Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Marrakech en diciembre: todo lo que no te puedes perder

Aunque no se celebre la Navidad, la Ciudad Roja conserva siempre su encanto. Un city break en Marrakech es perfecto para terminar el año con estilo, por ejemplo admirando las estrellas en el medio del desierto.

Matteo Gramegna

Matteo Gramegna

Lectura de 11 minutos

Marrakech en diciembre: todo lo que no te puedes perder

Centro de Marrakech, Marruecos | ©Miltiadis Fragkidis

En Diciembre, la temperatura oscila entre los 6º y los 20º, ¡Lo ideal para visitar Marrakech sin pasar calor! Durante el día podrás recorrer la Medina en manga de camisa mientras que por la noche, será suficiente una sudadera o una chaqueta ligera. Y si te apetece explorar el desierto, has elegido la época correcta ya que podrás recorrer el Sáhara esquivando las tórridas temperaturas veraniegas. Sigue leyendo y descubre las 10 actividades que puedes realizar en Marrakech en el último mes del año.

1. Inmortaliza los mejores ocasos

Atardecer en el Palmeral | ©Pablo S.O.
Atardecer en el Palmeral | ©Pablo S.O.

No es un secreto, durante el invierno las puestas del sol son más bellas. En esta época del año, la Tierra gira más cerca del sol y su ángulo al ponerse hace que los colores del atardecer duren un poco más. Y si tienes la suerte de que haya nubes, ¡el efecto será aún más mágico! En diciembre, el cielo de la Ciudad Roja se tiñe de azafrán, de ciclamina y de morado: una purpurina de colores que te dejará sin aliento

Si quieres volver a casa con un bonito recuerdo, puedes sacar unas fotos desde Plaza Jemaa el Fna. Al caer la noche, la silueta de la Mezquita Koutubia nos regala una romántica estampa. Otro lugar que adquiere un toque mágico es el Palmeral de Marrakech, un área verde a escasa distancia del centro. La misma escena se repite en los Jardines de la Menara pero ten cuidado, el parque cierra a las 17:00 y en esta época del año atardece un poco después.

Reserva una excursión por el Palmeral de Marrakech

2. Explora el Desierto de Zagora

Acampando en Zagora | ©ismail el youssefi
Acampando en Zagora | ©ismail el youssefi

A unos 355 kilómetros de Marrakech se encuentra el desierto de Zagora, un paraje árido y rocoso que debe su nombre a la ciudad homónima. Debido a la distancia, lo mejor es reservar una excursión al desierto de Zagora de dos días y una noche para tener el tiempo de visitar la zona. Una de las actividades más populares es la subida a la colina de Jebel Zagora, un punto elevado que garantiza unas incomparables vistas sobre el cercano palmeral.

La ciudad es conocida como “la puerta del desierto” y si un tiempo sus fortunas se debían al comercio, hoy en día es el turismo el motor de la región. Zagora es el punto de partida de diferentes excursiones al desierto en camello, quad o 4x4. A escasa distancia se encuentra también el Ksar de Tissergate (una fortificación medieval defendida por unas torres de vigilancia) y el Valle del Draa, un zona verde salpicada de palmeras, granadas y albaricoqueros. En diciembre disfrutarás de todo esto sin derretirte por el calor.

Reserva una excursión al desierto de Zagora

3. Haz shopping en el Zoco

Local del Zoco de Marrakech | ©n m
Local del Zoco de Marrakech | ©n m

Si en cambio eres un entusiasta de las Navidades y quieres experimentar unas compras diferentes, los puestos del Zoco son una etapa irrenunciable. Entre las calles y las plazas de la Medina puedes comprar especias, cerámicas, joyería bereber, bolsos de cuero, objetos de mimbre y toda clase de mercancía de distintas calidades y franjas de precio. Lo ideal para volver a casa con unos regalos navideños con un toque exótico.

Ten cuidado: en Marruecos, comprar es sinónimo de regatear. ¡Nunca debes conformarte con el primer precio! Si no te apetece hacerlo, en el barrio de Gueliz encontrarás decenas de tiendas y boutiques de estilo europeo. Para fomentar las compras, muchos comerciantes han empezado a introducir las rebajas navideñas. Si quieres saber como ir desde el Zoco hacia el barrio de Gueliz, te aconsejo leer el post Cómo moverse por Marrakech.

Reserva un tour por el zoco de Marrakech

4. Esquía en Oukaïmeden

Visitando el Oukaimeden | ©simon_music
Visitando el Oukaimeden | ©simon_music

Pues sí, en Marruecos hay nieve y la temporada empieza a principios de diciembre. Si te apetece catar la nieve marroquina, puedes optar por una escapada en Oukaïmeden, el centro invernal más alto de África. Esta localidad se encuentra a unos 80 km de Marrakech y existen diferentes excursiones que parten por la mañana y te llevan de vuelta por la tarde.

Olvídate del lujo y de la modernidad, las instalaciones de Oukaïmeden son algo anticuadas pero la experiencia vale la pena. Cuando las cumbres se tiñen de blanco, miles de lugareños acuden a las montañas para esquiar, lanzarse de las laderas en trineo o simplemente para aprovechar de la atmósfera invernal. Incluso puedes toparte con unos tenderos que intentarán venderte comida caliente y cualquier otra cosa que puedas necesitar en las pistas.

El lugar es sin duda fascinante: la estación de Oukaïmeden se encuentra en un macizo ubicado a 2.600 metros de altura mientras que el pico Jebel Attar llega hasta los 3.258 metros. Desde allí podrás escoger entre 3 pistas verdes, 4 azules, 8 rojas y 3 negras. Si decides llegar a la estación invernal por tu cuenta, no deberás preocuparte del equipamiento ya que podrás alquilar esquís y botas una vez allí.

5. Revive la historia reciente de Marruecos en La Maison de la Photographie

En La Maison de la Photographie | ©Serge Lenaearts
En La Maison de la Photographie | ©Serge Lenaearts

Cuando las temperaturas bajan, puedes encontrar un poco de calor en La Maison de la Photographie, la única institución cultural de Marrakech dedicada a la fotografía. En mi opinión, es el museo más interesante de la ciudad ya que sus instantáneas capturan la esencia del país y nos permiten descubrir la vida en Marruecos en los siglos XX y XIX.

Esta extensa colección privada vio la luz en 2009 por voluntad de el parisino Hamid Mergani y del marrakechí Patrick Manac'h. La exposición permanente “Tesoros Fotográficos de Marruecos” (una selección de estampas que reúnen escenas y retratos de la vida marroquí desde 1860 hasta 1960) está flanqueada por unas exposiciones temporales muy interesantes.

La Maison de la Photographie está en Rue Bin Lafnadek, cerca de la Madrasa de Ben Youssef y del Museo Orientalista. Esta institución cultural abre todos los días, desde las 9:30 hasta las 19:00, y los menores de 15 años pueden entrar gratuitamente. Otro punto a favor es su acogedora cafetería en la azotea donde podrás disfrutar de los manjares de la cocina tradicional y de unas espléndidas vistas sobre el Atlas. Si te apetece explorar la zona, te aconsejo leer el post Qué ver y hacer en la Medina de Marrakech.

6. Disfruta del Jardín Majorelle sin demasiado calor

Jardín Majorelle | ©Kamal Hammadi
Jardín Majorelle | ©Kamal Hammadi

En 1919, Jacques Majorelle llegó a Marrakech y se enamoró perdidamente de la ciudad. Poco a poco, el pintor francés adquirió unas parcelas contiguas de tierra hasta alcanzar una superficie de cuatro hectáreas. En primer lugar, levantó una residencia que fusiona el estilo moro con el cubismo y embellecida con balcones, fuentes y una pérgola de inspiración árabe.

A su alrededor, una naturaleza exuberante compuesta de 60 variedades de cactus, palmeras, cocoteros, sauces llorones, arbustos de jazmín, buganvillas y centenares de otras especies. Con el pasar de los años, el mantenimiento de este oasis estaba llevando a Majorelle a la ruina tanto que se vio obligado a abrir su jardín al público cobrando una entrada. En los sesenta, Yves Saint Laurent y su amigo Pierre Bergé descubrieron los Jardines Majorelle y decidieron crear una asociación para rescatarlos.

Gracias a la intervención del estilista, los Jardines Majorelle se han ganado su merecida fama y hoy en día atraen a miles de turistas. Diciembre es un buen mes para visitar este pulmón verde ya que esquivarás el calor del verano. En julio y agosto, las máximas pueden alcanzar los 37º y a veces no es agradable estar tanto tiempo bajo el sol. En cambio, en el último mes del año la temperatura máxima es de 20º. Los jardines abren todos los días de la semana desde las 11:00 hasta las 17:00 (última entrada a las 16:30).

7. Mira las estrellas en el Sáhara

Fotografia nocturna en Merzouga | ©Jaanus Jagomägi
Fotografia nocturna en Merzouga | ©Jaanus Jagomägi

Si estás buscando una excursión distinta, ¿por qué no eliges un tour en el Sáhara? A unas siete horas en coche de Marrakech se encuentra el desierto de Zagora, uno de los destinos más codiciados para ver las estrellas. En este paraje natural podrás dar un paseo a lomo de dromedario y disfrutar del atardecer. Sucesivamente, te alojarás en un campamento bajo un cielo lleno de estrellas. Normalmente, estos tours incluyen una cena típica y un espectáculo de música.

El desierto del Sáhara es el lugar ideal para observar las estrellas. La contaminación lumínica casi inexistente y los cielos nocturnos casi siempre despejados le convierten en un etapa imprescindible para cualquier apasionado de las constelaciones. Según los entendidos, la localidad de M'Hamid, no es solamente la puerta de entrada al desierto sino un lugar privilegiado para quedarse con la nariz hacia arriba en busca de la Vía Láctea.

Reserva una excursión al desierto de Marrakech

8. Déjate cautivar por el Palacio de la Bahía

El Palacio de la Bahía | ©*SHERWOOD*
El Palacio de la Bahía | ©*SHERWOOD*

Construido por el Gran Visir Si Moussa en el siglo XIX, el Palacio de la Bahía fue posteriormente ampliado y embellecido por su hijo y sucesor Abu 'Bou' Ahmed. Este gran edificio se encuentra a unos quince minutos andando de Plaza Jemaa el Fnaa y cuenta con 150 habitaciones y un harén. Tras la muerte de Bou Ahmed, el palacio fue saqueado y los asaltantes se llevaron todos los objetos de valor. Con la llegada de los franceses, las personas que se habían instalado en su interior se vieron obligados a dejar el sitio para permitir que el Residente General se mudara allí.

Cuando Marruecos se independizó de Francia, el palacio pasó a ser una residencia del rey Hassan II que sucesivamente confió su gestión al Ministerio de Cultura marroquí. En la actualidad, el Palacio de la Bahía es un icono cultural y una atracción turística muy concurrida. Por suerte, en diciembre encontrarás menos personas haciendo cola para acceder.

Reserva un tour guiado por Marrakech

9. Huye de la Navidad

Navidad en el Hotel Royal Mansour | ©Issac Ichou
Navidad en el Hotel Royal Mansour | ©Issac Ichou

La Navidad es una época mágica pero las compras pueden resultar algo agobiantes. Si quieres tomarte un descanso, Marrakech es tu destino ideal. Al ser un país de fe musulmana, los árboles, Reyes Magos y belenes están relegados a unos pocos sitios, por ejemplo en los hoteles Royal Mansour y La Mamounia, el mejor hotel del mundo.

Si quieres encontrar algo típico de la Navidad, dirígete a los hipermercados Marjane. Estos supermercados incluyen unas cuantas comidas europeas y británicas. No esperes encontrar la variedad que ofrecen los supermercados españoles pero seguramente podrás volver a casa con un turrón o con algún postre navideño francés. En este mismo establecimiento podrás adquirir una botella de vino tinto u otras bebidas espirituosas.

10. Vive la atmósfera del Festival Internacional de Cine

Festival de Cine | ©SistemaMarruecos
Festival de Cine | ©SistemaMarruecos

Entre finales de noviembre y el principio de diciembre, Marrakech saca sus mejores galas. Desde el 2000, el Festival Internacional de Cine anima las noches de la ciudad con un amplio abanico de estrenos y huéspedes como Robert De Niro, el director japonés Shinya Tsukamoto o el cineasta español Alex de la Iglesia. En la ocasión del evento, Plaza Jemaa el Fna se convierte en un gran cine al aire libre donde podrás disfrutar gratuitamente de algunas películas.

Marruecos y la gran pantalla están ligados con un doble hilo. El país del Magreb ha sido el escenario de numerosas películas, grabadas en su mayoría en la localidad de Ouarzazate. Aquí se encuentran los Estudios Atlas, un enorme conjunto de pirámides egipcias, templos budistas, callejones de la antigua Roma y decenas de otras escenografías. “Star Wars”, “Gladiator” y “La Momia” son solo algunos de los tantos largometrajes que han tomado vida entre este pueblo, las valles cercanas y la ciudad fortificada de Ait Ben Haddou.

Las temperaturas en Marrakech en diciembre

Fotografia nocturna del desierto | ©Jaanus Jagomägi
Fotografia nocturna del desierto | ©Jaanus Jagomägi

En el último mes del año, el clima es bastante agradable. Normalmente, las temperaturas oscilan entre los 6º y los 20º mientras que en los desiertos cercanos, la amplitud térmica puede ser más evidente. En Zagora, por ejemplo, las noches pueden ser gélidas (en algunos casos se registran temperaturas negativas) mientras que por el día es posible alcanzar los 23º.

En diciembre, las precipitaciones cobran protagonismo: es uno de los meses más lluviosos de Marruecos. Aún así, no suelen durar demasiado y, tras una ligera tormenta, el cielo vuelve a estar despejado. En resumen, si estás buscando un destino de sol y playa, éste no es el mes adecuado. Sin embargo, si quieres visitar la ciudad sin agobios, realizar una excursión en el desierto o explorar las montañas del Atlas, diciembre es la época ideal.

La afluencia turística en Marrakech en diciembre

Recorriendo Marruecos | ©Louis Hansel
Recorriendo Marruecos | ©Louis Hansel

En cuanto a la afluencia turística, podemos dividir diciembre en dos partes: en la primera quincena no encontrarás aglomeraciones de viajeros mientras que desde los días previos a Navidad hasta el 31 de diciembre la situación cambia. En fechas festivas, muchos turistas acuden a la ciudad para saludar el Año Nuevo admirando las estrellas en el desierto o festejando en los hoteles y restaurantes de Marrakech.

Los precios en Marrakech en diciembre

Dinero Marroqui | ©Doug Knuth
Dinero Marroqui | ©Doug Knuth

En Marruecos y en particular en Marrakech, la temporada alta coincide con la primavera. Generalmente, encontrarás precios más baratos a principios de mes. Para coincidir con la temporada de vacaciones, las tarifas suben. ¿Te animas a visitar la Ciudad Roja en diciembre? En el artículo 11 consejos para visitar Marrakech encontrarás unas útiles sugerencias.

Qué llevar en la maleta para visitar Marrakech en diciembre

Equipaje de Viaje | ©Dids
Equipaje de Viaje | ©Dids

Si has decidido visitar la Ciudad Roja en diciembre, deberás poner en tu maleta ropa variada. La amplitud térmica es bastante marcada y, por lo tanto, es recomendable vestirse en capas. Si te limitas a unos días en Marrakech, puedes conformarte con pantalones, vaqueros, suéteres, sudaderas con capucha y una chaqueta de otoño para las noches.

Si tienes pensado explorar las montañas, asegúrate de poner en la valija una chaqueta impermeable, ropa térmica y unas botas de trekking. Al ser un mes marcado por las precipitaciones, siempre es mejor llevar un chubasquero.

Ten en cuenta que la calefacción no es muy común. Si te alojas en una casa particular o en un hotel económico, podrías pasar un poco de frío por las noches. Para evitarlo, puedes llevar contigo un saco de dormir o una manta. Si no te apetece llevar peso extra, en el Zoco de Marrakech encontrarás decenas de puestos donde comprar colchas y otros textiles.