeño tamaño, pero realmente rica en encanto y patrimonio cultural, Florencia alberga joyas como el Duomo, el David de Miguel Ángel, el Ponte Vecchio y la Galería Uffizi. Puede visitarse en dos días o disfrutarse durante una semana, tiempo que te recomiendo aproveches para explorar estos 10 increíbles lugares de Florencia.

Recorrer la Piazza del Duomo (Duomo, Campanile y Battistero)

La Piazza del Duomo, ubicada en el centro histórico de Florencia declarado Patrimonio de la Humanidad, es el enclave más famoso de la ciudad. Engloba el maravilloso conjunto arquitectónico formado por la Catedral Santa Maria del Fiore, conocida como el Duomo, el Baptisterio de San Giovanni y el Campanario de Giotto.

El Duomo supone su edificio más relevante, siendo uno de los templos cristianos más grandes del mundo y muy apreciado artísticamente por su exquisita fachada en mármol blanco y su extraordinaria Cúpula de Brunelleschi, de 114 metros de altura y a la que puedes ascender para obtener unas vistas espectaculares de la ciudad.

El Duomo y sobre todo su cúpula reciben millones de visitas al año por lo que es recomendable reservar una entrada rápida de acceso e incluso un tour para descubrir toda su historia y la de sus edificios anexos.

Visitar la Galeria Uffizi

Considerada como uno de los mejores museos del mundo, la impresionante Galería Uffizi alberga una ingente colección de obras de arte, 1.500 en total, que recorren la historia del arte clásico, desde Grecia hasta el XVIII.

Necesitarás 4 horas de media para visitar todo el complejo, si bien, puedes optar por admirar solo sus obras más destacadas, como ‘El nacimiento de Venus’ de Botticelli, el ‘Doni Tondo’ de Miguel Ángel o ‘La Venus de Urbino’ de Tiziano.

Una buena forma de organizar tu visita a la Galería Uffizi es contratar un tour o hacerte, por lo menos, con una entrada rápida que te ahorre las interminables colas a la entrada del museo más visitado de Florencia.

Atravesar el Ponte Vecchio

Símbolo indiscutible de la ciudad de Florencia, el Ponte Vecchio es una de las visitas obligatorias en Florencia. Repleto hoy de joyerías, este puente fue inicialmente ocupado por los carniceros de la ciudad y supone uno de los mejores y más famosos ejemplos de puentes con casas colgantes del mundo.

Desde hace años y como comprobarás, cuelgan de su estructura miles de candados dejados por parejas que se han jurado amor eterno en este enclave romántico donde los haya.

Ver el ‘David’ de Miguel Ángel en la Galería de la Academia

Ubicado en el rico centro histórico de Florencia encontrarás el segundo museo más visitado de la ciudad, la Galería de la Academia. Allí es donde, entre otras joyas del arte, se erige imponente el auténtico David de Miguel Ángel, la obra renacentista por antonomasia, de 5,2 metros de altura.

Las largas colas para acceder a la Galería de la Academia están aseguradas, así que adquiere una entrada o contrata un tour guiado para enriquecer tu visita.

Acercarte a la Piazza della Signoria

Junto a la del Duomo, la Piazza della Signoria es la plaza más famosa de Florencia y uno de sus principales lugares de interés.

Se trata de un auténtico museo al aire libre compuesto por edificios históricos, entre los que destaca el Palazzo Vecchio y su increíble Sala del Cinquecento, monumentos únicos, como la Fuente de Neptuno, y esculturas magníficas, con la Logia dei Langi y su Perseo con la cabeza de Medusa o las de Hércules, Caco y el David de Miguel Ángel, réplica del original que, no olvides, solo encontrarás en la Galería de la Academia.

Avistar Florencia desde la Piazzale Michelangelo

A todos nos gusta subir al punto más alto de una ciudad para observar su panorámica y tomar las mejores fotos de recuerdo. Pues bien, ese lugar es en Florencia la Piazzale Michelangelo, un mirador algo alejado del centro y al que puedes ascender a pie o en autobús.

Además de las vistas, que son especialmente bellas al atardecer, en esta plaza diseñada en homenaje a Miguel Ángel podrás admirar réplicas de algunas de sus mayores esculturas, como el David y las cuatro estatuas de la Capilla de los Médici.

Relajarte en el Jardín de Boboli

Si necesitas un momento de relax entre las interminables obras de arte que ofrece Florencia (recuerda lo que le ocurrió a Stendhal, te he avisado), el lugar indicado es este: el Jardín de Boboli.

Este oasis situado detrás del Palacio Pitti supone una maravilla de jardín renacentista repleto de sorpresas a su paso, desde un anfiteatro a fuentes, grutas y esculturas que harán de tu paseo una experiencia realmente deliciosa.

Descubrir la Piazza Santa Croce y su Iglesia

Otro de los lugares más visitados de Florencia, en parte por el gran ambiente que emana, es la Piazza de la Santa Croce, en pleno centro histórico de la ciudad. De forma rectangular, la plaza está custodiada por majestuosos palacios y una estatua de Dante Alighieri.

Su Iglesia es popular por albergar los sepulcros de ilustres personajes como Miguel Ángel, Galileo Galiei, Maquiavelo o Lorenzo Ghiberti, siendo conocida como el Panteón de las Glorias italianas.

Entrar a la Capilla de los Médici

La Capilla de los Médici podría pasar desapercibida si no la estás buscando, sin embargo, su interesante interior bien merece una visita.
Destacan la Nueva Sacristía, diseñada por Miguel Ángel, y la Capilla de los Príncipes, una sala octogonal revestida de mármol y piedras semipreciosas donde descansan los restos de algunos de los miembros más ilustres de la dinastía de mecenas más famosa y poderosa de la historia de Italia.

Perderte por la campiña Toscana y visitar Cinque Terre, Siena o Pisa

La ubicación de excepción de Florencia hace que su visita sea una oportunidad única para conocer otras de las maravillas que ofrece Italia.

Y es que, Florencia se encuentra en la bellísima región de la Toscana, con idílicos pueblos como San Gimignano, y muy próxima a importantes ciudades como Siena y Pisa y la maravillosa región de Cinque Terre, en la Riviera Italiana y Patrimonio de la Humanidad por sus cinco aldeas de coloridas fachadas y colgadas de impresionantes acantilados.