Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Subir al Empire State Building

Visitar el icónico Empire State es una experiencia que sí o sí tienes que incluir en tu viaje a Nueva York. Es una joya del art déco, tanto por dentro como por fuera, y las exposiciones que alberga te contarán la interesante historia de este famoso edificio, símbolo de la recuperación económica de Estados Unidos tras la Gran Depresión.

Cómo conseguir tus entradas al Empire State

En internet

La mejor forma de visitar el Empire State es sacando tus entradas con antelació: esto te ahorrará hacer la cola para comprar las entradas, aunque tendrás que hacer la cola del control de seguridad. Además, son un poco más baratas que en la web oficial.

En taquilla

Comprar las entradas en la misma taquilla también es una opción, aunque como comentaba anteriormente, las colas pueden ser muy largas (y puede que te quedes sin hueco para subir a la hora que querías).

Vista aérea Empire State Building
Vista aérea Empire State Building

Entrada general

El Empire State tiene dos plataformas de observación, una en el piso 86 y otra en el 102. Con la entrada general accedes al 86 y mi consejo es que no pagues el suplemento necesario para acceder a la plataforma superior, no merece demasiado la pena.

Algo que debes tener en cuenta es que el precio de la entrada sube en temporada alta, y por tanto, encontrarás un mayor número de turistas en su observatorio. Recuerda que los niños menores de 6 años entran gratis.

Consejos al reservar tu entrada general

Para evitar colas y aglomeraciones visita el Empire State por la mañana. A las 8:00 apenas tendrás que esperar cola, y disfrutarás de una experiencia casi privada cualquier día de la semana. Tu otra mejor opción es visitar el edificio alrededor de las 00:30, aunque los sábados y domingos te encontrarás con otros turistas con toda seguridad.

A la hora de comprar tus entradas tienes que elegir un día, en el que podrás acceder al Empire State a la hora que quieras. Yo soy un romántico y me parece que subir a medianoche es una fantasía, pero tu puedes elegir casi la hora que quieras ya que el Empire State está abierto todos los días del año sin excepción de 8 de la mañana a 2 de la madrugada, y el último ascensor de subida es a la 1:15.

Tienes que llevar tus entradas impresas para entrar al Empire State en caso de que las compres por adelantado. Si por alguna razón no puedes imprimirlas, no te preocupes, podrás imprimirlas en las máquinas de la entrada, pero tendrás que hacer cola.

Entrada VIP al Empire State con cena en el restaurante

Además de la entrada general al Empire State, existe la entrada que incluye una experiencia VIP en el restaurante del rascacielos. No es para todo el mundo, y no creo que merezca mucho la pena (creo que la calidad-precio de la comida no es del todo ajustada), pero en caso de que vayas a viajar a Nueva York al estilo Jay-Z quizás te apetezca darte este capricho de lujo.

Vista nocturna Empire State Building
Vista nocturna Empire State Building

New York Pass y otras tarjetas turísticas

La mayoría de los pases turísticos dan la posibilidad de visitarlo. Tanto el New York CityPASS, el New York Explorer Pass y el The New York Pass incluyen una entrada al Empire State, sin embargo el New York CityPASS incluye una entrada doble para que subas al Empire State en dos horas distintas. Aquí tienes una guía explicativa de cada uno de ellos y un artículo comparativo:

Si no puedes decidirte sobre la hora a la que subir al icónico rascacielos, te recomiendo que compres el New York CityPASS y subas por la mañana para disfrutar de una experiencia sin ajetreo ni aglomeraciones y vuelvas al atardecer para disfrutar de las vistas.

Para visitar el Empire State con tu pase turístico de Nueva York, simplemente ve al edificio y accede por la puerta designada especialmente para los visitantes que posean una tarjeta turística.

Alex’s Traveller Tip

Sube al Empire State una hora antes del atardecer para coger sitio antes de las aglomeraciones y ver el cielo cambiar de color sobre Nueva York.

Sobre el Empire State

Algo que distingue al Empire State del resto de rascacielos de Nueva York es que abre hasta las 2 de la madrugada, lo que te permitirá ir casi a la hora que quieras. Te contaré un secreto: subir a lo alto del edificio tras una fiesta y un paseo nocturno por Nueva York está en el top de mis planes.

Desde el observatorio del Empire State, podrás mirar a través de los famosos binoculares y ver la vida pasar en Nueva York, con vistas del Bryant Park, el Flatiron Building, la Quinta Avenida, el One World Trade Center y por supuesto admirar la majestuosidad de los edificios de Manhattan en conjunto.

Además, en su interior, podrás ver la exposición ‘Dare to Dream’ dedicada a la construcción del Empire State y a contar las historias de sus constructores, a través de planos arquitectónicos, dibujos, y fotografías. También, encontrarás una exposición dedicada a explicar el uso energético sostenible del edificio.

Desde el momento de su inauguración en 1931 el Empire State se convirtió en el protagonista del skyline de Nueva York, y en toda una atracción para turistas que subían a su plataforma de observación.

Algo que no mucha gente sabe es que en el mismo año de su apertura, la aguja situada en su punto más alto sirvió de punto de anclaje para un zepelín, ya que según los arquitectos del edificio este sería el modo de transporte del futuro. Menos mal que diseñaron una de las mayores joyas arquitectónicas del mundo, porque como adivinos no valían para mucho…

Lo que hace del Empire State una visita imprescindible en tus aventuras en Nueva York no son solo las impresionantes vistas de su observatorio, también su impresionante interior art déco que es toda una maravilla. Se trata de una experiencia muy completa que seguro recordarás con nostalgia muchos años después de tu viaje.

Qué verás desde el Empire State

  • Bryant Park
  • Flatiron Building
  • Quinta Avenida
  • Rockefeller Center
  • Chrysler Building
  • One World Trade Center
  • Times Square
  • Estatua de la Libertad
  • Brooklyn Bridge

New York state building view
New York state building view

Organiza tu visita al Empire State

Cómo llegar al Empire State

El Empire State se encuentra en la calle 20 W 34th St, New York, NY 10001 y la mejor forma de llegar es coger el metro hasta 34 St – Herald Sq y bajar la calle. ¡No tiene pérdida!

Cerca del emblemático edificio, se encuentra la zona conocida como Koreatown llena de pastelerías, cafeterías, restaurantes de barbacoa coreana y karaokes, además de tiendas de cosmética con productos importados directamente de Corea del Sur.

Cuánto dura la visita al Empire State

No hay límite de tiempo para tu visita al Empire State. La mayoría de gente suele pasar en torno a una hora en la plataforma de observación, pero puedes quedarte hasta que cierren si te apetece.

En caso de que quieras subir al atardecer al Empire State, mi recomendación es que compruebes a qué hora es la puesta de sol y subas al observatorio una hora antes para coger un buen sitio y disfrutar de la visita antes de que empiece a llenarse de turistas.

Dónde comer por la zona del Empire State

Si las alturas te dan hambre y te gusta saber de antemano dónde comer, cerca del Empire State hay unos cuantos restaurantes que vas a querer probar (no hay restaurante ni bar en el propio edificio). Como ya he comentado, puedes acercarte a Koreatown y probar Turntable Chicken Jazz o BCD Tofu House donde encontrarás opciones vegetarianas.

Mi recomendación personal es que camines un poco en dirección al Chrysler Building y vayas a Urbanspace Vanderbilt, un almacén reconvertido en mercado con puestos de todo tipo de comida.

Visita el Empire State con niños

Si visitas el Empire State con niños, lo mejor es que vayas cuanto antes por la mañana. Os dejarán pasar con mochilas, siempre y cuando sean del tamaño de una típica mochila de asas, y en caso de que lleves un carrito para bebé lo más seguro es que te hagan plegarlo para subir a la plataforma de observación.

Al llegar al Empire State podrás hacerte una foto y comprarla después para llevártela como recuerdo. Cuesta unos 20 dólares y yo creo que no merece la pena, pero si sabes que a tus hijos les hará ilusión asegúrate de no llevar ninguna prenda de color verde, ya que estropeará la foto (te la harán frente a un chroma).

Vistas desde el Empire State
Vistas desde el Empire State

Información práctica para visitar el Empire State

Hay baños en el piso 2 y 86 del Empire State, por lo que no te preocupes, si te pilla una emergencia en las alturas no tendrás que bajar corriendo a tierra.

No se premite entrar al Empire State con trípodes de cámara ni maletas o mochilas excesivamente grandes, y el edificio no dispone de taquillas donde dejar tus pertenencias. Si lo necesitas, LuggageHero está bastante cerca del rascacielos y es la opción más barata para dejar tus pertenencias mientras subes al Empire State.

Los otros rascacielos de Nueva York

Nueva York es una ciudad hecha para ser admirada y, para ello, tienes una multitud de rascacielos desde las que las vistas de Nueva York son impresionantes.

Quizás el One World no te venga tan rápido a la cabeza por su relativa corta edad, pero te ofrecerá una propuesta moderna e interesante, con tiendas, un elegante restaurante, y actividades interactivas en las que los niños se lo pasarán en grande. Si te apetece visitarlo, puedes consultar todos los detalles en mi guía práctica: Entradas One World Observatory.

Y de entre todos los rascacielos de Nueva York, mi recomendación personal es el Rockefeller Center. Su plataforma de observación conocida como el Top of the Rock te ofrecerá las mejores vistas de la ciudad incluyendo un espectacular primer plano del Empire State.

Últimos consejos

Una recomendación que parece un poco obvia pero fácilmente puede olvidarse en una primera visita a Nueva York: antes de subir al Empire State, repasa la lista de todo lo que vas a poder ver. Así, una vez, arriba, ¡sabrás dónde mirar y no te perderás nada!

Además, si eres de las personas que huye de los circuitos turísticos establecidos, hay muchos más edificios en Nueva York que puedes visitar, aunque no tengan un observatorio. Woolworth Building, Chrysler Building, Flatiron Building y muchos otros harán las delicias de cualquier persona apasionada de la arquitectura.

De forma alternativa, si subirte a un rascacielos no te llama mucho pero quieres disfrutar de las vistas de Nueva York desde lo alto, tienes otras opciones como hacer un tour en helicóptero por Manhattan o visitar uno de los muchos bares en rooftops de la ciudad. Pero en mi opinión, subir a un rascacielos es una experiencia alucinante que no puedes perderte, ¡especialmente en tu primera vez en Nueva York!

Ahora sólo te queda elegir un rascacielos y prepararte para ver una de las ciudades más bonitas del mundo tal y como se merece. ¡Buen viaje a las alturas!

Consejos para tu viaje

Nuestros consejos y los de nuestros viajeros para que vivas tu experiencia al máximo.