Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

10 cosas que hacer en París en Navidad

Mercadillos, iluminación en sus calles, actividades especiales y muchos más atractivos Por esta fecha del año, la ciudad brilla más que nunca, millones de luces adornan sus calles y principales monumentos, solo caminar por sus avenidas le dará a tus navidades el toque especial que deseas.

Joaquín Montaño

Joaquín Montaño

Lectura de 9 minutos

10 cosas que hacer en París en Navidad

© Julieta Navarro

Si normalmente hay una gran cantidad de actividades y lugares que ver en París, durante la Navidad su encanto se multiplica. La capital francesa se vista de gala para estas fiestas con su elegante iluminación y ofrece a sus habitantes y visitantes una inabarcable oferta de entretenimiento, tanto para los mayores como para los más pequeños.

Durante estas fechas, el espíritu navideño se encarna en la calles de París, hasta el punto de que es complicado elegir qué visitar primero. Por ese motivo he preparado esta pequeña lista de ideas y puntos claves para que podáis organizar vuestra visita y podáis elegir de acuerdo a lo que más os guste.

1. Pasear bajo la iluminación navideña

Si hay un momento del año en el que la Ciudad de la Luz hace honor a su apodo esa es la Navidad. Pasear por sus calles más importantes para contemplar el alumbrado es imprescindible si viajas a la capital francesa durante esa época.

Para disfrutar de esa decoración solo tienes que pasear tranquilamente o contratar algún tour organizado por París. Otra forma de contemplar la iluminación es con uno de los autobuses turísticos de París que recorren la ciudad.

Cada una de sus avenidas se llena de bombillas multicolores formado las más diversas formas, proyecciones y arcos luminosos. Asimismo, todos sus edificios y monumentos históricos se llenan también de estas luces y muestran su mejor cara a los parisinos y visitantes que acuden desde todo el mundo.

Aunque por toda la ciudad vas a encontrar alumbrados navideños inolvidables, hay algunas zonas que no te puedes perder: los Campos Elíseos, la plaza Vendôme, todo el barrio de Montmartre o Bercy Village son algunos de esas zonas.

Ten en cuenta que la iluminación navideña está encendida entre las 5 de la tarde y las 2 de la madrugada, tiempo más que de sobra para disfrutar de ella.

Joaquín’s Traveller Tip:

Preparate para compartir las calles principales con una gran multitud de personas que hacen sus compras navideñas o, simplemente, pasean. Por otra parte, recuerda llevarte ropa de abrigo, ya que las temperaturas pueden ser muy bajas..

2. Visitar los Marchés de Noël, los mercadillos navideños de París

Durante las navidades, varios barrios de París instalan los Marchés de Nöel, unos mercadillos navideños que son una de las grandes atracciones de la ciudad cuando la visitas en diciembre. Al pasear por ellos, con sus olores y colores, te sentirás transportado a un mundo mágico.

La tradición de los mercados de Navidad en París procede de Alsacia, una región del país cuya convulsa historia le ha hecho pertenecer tanto a Francia como a Alemania en diferentes periodos.

Estos mercados, de los que te hablo más en profundidad en el artículo sobre los mercados navideños de París, están formados por pequeñas cabañas que ofrecen productos como crepes, castañas asadas (marrons), gofres y vino caliente, una bebida es perfecta para calentarse en el frío invierno parisino. Además, también son lugares ideales para comprar objetos de decoración, regalos y muchas otras cosas.

Los mercados de Navidad empiezan a abrirse a mediados de noviembre. Entre los más populares se encuentran los situados en los Campos Elíseos, en el Jardín de las Tullerías, en Notre Dame o en Los Campos de Marte, aunque también hay algunos más pequeños en otros barrios de París.

Si puedes, no deberías perderte el instalado en el barrio de Montmartre, en el que vas a encontrar puestos que venden artículos artesanales y productos procedentes de todas las regiones del país.

Reserva un tour guiado por París

3. Montar en los carruseles

Si viajas con niños a París es casi imposible que no quieran disfrutar de los muchos carruseles que se instalan en algunos distritos de la capital. Estos tiovivos son, además, totalmente gratuitos y montar en ellos es una experiencia que los más pequeños (y muchos mayores) no van a olvidar.

Aunque son bastantes los que vas a encontrar en las calles de la capital, te aconsejo que no te pierdas el que instalan en la Plaza del Trocadero, con unas vistas estupendas a la Torre Eiffel. Además, puedes aprovechar para visitar en el mercado navideño que se instala en la propia torre.

Por otra parte, también es muy interesante acercarse a la Plaza de la Concordia. En ella no vas a encontrar un carrusel o tiovivo, sino una gran noria desde la que vas a poder contemplar parte de la ciudad. Si es de noche, vas a disfrutar de la iluminación parisina en todo su esplendor

4. Disfrutar de la decoración de los escaparates

Los parisinos viven la Navidad con una gran intensidad y eso se deja ver en el esfuerzo que ponen en decorar toda la ciudad, tanto los entornes públicos como los privados. Cualquiera que sepa moverse por París se dará cuenta de ese esfuerzo con solo echar una ojeada.

En los últimos años, la decoración de las tiendas y centros comerciales se ha convertido por derecho propio en uno de los grandes atractivos de la ciudad en estas fechas. Caminar por las calles y fijarse en los escaparates es una experiencia que consigue que cualquier vuelva a sentirse como un niño, ya que las luces, los colores y la ilusión están por todas partes.

Un lugar al que debes ir sin falta son las Galerías Lafayette. Si necesitas ir en metro, aquí te dejó una pequeña guía para utilizar el metro de París, pero sea como sea es una visita obligada en Navidad.

En estos grandes almacenes no solo se instala un fantástico árbol de Navidad, sino que sus escaparates tienen una de las decoraciones más espectaculares de la ciudad. Así, los encargados de ese escaparate han logrado una decoración en la que se incluye movimiento y música para lograr un resultado hipnótico.

Por otra parte, algunas de las boutiques parisinas tienen en sus escaparates autómatas y artificios fantásticos que cuentan historias y cuentos de hadas para todos los públicos. Entre las más destacadas se encuentran las de Printemps Haussmann, Le Bon Marché o BHV . En este último, además, los niños pueden fotografiarse con Papá Noel.

5. Patinar en las pistas de hielo

Si eres un poco habilidoso o si te pueden las ganas de pasarlo bien, uno de los entretenimientos más populares en la Navidad parisina es patinar sobre hielo. En estas fechas, se instalan varias instalaciones de esto tipo, incluidas algunas en algún monumento importante.

Estas pistas de hielo son, en general, de entrada libre, pero ten en cuenta que sí deberás pagar por alquilar los patines y el equipo si no lo llevas contigo. Igualmente, en algunas de ellas existe una zona especial para los niños. En los últimos tiempos, sin embargo, están apareciendo algunas pistas de patinaje que sí exigen un pago para utilizarlas.

La gracia de estas pistas no reside solo en patinar con mayor o menor habilidad, sino que la ubicación de algunas es ciertamente espectacular. Entre estas se encuentra la instalada en el Grand Palais, bajo su impresionante cúpula de cristal, y que es la pista no permanente más grande del mundo.

Si puedes y estás disfrutando del París nocturno, te recomiendo que vayas a esta pista cuando cae la noche, ya que se convierte en una especie de discoteca con DJ y bolas estroboscópicas en la que puedes bailar con tus patines.

Por otra parte, las Galerías Lafayette también cuentan con su propia pista de hielo en su terraza, con lo que tendrás unas bonitas vistas de la Ópera y de la Torre Eiffel.

Para terminar, no puedo más que recomendar la pista situada en la propia Torre Eiffel, más concretamente en su primera planta. Si ya has subido al monumento, no te sorprenderá saber que la experiencia de patinar en ella disfrutando de las vistas desde la Torre Eiffel es algo irrepetible.

6. Asistir al espectáculo navideño del Moulin Rouge

La Navidad de París no solo se vive en sus calles, sino que todo tipo de establecimientos ofrecen actividades especiales. La más conocida es, posiblemente, la organizada por el cabaret más famoso de toda la ciudad: el Moulin Rouge.

En estas fechas, el Moulin Rouge ofrece la oportunidad de asistir a un espectáculo especial que refleja lo mejor de su esencia. Además, también está incluida una cena que no tiene nada que envidiar a la de los mejores restaurantes de la ciudad.

Para pasar una noche de Navidad en este mítico local debes ser previsor, ya que las entradas para el Moulin Rouge se suelen agotar con rapidez.

En el caso de que te hayas quedado sin la posibilidad de acudir, siempre puedes intentar ir a ver otro popular espectáculo que esos días se celebra. Se trata del ofrecido en el Lido París Merveilles y tienes la opción de comprar el billete normal o el especial que incluye la cena.

Compra tus entradas para el Moulin Rouge

7. Vivir la Nochevieja y Fin de Año

Los días grandes de las navidades son, sin duda, la Nochevieja y el Fin de Año. París, desde hace unos años, celebra el cambio de año con varias actividades que valen la pena, tanto por el espectáculo que se organiza como por el ambiente que se vive en sus calles.

La noche del 31 de diciembre, los Campos Elíseos de París se visten de fiesta. Miles de parisinos y turistas se reúnen allí para dar la bienvenida al bueno años con un gran espectáculo de luz y sonido en el que se proyecta un vídeo sobre el Arco del Triunfo. Para finalizar, vas a poder disfrutar de fuegos artificiales.

Al día siguiente, se celebra en la misma avenida un gran desfile de Año Nuevo. Carrozas, músicos, payasos, bailarines y acróbatas recorren una calle repleta de público.

Joaquín’s Traveller Tip:

Nochevieja es para disfrutar, pero ten cuidado con beber demasiado. Según las leyes del país, si la policía te encuentra en la calle borracho puede multarte con más de 100 €. También está prohibido tirar petardos.

8. Conciertos navideños

Los amantes de la música van a tener opciones de sobra para disfrutar de su visita a París durante las navidades. En varias salas de la ciudad, además de en algunas iglesias, se celebran diferentes conciertos de gran calidad.

Son muy conocidos los organizados en la Maison de la Radio, un edificio construido en los años 60. Durante varias noches vas a poder disfrutar de la actuación de varias de las *más importantes orquestas del país, incluida la Orquesta Filarmónica y la Orchestre National de France.

Por otra parte, otro concierto que tradicionalmente tiene lugar en estas fechas es el ofrecido por Radio Classique, celebrado en el Teatro de los Campos Elíseos.

El concierto que acogía cada año la catedral de Notre Dame era uno de los puntos fuertes de la programación musical navideña. Mientras permanece en reparación, se han trasladado a la Iglesia de la Madeleine
, el templo neoclásico más conocido de la capital, y en la Iglesia de Saint Germain de Pres.

Tras finalizar el concierto, te recomiendo que acudas al Barrio Latino (o que contrates un tour a ese lugar) para probar los quesos que allí ofrecen.

Reserva un tour al Barrio Latino

9. Haz un pequeño crucero navideño por el Sena

Posiblemente solo haya una actividad más romántica que hacer un crucero por el río Sena: hacerlo durante la Navidad o, mejor, durante Nochevieja.

Aunque durante todo el año se pueden contratar varias modalidades de crucero (cruceros diurnos, cruceros nocturnos, cruceros con cena incluida....), en la noche que despide el año hay algunas empresas que organizan una pequeña fiesta a bordo de sus barcos.

Esta celebración incluye la cena de Nochevieja, el cotillón y un baile posterior que se prolonga hasta bien entrada la noche. Todo ello, además, con vistas tan espectaculares como las del Louvre, las de la Torre Eiffel o la de la Catedral de Notre Dame, todas ellas engalanadas con la iluminación especial de Navidad.

Reserva tu crucero por el Sena

10. Disneyland París

Posiblemente, la Navidad pueda ser la la mejor época para visitar el cercano Disneyland París para ponerle un broche de oro a tu viaje a la capital francesa. Sin importar tu edad, el parque ofrece ilusión, magia y una experiencia única a todos sus visitantes durante esta época.

Además de compartir sus calles con todos los personajes Disney y de montar en las atracciones de Disneyland París, en Navidad todo el parque muestra su mejor cara con sus guirnaldas, bolas navideñas y luces.

Destaca el enorme árbol de Navidad que se coloca en estas fechas, adornado con un fantástico juego de luces que lo envuelve de color y brillo. No te puedes perder tampoco los desfiles especiales que varias veces al día recorren la calle principal y que muestran diferentes alegorías navideñas.

La temporada de Navidad en Disneyland París suele comenzar en noviembre y se prolonga hasta el después del día de Reyes. Para llegar al parque Disney desde París tienes múltiples opciones, desde hacerlo por tu cuenta hasta contratar un traslado privado. Eso sí, te recomiendo que compruebes el tiempo, ya que suele hacer bastante frío.

Compra tus entradas a Disneyland París