Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Las mejores cosas que ver y hacer en Viena

La majestuosidad de Viena, su belleza y su cultura musical no dejan indiferente al visitante. Si quieres aprovechar al máximo tu viaje, ¡toma nota!

Alex Grande

Alex Grande

12 de jun. de 2021 • Lectura de 5 minutos

Las mejores cosas que ver y hacer en Viena

Los tejados de Viena | ©Jacek Dylag

Caminar por el centro de Viena es un privilegio y sus palacios y monumentos completan el embrujo de la capital austríaca. Pocas ciudades hay tan elegantes como esta, pero Viena no es solo fachada: es historia, arte, arquitectura y gastronomía. Esas son mis 10 imprescindibles en la ciudad.

1. Visita el Palacio de Schönbrunn

Pabellón del Palacio de Schönbrunn | ©Dimitry Anikin
Pabellón del Palacio de Schönbrunn | ©Dimitry Anikin

Seguramente hayas escuchado historias sobre el emperador Francisco José y la emperatriz Sissi. Muchas de ellas tienen como principal escenario el Palacio de Schönbrunn, situado algo alejado del centro de Viena, pero fácilmente accesible desde cualquier punto de la ciudad en transporte público.

Además de las visitas guiadas al Palacio de Schönbrunn, el palacio más importante de Austria también ofrece experiencias premium a los viajeros como cenas o conciertos.

2. Recorre la ciudad en autobús turístico

Autobús turístico a su paso por el Museo de Historia Natural | ©Marco Verch Professional Photographer
Autobús turístico a su paso por el Museo de Historia Natural | ©Marco Verch Professional Photographer

Viena es una ciudad grande y aunque pasear por sus calles es un placer, si tienes poco tiempo disponible y quieres ver todos sus rincones evitando caminatas, te recomiendo comprar un pase para el autobús turístico. Hay varias compañías operando en la ciudad, y las dos principales son Big Bus y Viena Sightseeing.

3. Descubre los alrededores de Viena

Valle de Wachau | ©Jorge Cancela
Valle de Wachau | ©Jorge Cancela

La capital austríaca tiene mucho que ofrecer al viajero, pero no solo por sus lugares más emblemáticos; también por su ubicación geográfica. Viena está cerca de maravillosos paisajes y de otras capitales europeas que se pueden ver en una excursión de ida y vuelta en un día.

Algunas de las principales experiencias son la excursión a la abadía de Melk y al Valle de Wachau, la excursión a Salzburgo, la excursión a Budapest, la excursión a Praga y la excursión al campo de concentración de Mauthausen.

4. Haz un tour guiado por el centro de la ciudad

Paseo por el centro de Viena | ©Leyy .
Paseo por el centro de Viena | ©Leyy .

Hay todo tipo de tours guiados de Viena; desde los paseos en vehículos eléctricos que recorren la ciudad hasta recorridos a pie en los que cuentas con la presencia de un guía local. Independientemente de tu presupuesto y de tu tipo de viaje, habrá un tour adaptado a tus preferencias y realizarlo es una forma de aprender más sobre la ciudad y su modo de vida.

Esta experiencia es lo más parecido a recorrer Viena con un amigo experto en Historia que lleve años viviendo allí y que esté fascinado por todos los secretos que oculta la misma.

5. Visita el Palacio Imperial de Hofburg

Palacio de Hofburg | ©Richardjo53
Palacio de Hofburg | ©Richardjo53

El de Schönbrunn no es el único palacio con el que te encontrarás en Viena. En pleno centro se encuentra el Hofburg, residencia de la mayor parte de la dinastía austríaca de los Habsburgo. En la actualidad, el conjunto arquitectónico del palacio es el lugar más visitado de la ciudad.

Si quieres centrarte en lo fundamental, te recomiendo comprar la entrada al Palacio Imperial de Hofburg que incluye acceso a los apartamentos imperiales y al museo de Sissi; es lo que más merece la pena para todos aquellos que quieran llevarse una impresión general del palacio y no estén interesados en visitas más especializadas como la del museo de platería o la de la escuela de equitación.

6. Conoce la Ópera de Viena por dentro

Interior de la Ópera de Viena | ©a.canvas.of.light
Interior de la Ópera de Viena | ©a.canvas.of.light

No es ningún secreto que Viena es conocida por muchos como la ciudad de la música. Si has recorrido, aunque sea brevemente, sus calles ya habrás visto que la figura de Mozart rivaliza en popularidad con la de la emperatriz Sissi en todas las tiendas de souvenirs. Es por esto por lo que la Ópera de Viena es uno de los monumentos más notables y visitados de la capital austríaca.

Si quieres asistir a una ópera en Viena, te recomiendo dos cosas a la hora de comprar las entradas: que busques online las ofertas de precios más económicos (porque encontrarás entradas desde los 5 hasta los 150 euros) y que reserves con antelación suficiente puesto que con uno o dos días de antelación te será muy difícil encontrar plaza.

7. Maravíllate en el Palacio Belvedere

Palacio Belvedere | ©Andreas *****
Palacio Belvedere | ©Andreas *****

La lista de palacios por visitar en Viena es considerablemente larga. El palacio Belvedere se considera una obra maestra del barroco y alberga en su interior la Galería Nacional Austríaca donde podrás ver obras como El beso de Klimt. Además de visitar el interior, es imprescindible un recorrido por sus jardines franceses.

En función de las zonas del complejo que quieras visitar podrás comprar una u otra entradas tanto en taquilla como de manera online. Presta atención a lo que está incluido en cada entrada puesto que muchas de las zonas a visitar se encuentran en pabellones independientes alejados del palacio.

8. Recréate en el Museo de Bellas Artes

Museo de Bellas Artes | ©Larry Koester
Museo de Bellas Artes | ©Larry Koester

Imprescindible para los amantes del arte. Los Habsburgo lograron reunir una colección de obras maestras de fama mundial y están todas recogidas en el museo del Kunsthistorisches, también conocido como Museo de Bellas Artes. Caravaggio, Durero o Brueghel el Viejo son algunos de los protagonistas de este museo. Si vas a visitarlo presta especial atención a su colección de Arte Egipcio.

Un consejo: intenta comprar online tus entradas y con antelación para evitar, en la medida de lo posible, las largas colas que se forman en taquilla. Los menores de 18 años podrán acceder gratis.

9. Degusta la gastronomía austríaca

Mercado de Naschmarkt | ©Anne and David
Mercado de Naschmarkt | ©Anne and David

¿Cómo es comer en Viena? La cocina austríaca se caracteriza por la tradición y la apertura internacional y es accesible a todos los presupuestos. En Viena puedes comer en los típicos puestos de salchichas callejeros (una de las variedades más populares es la Käsekrainer que mezcla cerdo y queso) y también en los típicos restaurantes vieneses conocidos como “Beisin” que te servirán platos tradicionales.

Mi consejo va a ser que te dejes llevar por las recomendaciones de los locales, pero si quieres ir a lo seguro puedes pedir el Wiener Schnitzel (escalope de ternera o cerdo rebozado) o el Tafelspitz (guiso de buey). Si tienes curiosidad por la comida vienesa, no dudes en visitar el mercado Naschmarkt, donde también podrás acceder a estupendas degustaciones.

10. Pasa un día en el Prater

Parque de atracciones del Prater | ©Jorge Franganillo
Parque de atracciones del Prater | ©Jorge Franganillo

En cualquier otra ciudad, ir al parque de atracciones suele ser más una actividad reservada a la gente local que a aquellos que están de visita en la ciudad. Hay demasiados puntos de interés que conocer en un lugar nuevo como para ver cosas que puedes encontrar en cualquier otro sitio. ¿Por qué recomiendo entonces pasar un día en el parque de atracciones de Viena? Porque el Prater no es cualquier parque de atracciones.

El Prater es el parque de atracciones más antiguo del mundo, el que posee el mayor tiovivo colgante jamás construido y la mayor discoteca de toda Austria. A todo esto, hay que sumar sus 250 atracciones abiertas de marzo a octubre. En definitiva, si te gustan los parques de atracciones, ir al Prater durante tu visita a la capital austríaca no es ninguna pérdida de tiempo.

Qué hacer en Viena