Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Entradas Vaticano

La Ciudad del Vaticano, accesible a pie desde lugares céntricos como Piazza Navona o Campo de Fiori, es la residencia de los pontífices y el centro del poder católico de todo el mundo. Sus principales atractivos turísticos son la Cúpula, la Plaza de San Pedro y los Museos Vaticanos, en cuyo interior se encuentra la Capilla Sixtina.

Dónde comprar entradas para el Vaticano

En internet

Si quieres evitar las colas, que son, literalmente, las colas más largas de Roma, asegúrate tu entrada comprándola por adelantado. Te cuento cuáles son los tipos de entradas disponibles para que elijas la que más te conviene:

En taquilla

Por experiencia, te aseguro que las cerca de dos horas de colas que puedes llegar a esperar fuera (con largos tramos al sol) te van a restar mucha energía para ver los Museos Vaticanos. Ten en cuenta que, según a qué hora vayas, puedes correr el riesgo de que las entradas se agoten, así que te aconsejo que vayas a primera hora de la mañana.

Fachada de San Pedro
Fachada de San Pedro

Entrada general sin colas

Desde AR$ 41
4.2

Lo primero que tienes que saber es que cuando se habla de entrada general, se hace referencia a la entrada a los Museos Vaticanos. La Ciudad del Vaticano es de libre circulación (no necesitas ninguna entrada; es como visitar una zona más de Roma) y el acceso a la basílica de San Pedro es gratuito.

Si quieres subir a la Cúpula de San Pedro sí que tendrás que pagar un ticket, pero se compra allí mismo sin necesidad de reserva y no suele haber grandes esperas para acceder. Si dudas entre pagar o no para poder subir a la cúpula mi consejo es que cojas aire y subas; a mitad de camino probablemente te arrepientas (la estrecha escalera en forma de caracol es todo un reto), pero cuando llegues arriba las vistas merecerán la pena y podrás archivar la experiencia como una de las proezas de tu viaje.

Si vas a comprar las entradas en la página oficial del Vaticano, ten en cuenta que no son reembolsables y son válidas sólo para el día que escojas. Si te gusta improvisar durante tus viajes, te recomiendo esta entrada general sin colas ya que permite la cancelación gratuita; de esta forma no perderás el dinero si surge cualquier contratiempo durante tu viaje.

Otro dato importante es que la entrada al Vaticano es gratuita o tiene tarifa especial para:

  • Estudiantes menores de 25 años y universitarios
  • Miembros de colegios religiosos o peregrinos
  • Discapacitados
  • Periodistas
  • Niños menores de seis años

Detalle de la Capilla Sixtina
Detalle de la Capilla Sixtina

Entrada temprano con acceso preferente para la Capilla Sixtina

Entre todos los accesos Premium que puedas encontrar para el Vaticano, si tienes que considerar seriamente alguno es esta entrada temprano con acceso preferente a la Capilla Sixtina. Particularmente, me gusta disfrutar de cierta serenidad y calma en los museos y no miento si digo que en los Museos Vaticanos en general y en la Capilla Sixtina en particular se me hizo particularmente difícil.

Esta opción permite visitar la Capilla Sixtina con un menor aforo (antes de que se abra al grueso del público y a otros tours) y, sin lugar a dudas, eso permite disfrutarla mucho mejor.

La diferencia entre ver este lugar en un grupo reducido, con detenimiento, en silencio y sin cientos de flashes a tu alrededor va a marcar de forma definitiva el cómo vivas la experiencia. Esta modalidad de entrada garantiza poder ver los Museos Vaticanos en general y la Capilla Sixtina en particular una hora y media antes de que la multitud inunde los pasillos. Si te tienes que dar un capricho en tu viaje, te aconsejo valorar este muy seriamente.

Ana’s Traveller Tip

Si reservas tu entrada con antelación evitarás colas de más de dos horas.

Roma Pass y Omia Card

Al ser una ciudad tan turística y con taaaantas maravillas que ver, hay varias opciones de tarjetas o pases turísticos disponibles que te servirán para visitar los Museos Vaticanos.

Omnia Vatican y Roma Pass

También conocida como Omnia card Roma, esta tarjeta suele combinarse con la tarjeta Roma Pass y es la mejor opción para visitar el Vaticano ya que incluye la entrada a los museos y a otras atracciones de la zona. Si vas a visitar la zona en profundidad y además vas a hacer turismo por el resto de Roma te recomiendo que eches un vistazo a este otro post sobre Roma Pass.

Rome City Pass:

Es el pase VIP de Roma y con él puedes entrar gratis a los Museos Vaticanos y además a otros lugares como el Coliseo. Puedes contratar la tarjeta por un tiempo de 1 a 7 días e incluir por un suplemento el transporte o el traslado al aeropuerto.

Si te interesa visitar el Vaticano, también te interesará…

Visitar la zona. Ya que estas allí, echa un vistazo a todo lo que hay para valorar la opción de dedicar el día entero a la Ciudad del Vaticano. Esto incluye, aparte de los museos: la plaza y la Cúpula de San Pedro (por supuesto), el Castel Sant’Angelo (a mí me encantó y la terraza del castillo tiene una vista espectacular del Tíber) y los Jardines y Villas Pontificias de Castelgandolfo (conocido como la residencia de verano de los Papas y considerado uno de los tesoros escondidos del Vaticano).

La Plaza de San Pedro preparada para una celebración religiosa
La Plaza de San Pedro preparada para una celebración religiosa

Lo que debes saber sobre el Vaticano de Roma

Puedes sentirte abrumado, perplejo, reconfortado o incluso impotente al contemplar la inmensidad del Vaticano, pero lo que está claro es que, independientemente de tus creencias, esta visita va a hacerte sentir algo. Quizás pienses que la Ciudad del Vaticano y todo lo que la rodea es una atracción turística de Roma reservada a aquellos que tienen un interés especial por la religión.

No se puede negar la alta carga religiosa de la zona, pero lo que vas a encontrar si compras entradas para el Museo Vaticano es una de las colecciones de arte más grandes de Europa. Igual que el arte no entiende de fronteras, la sensación que tendrás al contemplar la inmensidad de la Capilla Sixtina o la plaza de San Pedro desde lo alto de la cúpula tampoco entiende de religiones.

Qué ver en el Vaticano

La Cúpula de San Pedro

El Vaticano es famoso por ser el lugar en el que San Pedro, el primer Papa, fue enterrado, pero también es el estado más pequeño del mundo con una población de en torno a 1000 habitantes. La zona, presidida por la majestuosa Cúpula de San Pedro, atrae cada día a peregrinos de todo el mundo cristiano. Dejando la historia y la religión aparte, esta Cúpula es uno de los puntos más altos de la ciudad de Roma y la vista desde arriba (esa plaza con dos semicírculos acotada por columnas que has visto en cientos de fotografías aéreas) merece el esfuerzo que cuesta subir.

La Plaza de San Pedro

Antes de subir a la Cúpula, permítete contemplar la Plaza de San Pedro desde abajo (es la plaza desde la que se celebran las famosas misas del Papa). El obelisco del centro da en los meses de verano la única sombra disponible a una plaza que mide 320 metros de largo y 240 metros de ancho. Muy difícil no sentirse reconfortantemente insignificante ante la magnitud de estas dimensiones.

Columnata de la Plaza de San Pedro
Columnata de la Plaza de San Pedro

Pero, a pesar de la belleza arquitectónica de este enclave, la verdadera joya de la corona son los Museos Vaticanos colindantes con la plaza. Dentro de los mismos está, por supuesto, la archiconocida Capilla Sixtina, pero no es este el único atractivo de un museo que recoge arte del S.XV al XIX, egipcio, asino, griego, romano, etrusco, itálico, cristiano, medieval y religioso moderno. Los Museos Vaticanos están divididos en varias zonas o museos y, aunque puedes pasarte dentro tantas horas como quieras, si no quieres volver del viaje a Roma con una espinita clavada, en mi opinión no deberías perderte:

La Capilla Sixtina

Como comentaba más arriba, la entrada general sin colas te permitirá acceder a la Capilla más famosa del mundo, que no necesita mucha presentación. En los frescos que recubren paredes y techo no sólo participó Miguel Ángel, sino que también lo hicieron artistas como Botticelli, Guirlandaio, Signorelli o Perugino. Mientras que las 12 pinturas laterales describen episodios de la vida de Jesús y Moisés, el fresco del altar mayor es la obra maestra de Miguel Ángel, ‘El Juicio final’, y el techo mezcla pasajes del Antiguo y el Nuevo Testamento.

Comprar entradas para los Museos Vaticanos para visitar la Capilla Sixtina será todo un deleite para los amantes de la pintura, pero hay una pega: la gran afluencia de turistas que se concentra en su interior. Afortunadamente, esta opción de entrada temprano con acceso preferente a la Capilla Sixtina permite verla con un menor aforo antes de que sus puertas abran a la multitud.

Capilla Sixtina
Capilla Sixtina

Las esculturas del Museo Pío Clementino

Dedicado a la escultura clásica, este museo contiene obras como la estatua de ‘Laocoonte y sus hijos’ (una de mis favoritas por la expresividad que refleja) o el Apolo del Belvedere, la cual encarna los ideales de la belleza clásica.

Las pinturas de la Pinacoteca

Tus profesores de Historia del Arte jamás te permitirían saltarte una colección de un total de 460 cuadros que incluye obras maestras de los mayores artistas de la pintura italiana como Da Vinci, Tiziano, Caravaggio o Rafael.

El Museo Gregoriano Egipcio

Aunque para la gran mayoría estas obras no van a ser tan conocidas, te recomiendo que no dejes de echar un vistazo a la colección de arte egipcio, uno de los tesoros de los Museos Vaticanos.

Las estancias de Rafael

Quizás es la zona que más expectación despierta después de la Capilla Sixtina. El Papa Julio II encargó a Rafael decorar estas cuatro estancias y durante 16 años él y sus pupilos se encomendaron a la tarea con tal maestría que estas pinturas resultaron ser las que pusieron la fama del pintor a la altura de Miguel Ángel. Todo un regalo para la vista detenerse en los detalles de estas pinturas.

La escalera helicoidal

La encontrarás a la entrada; párate a echarle un vistazo desde arriba y no dejes que este juguete arquitectónico pase desapercibido entre las obras de arte.

La galería de los candelabros

Si, como a mí, te gusta admirar las salas de los museos en sí mismas aparte de las obras que contienen, te recomiendo que busques esta galería porque, además de ser una de las más originales, tiene una muy bonita vista de los jardines vaticanos.

Los Jardines del Vaticano

Por cierto, si te estás preguntando cómo visitar los Jardines del Vaticano te adelanto que sólo lo podrás hacer de la mano del personal interno de los Museos: o bien mediante una visita con guía o a bordo de un autobús con audioguía. Opinión personal: no es un imprescindible.

Por supuesto, tú como viajero debes decidir qué te interesa más. Si eres un apasionado de la cartografía la Galería de los Mapas será para ti un imperdible y si sabes recitar de memoria los emperadores romanos te gustará ver la Sala de los Bustos. El catálogo de los Museos Vaticanos es inmenso.

Vista aérea de los Jardines del Vaticano
Vista aérea de los Jardines del Vaticano

Organiza tu visita al Vaticano

Cómo llegar al Vaticano

Efectivamente, la Ciudad del Vaticano está alejada del centro de Roma, pero eso no significa que sea de difícil acceso.

  • Andando: según donde estés alojado, es muy posible que puedas llegar andando. Si, por ejemplo, tu alojamiento está cerca de Piazza Navona y te apetece dar un paseo puedes cruzar el Tíber y en una media hora llegarás a la Plaza de San Pedro; si das un rodeo incluso puedes pasar antes por el Castel Sant’Angelo. Ningún paseo en Roma es una pérdida de tiempo, pero si elijes esta opción acuérdate de salir temprano para llegar allí a buena hora.
  • En transporte público: la forma más rápida de llegar al Vaticano en transporte público es tomar la línea A de metro hasta Ottaviano S Pietro. Si el metro no te viene bien, también hay autobuses que llegan hasta allí y salen de Piazza dei Cinquecento o de la estación de Termini.

Horarios de los Museos Vaticanos

El horario de los Museos Vaticanos es, salvo excepciones, de 9 a 16. Ojo que los domingos el museo cierra todo el día por la Misa Papal celebrada en la Plaza de San Pedro y algunos festivos también. La mejor hora para visitarlos suele ser, como es común en todas las atracciones turísticas, a primera o a última hora.

Los alrededores del Vaticano

Al margen de los sitios turísticos, te estarás preguntando cómo es la zona. Vas a encontrar cientos de tiendas de recuerdos con la cara del Papa hasta en raquetas de tenis y, por supuesto, los restaurantes de la zona estarán llenos de turistas y ni la calidad ni el precio será el mejor, por lo que te aconsejo que te alejes un poco del “meollo” para disfrutar de una comida o un paseo con tranquilidad, que bastante gente habrá dentro del museo.

Duración de la visita

Tres horas (dos si vas corriendo, pero no merece la pena que lo hagas). Yo personalmente prefiero dedicar tres horas a una visita tranquila y relajada en la que me queden algunas cosas por ver de la colección antes que ver los museos enteros deprisa y corriendo en dos horas para tener el “check” de haberlo “visto” todo.

Ana’s Traveller Tip

Lleva un pañuelo en la mochila para poder cubrirte los hombros al entrar en los Museos Vaticanos y en la Basílica de San Pedro.

Consejos prácticos para visitar el Vaticano

Cubrirse

De los errores se aprende y seguro que conoces a alguien que después de planificar su visita ha tenido que volverse sin visitar los museos o basílica. En estos dos lugares hay que llevar piernas y hombros cubiertos. No se permiten prendas sin mangas, muy escotadas, pantalones cortos, minifaldas o gorras.

¿Hay que ir tapado en pleno verano? A ver, sentido común: lleva una camiseta y un pantalón largo en la mochila que te puedas poner para entrar a estos lugares y que no tengas que llevar puesto todo el día. Te aseguro que más vale prevenir que curar.

Evitar las aglomeraciones

Para evitar las colas, ya sabes que hay que comprar la entrada a los Museos Vaticanos por anticipado, pero las aglomeraciones no será tan fácil evitarlas… La única forma de reducirlas es elegir el primer o el último horario y no ir antes o después de un día festivo y, si puedes, evitar la temporada alta.

Mochilas y equipaje

No están permitidos y en las taquillas pueden formarse nuevamente colas. Te recomiendo que hagas tu visita con lo mínimo imprescindible porque después de tantas horas de pie hasta el paquete de pañuelos termina pesando.

Audioguía para niños

Si visitas los Museos Vaticanos con niños, te recomiendo que pidas la audioguía que hay especial para ellos (recomendada de 6 a 12 años). De esta manera la visita se les hará menos pesada y disfrutarán más de las obras de arte.

Interior de San Pedro
Interior de San Pedro

Visitas guiadas al Vaticano

Si te gusta el arte, una visita guiada al Vaticano puede ser muy buena idea. Tanto que he escrito este otro artículo para contarte un poco más acerca de esta opción, puedes consultar toda la información sobre visitas guiadas al Vaticano aquí.

Otra opción es combinar la visita a los Museos Vaticanos por la mañana con la visita al Coliseo en horario de tarde; hay muchos packs que lo ofrecen al ser los dos referentes principales del turismo en Roma. Si estás pensando en visitar el Coliseo (en realidad es una visita obligatoria) he escrito un artículo sobre Entradas Coliseo de Roma que puede ayudarte. Si lo que prefieres es una visita guiada al anfiteatro más famoso del mundo, puedes leerte mi guía sobre Las mejores visitas guiadas del Coliseo.

Consejos para tu viaje

Nuestros consejos y los de nuestros viajeros para que vivas tu experiencia al máximo.

Mejores Entradas Vaticano