Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Las mejores cosas que ver y hacer en Marrakech

Marrakech es el alma de Marruecos, es una ciudad de contrastes que te atrapa desde el principio y si quieres sacarle el máximo partido a tu visita, no te pierdas estos imprescindibles

Ana Caballero

Ana Caballero

12 de jun. de 2021 • Lectura de 5 minutos

Las mejores cosas que ver y hacer en Marrakech

Minarete de la Mezquita Kutubía | ©Chronis Yan Va

El tráfico inunda las calles de Marrakech, donde peatones, vehículos y animales forman una masa uniforme; el sonido del claxon se mezcla con las voces de los viandantes y con la llamada a la oración. Estas son las 10 cosas de Marrakech que no te debes perder.

1. Pasea por la plaza Yamaa el-Fna

Vida nocturna de la plaza Yamaa el-Fna | ©Sherpas 428
Vida nocturna de la plaza Yamaa el-Fna | ©Sherpas 428

No sé si habrá alguien que haya visitado Marrakech sin pasar por esta plaza. Situada en el interior de la Medina (la Medina es la zona histórica que se considera el centro de Marrakech y está rodeada por una muralla), la enorme plaza de Yamaa el-Fna es el corazón de la ciudad y el punto de referencia para orientarse en cualquier paseo o visita turística.

2. Ve de compras por el zoco

El Zoco | ©César González Palomo
El Zoco | ©César González Palomo

En pocas ciudades recomendaría como un imprescindible ir de compras, pero en Marrakech se trata de una experiencia totalmente nueva a la que puedes estar acostumbrado.

El mercado del zoco es una experiencia en sí misma; lo de menos es comprar o qué comprar, sino ver cómo se comunican los vendedores con los turistas (sea cual sea tu idioma, seguro que escuchas que se dirigen a ti en él), apreciar las piezas de artesanía (los artesanos suelen estar en el fondo del zoco pasando un callejón cubierto) o probar los dulces que venden a pie de calle (no tienen un aspecto muy higiénico, pero probarlos forma parte de la experiencia local).

3. Visita el Palacio de la Bahía

El Palacio de la Bahía | ©*SHERWOOD*
El Palacio de la Bahía | ©*SHERWOOD*

También conocido como el Palacio de la Hermosa al ser la traducción en árabe de Bahía. Era por este sobrenombre por el que se conocía a la favorita del visir Ahmed ben Moussa que fue el que encargó construir este palacio que tardó 14 años en terminarse. Lo que más destaca del lugar es una fastuosa ornamentación que cubre totalmente el edificio (y si te lo estás preguntando te diré que los baldosines de los mosaicos eran colocados uno por uno).

4. Descubre las tumbas saadíes

Tumbas saadíes | ©Montse PB
Tumbas saadíes | ©Montse PB

Cerca del Palacio de la Bahia están las tumbas saadíes. Aunque está abierto también hasta las cuatro y media de la tarde, es mejor visitarlo a primera hora para evitar aglomeraciones debido a su pequeño tamaño. En su interior vas a encontrar famosos sepulcros y una ostentosa decoración de estuco y mármol digna de la gloria de los más notables sultanes del S.SVI. Por el tipo de decoración de cada tumba y mausoleo adivinarás el poder adquisitivo de cada uno de los notables enterrados allí.

5. Maravíllate con la Madraza Ali Ben Youssef

Madraza Ali Ben Youssef | ©Kees Kortmulder
Madraza Ali Ben Youssef | ©Kees Kortmulder

Si has estado en la Alhambra de Granada o en el Alcázar de Sevilla, el escenario de esta mezquita te resultará familiar. Si el Palacio de la Bahia ya era símbolo de la grandeza de los hombres, este templo es símbolo de la grandeza de Alá y es increíble.

Es una de las pocas iglesias del país en la que está permitida la entrada a los no musulmanes, así que aprovecha la ocasión (eso sí, durante las fiestas religiosas la encontrarás cerrada). Su punto fuerte es el patio: suelo de mármol, tonos delicados, arte ornamental, caligrafías esculpidas, balcones con celosías, mosaicos y demás elementos la convierten en toda una obra de arte.

6. Explora el Jardín Majorelle

Jardín Majorelle | ©Mike Finn
Jardín Majorelle | ©Mike Finn

Cuando vayas al jardín Majorelle lo primero que llamará tu atención, incluso antes de llegar a la puerta, es la zona de la Ville Nouvelle en la que está situado. Con solo coger un taxi desde la medina pareces haber llegado a una ciudad completamente distinta con edificios altos y aceras cuidadas. Efectivamente, esta es la zona rica de la ciudad y sí: también forma parte de Marruecos.

En cuanto al jardín Majorelle, personalmente creo que es una de las mejores visitas que puedes hacer en la ciudad si no la mejor. La imagen que vas a encontrar al cruzar las puertas de este jardín (abierto los 365 días del año) no tiene nada que ver con lo que se asocia al mundo árabe: fue construido en las décadas de los años 20 y 30 del siglo pasado. Está decorado con especies de plantas exóticas y el gusto de los edificios y calles que lo componen es exquisito.

7. Haz una excursión a Essaouira

Essaouria | ©Jean-Marc Astesana
Essaouria | ©Jean-Marc Astesana

Marrakech es una ciudad con mucho de lo que disfrutar, pero el bullicio de sus calles hace que se agradezca poder escaparse algún día del centro para disfrutar de una zona más relajada de Marruecos. La ciudad pesquera de Essaouira es el destino perfecto para ello. Está situada a tres horas de Marrakech y hay diferentes excursiones a Essaouira en las que ir y volver en el mismo día.

Su principal atractivo es la tranquilidad de sus calles, las vistas al mar y, por supuesto, el pescado barato y de calidad que puedes comer en la zona del puerto. Si quieres pasar algunos días más en esta ciudad puedes hacer rutas de senderismo o visitar sus estaciones de montaña, pero en las diferentes excursiones que salen desde Marrakech tendrás tiempo de conocer y recorrer a tu aire los puntos de interés principales.

8. Da un paseo en camello

Paseo en camello por el desierto | ©Claudia Gschwend
Paseo en camello por el desierto | ©Claudia Gschwend

Puede parecer un tópico eso de ir a Marruecos y montar en camello, pero es un tópico que termina resultando una experiencia muy gratificante. Las rutas en camello no solo te permiten utilizar este animal como medio de transporte, también conocer los desiertos cercanos a Marrakech y los poblados bereberes distribuidos a lo ancho de los mismos.

Contrariamente a lo que piensa mucha gente, no es necesario ir al desierto del Sahara para montar en camello. Podrás hacer diferentes excursiones en camello desde Marrakech a varios puntos de los alrededores (incluido el famoso Palmeral de Marrakech) que pueden durar desde unas horas hasta un día entero.

9. Haz un tour por la ciudad

Mezquita Kutubia iluminada al atardecer | ©Chronis Yan
Mezquita Kutubia iluminada al atardecer | ©Chronis Yan

Hay muchas formas de visitar una ciudad, pero la mejor manera de conocerla de verdad es teniendo contacto con alguien local que te explique lo que hay más allá del punto de vista del turista.

Podrás elegir entra varias opciones de tours y excursiones en los que un guía local te mostrará los rincones más desconocidos de la ciudad, te contará la historia de sus principales emblemas y te relatará interesantes historias acerca del modo de vida de sus habitantes.

10. Ve de excursión a los alrededores

Cataratas de Ouzoud | ©just_a_cheeseburger
Cataratas de Ouzoud | ©just_a_cheeseburger

Hay países a los que a nadie se le ocurriría ir sin visitar sus paisajes. Sin embargo, muchos de los turistas que viajan a Marrakech se quedan en la ciudad porque no conocen la riqueza natural de sus alrededores.

Para que no te pase eso solo tienes que buscar fotografías de las Montañas del Atlas, del Valle de Ourika, de las cataratas de Ouzoud o del pueblo de Ban Haddou. Si tu reacción principal es la de “¿Pero esto está cerca de Marrakech?”, de nuevo, puedes leer más acerca de todas las excursiones de un día organizadas desde Marrakech aquí.

Qué hacer en Marrakech