Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Cómo llegar al Vaticano

La Ciudad del Vaticano no está en el centro de Roma, pero llegar hasta allí es muy fácil si sabes cómo. Te cuento la mejor forma de llegar hasta el Vaticano para que tu visita sea perfecta.

Carmen Navarro

Carmen Navarro

Lectura de 6 minutos

Cómo llegar al Vaticano

La Plaza de San Pedro | Kevin et Laurianne

¿Estás organizando tu visita a Roma y no quieres dejar ningún cabo suelto? Haces bien, porque la Ciudad Eterna tiene mucho que ofrecer y no hay tiempo que perder. Así que si ya has reservado tu entrada al Vaticano o tu visita guiada al Vaticano, he elaborado esta pequeña guía práctica para que, estés donde estés, puedas llegar hasta el Vaticano según el tiempo y presupuesto del que dispongas.

1. Andando desde el centro de Roma, porque caminar es siempre un placer

Plaza de España | ©Ilnur Kalimullin
Plaza de España | ©Ilnur Kalimullin

Andar en Roma será siempre mi método de transporte preferido (¡y el más económico sin duda!). No hay calle, rincón, fuente o plaza que no merezca una visita o una foto. Y eso sólo se consigue si te dedicas a patear todas y cada una de sus callejuelas, no solo las más famosas del centro.

Si te encuentras visitando el centro histórico de la ciudad, lo mejor es emprender el camino hacia el Vaticano caminando. Tómatelo con calma, ve parándote cuando una fachada o una plaza llame tu atención y disfruta el camino.

Distancias andando desde los puntos clave de la ciudad

  • Desde Piazza Spagna: tardarás 33 minutos andando, recorriendo todo el centro y cruzando el Tíber frente al Castel St'Angelo. ¡Espectacular!
  • Desde Piazza Navona: tardarás 24 minutos andando por las calles más bonitas de la ciudad.
  • Desde Campo dei Fiori: solo 24 minutos. ¡Un paseo cortísimo!
  • Desde la Isola Tiberina: 36 minutos andando junto a la orilla del Tíber. ¡Un sueño!
  • Desde Trastevere: 38 minutos andando por un recorrido auténticamente romano.
  • Desde el Coliseo: 50 minutos. Este es probablemente el recorrido más largo, pero cruzarás la ciudad entera y disfrutarás del espectáculo que ofrece esta ciudad.

2. En autobús desde el centro

Autobús por las calles de Roma | ©Chris Sampson
Autobús por las calles de Roma | ©Chris Sampson

Si no te apetece caminar o prefieres guardar fuerzas para la visita a los Museos y la Basílica, llegar en autobús al Vaticano también es fácil, cómodo y muy económico. La parada más cercana al Vaticano se encuentra en Piazza del Risorgimento, desde donde sólo tendrás que caminar 5 minutos hasta la puerta de los Museos o de la Plaza de San Pedro.

Dependiendo de dónde estés, también puede que llegues a Via di Porta Cavalleggeri o a Via Leone IV y Via degli Scipioni. Consulta los horarios y precios en la página oficial de transporte público de Roma.

Líneas más recomendadas

  • Líneas de autobús a Piazza del Risorgimento: las más populares son la 49, 32, 81 (cruza la ciudad desde el Coliseo), 982
  • Líneas de autobús hasta Via Leone IV con Via degli Scipioni: 492, 990
  • Línea de autobús hasta Via di Porta Cavalleggeri: 64 (este bus es muy popular porque conecta la estación de Tren de Termini con el Vaticano
  • Otras líneas recomendadas: 62 (conecta los puntos clave más turísticos de la ciudad, como Piazza Venezia con el Vaticano) y la 40 (también desde Termini)

Utiliza el autobús turístico, si tienes billete

Si durante tu viaje a Roma te has decidido por comprar el billete del bus turístico de Roma, no dudes en usarlo también como método de transporte. Suele ser muy cómodo porque conecta los principales puntos turísticos de la ciudad, así que como tiene viajes y paradas ilimitadas, no lo dudes y llega hasta el Vaticano en el famoso autobús rojo de dos pisos.

3. En metro desde cualquier punto de la ciudad

Interior de un vagón del Metro de Roma | ©N i c o l a
Interior de un vagón del Metro de Roma | ©N i c o l a

Pese a que en Roma no hay demasiadas líneas, el Vaticano está bien conectado con el transporte subterráneo, el metro de Roma. La estación más cómoda suele ser Ottaviano, porque es la más cercana, pero si no te importa caminar un poco, también puedes bajar en Cipro o en Lepanto. El billete cuesta solo 1'5 €, así que esta es sin duda una de las formas más económicas de llegar hasta el Vaticano.

  • Línea A: Lo mejor es que tomes la Línea A de Metro, que pasa además por los principales puntos de la ciudad, como Piazza Spagna o la estación de tren de Termini y bajes en Ottaviano-S. Pietro. Desde ahí es muy fácil caminar hasta el Vaticano y te llevará solo 5 minutos (sigue los puestos de souvenirs y no tendrás pérdida).

4. En Tranvía, para una experiencia auténtica

Tranvía por las calles de Roma | ©Rob Dammers
Tranvía por las calles de Roma | ©Rob Dammers

Roma sigue conservando algunas líneas de tranvía y aunque no siempre es lo más práctico (verás que no está bien conectado con el centro histórico y turístico de la ciudad), puede que según donde tengas el alojamiento te venga bien utilizar el tranvía. En la página oficial de transporte público de Roma encontrarás precios y horarios.

La línea más cercana de tranvía es la número 19 y te dejará en Piazza del Risorgimento (es la ultima parada de la línea, así que no tiene pérdida). Puede resultarte útil si estás hospedado cerca de Villa Borghese o estás paseando por allí o por el Bioparco antes de tu visita al Vaticano.

5. En taxi para una mayor comodidad

Taxi por las calles de Roma | ©Phillip Capper
Taxi por las calles de Roma | ©Phillip Capper

El servicio de taxi en Roma funciona bastante bien: hay mucha disponibilidad de taxis en la calle y los principales puntos turísticos de la ciudad cuentan con parada de taxis donde no tardarás más de 5 minutos en poder coger uno.

Los precios son razonables para este tipo de servicio, pero te recomiendo que tengas claro el itinerario (para evitar que te den un paseo de más) y que pidas al taxista que ponga el taxímetro antes de empezar la ruta para evitar sorpresas desagradables. En principio, no debería costarte más de 15 € desde el centro de Roma.

6. En Uber, que también funciona en roma

Conductor de Uber | ©Thibault Penin
Conductor de Uber | ©Thibault Penin

Si estás pensando en coger un servicio cómodo y puerta a puerta, lo más recomendable es Uber. Podrás solicitarlo desde la APP cuando quieras, conocerás el itinerario a seguir y tendrás claro el precio del trayecto independientemente del tráfico que puedas encontrar por el camino. Además, te ahorrarás el hecho de tener que sacar la tarjeta o efectivo para pagar.

7. En car2go o coche eléctrico si te atreves a desafiar el tráfico romano

Car2go | ©Miwok
Car2go | ©Miwok

Desde hace unos años han proliferado en Roma los servicios de alquiler de coche por minutos para desplazarte de un punto de la ciudad a otro. Si ya conoces este servicio, probablemente tengas descargada en tu smartphone la APP de Share Now o Car2GO, uno de los servicios más internacionales.

En el mapa de la aplicación podrás ver cuántos coches hay disponibles cerca de tu ubicación, reservas uno con un solo click y en pocos minutos estarás en tu destino. Los vehículos suelen ser "Smarts" o similares, de un tamaño muy reducido, lo que facilita mucho el aparcamiento por el centro o cerca de zonas más masificadas.

Eso sí, ten en cuenta que el tráfico en Roma puede ser caótico y que tendrás que fijarte bien para no aparcar el coche en una zona prohibida (suele estar bastante bien señalizado). Lo mejor de todo es que el precio no suele subir de los 5€ si has cogido el coche en algún punto del centro de la ciudad.

8. En bici o patinete, si animas a que tu viaje a Roma vaya sobre ruedas

Desplázate en bicicleta por Roma | ©Rob Larsen
Desplázate en bicicleta por Roma | ©Rob Larsen

De la misma manera que existen los servicios de Car Sharing, verás que Roma está, literalmente, llena de patinetes. Hay varias empresas locales e internacionales que, desde la APP, te permiten alquilar por minutos un patinete o una bicicleta para que te muevas a tu aire por la ciudad. Esto suele ser bastante cómodo, rápido y barato.

Pero de nuevo, ten en cuenta que el tráfico en Roma puede ser un poco caótico y que hay muchas calles peatonales en el centro donde es mejor no aventurarse. ¡A rodar!