Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Praga
Qué ver y hacer

Praga es una de las ciudades más espectaculares de Europa, y en mi opinión su belleza merece visitarla al menos una vez en la vida. Su particular estética te transportará a los años de la época medieval, sus impresionantes edificios te dejarán con la boca abierta y su gastronomía te hará la boca agua con sabores del Viejo Continente.

A pesar de que es una ciudad muy explorada, no está de más tener claro qué es lo que hay que ver sí o sí en un viaje a Praga. Para ello, aquí tienes las 10 cosas que necesitas ver en tu viaje a Praga.

La Plaza Vieja, hogar del reloj astronómico

La plaza central de Praga es toda una joya arquitectónica, y está tan bien conservada que incluso sorprende saber que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial con apenas unos pocos desperfectos.

Siempre la encontrarás llena de turistas, especialmente durante la temporada alta de turismo y la época navideña, y a pesar de que su reloj astronómico es una atracción turística un poco sobrevalorada, no dejes de darte un paseo por esta maravillosa plaza y sus alrededores.

El Castillo de Praga, un monumento al paso del tiempo

El Castillo de Praga es uno de los más grandes del mundo, y sin duda el punto de interés principal de la ciudad.

Situado en la cima de una colina con vistas al río Moldava, el castillo encierra tras sus muros una impresionante colección de edificios que se han ido construyendo a lo largo del tiempo. Su iglesia de dos torres, la Catedral de San Vito, es una maravilla; el Callejón de Oro es una pequeña callejuela con muchísimo encanto; y el palacio real es una máquina del tiempo hecha edificio.

El parque que rodea el castillo es un paisaje muy bonito y uno de los mejores sitios para dar un paseito en un día soleado por Praga. Ah, y el atardecer desde lo alto del castillo es una pasada.

Las vistas del río Moldava desde el parque de Letná

La Colina de Petrin es uno de los parques más bonitos de Praga, sin duda alguna. La colina de Petřín es la más alta de Praga, desde la cual se tienen unas vistas preciosas de la ciudad pero subir a ella puede suponer una buena caminata así que asegúrate de ir con calzado cómodo.

En caso de que no te apetezca caminar, puedes tomar el funicular adquiriendo un billete de transporte público general.

Karlovy Vary, la ciudad balneario

Una arquitectura singular, balnearios de aguas termales y un ambiente muy tranquilo. Si estas tres cosas te suenan bien, te encantará visitar Karlovy Vary.

A unas dos horas de viaje desde Praga, esta ciudad es una de las excursiones de un día más populares desde la capital checa, y su principal reclamo turístico son sus aguas termales con propiedades curativas y el aire limpio que se puede respirar paseando por sus encantadoras calles.

El puente de Carlos, una maravilla gótica

Ya sea por sus vistas del río Moldava, por el impresionante cielo que se ve desde el puente, o por el bonito paseo que ofrece recorrer el puente de Carlos, se trata de una experiencia imprescindible para cualquier persona que viaje a Praga por primera vez.

De hecho, seguro que a lo largo de tu visita a la ciudad checa cruzas su gigantesco puente más de una vez, ya que conecta la Ciudad Vieja con Malá Strana y es uno de los puntos centrales desde el que llegar a los puntos de interés principales de Praga

Kutná Hora, hogar del Osario de Sedlec

Una de las excursiones más populares desde Praga es la visita al famoso Osario de Sedlec, situado en la ciudad de Kutná Hora. Se trata de una capilla decorada de arriba a abajo con huesos humanos, toda una maravilla gótica y sin duda una atracción para las personas amantes de las curiosidades.

Kutná Hora se encuentra a 80 km de la capital de la República Checa y te recomiendo que no te pierdas su centro histórico durante tu visita, ya que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por su interés arquitectónico.

Un crucero por el Moldava, un recorrido alternativo por la ciudad

Para ver la ciudad desde un punto de vista diferente, te recomiendo recorrer el río Moldava a bordo de un crucero. Tienes varias opciones, desde un crucero turístico que te lleve por el río y los canales de la ciudad con un aperitivo, hasta a un romántico crucero nocturno con cena gourmet que seguramente quieras hacer en pareja.

El Barrio Judío, uno de los mejores conservados de Europa

El Barrio Judío de Praga, también conocido como Josefov, es una de las atracciones turísticas más populares de la ciudad.

Está situado entre la Plaza de la Ciudad Vieja y el río Moldava, y su arquitectura es bonita e interesante a nivel histórico a partes iguales. En el siglo XIII, las comunidades judías fueron expulsadas de la ciudad y obligadas a vivir en este barrio, y a lo largo de los siglos fue acogiendo a cada vez más personas judías. No sería hasta el siglo XVIII cuando el emperador Josef II abriría el ghetto y permitiría a las personas judías residir en cualquier barrio de Praga.

El campo de concentración Terezín, una mancha en la historia

Hacer una excursión al campo de concentración de Terezín con un guía profesional te permitirá recorrer los interiores de esta fortaleza del siglo XVIII reconvertida en cárceles y cuarteles para la población judía de Alemania. Podrás visitar el museo que existe en la actualidad, el crematorio, y el cementerio y ver de primera mano las condiciones de vida que tenían las personas judías en este lugar.

El castillo de Konopiste, una fortaleza medieval bohemia

El castillo de Konopiste es una excursión muy popular entre las personas que viajan a Praga por su interés histórico, ya que su último propietario fue el archiduque Francisco Fernando de Austria, cuyo famoso asesinato fue el detonante de la Primera Guerra Mundial.

En la actualidad, el castillo de Konopiste es un monumento protegido de la República Checa cuyas galerías albergan impresionantes colecciones de armamento, tapices y obras de arte.

Lo mejor es que el castillo está a poco más de 40 minutos de Praga en un viaje por carretera, y en el trayecto podrás admirar las preciosas vistas de la región de Bohemia. Una vez en el castillo de Konopiste, podrás recorrer la fortaleza por dentro y por fuera y admirar sus maravillosos jardines.