Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Qué ver en la Abadía de Westminster

La Abadía de Westminster es probablemente el templo religioso más famoso de Londres. ¿Te gustaría saber qué sitios podrás ver durante la visita? ¡Sigue leyendo!

Isabel Catalán

Isabel Catalán

Lectura de 7 minutos

Qué ver en la Abadía de Westminster

© Julieta Navarro

La Abadía de Westminster es el edificio religioso más relevante de Inglaterra y el más antiguo. Un santuario nacional que a lo largo de los siglos ha sido testigo de numerosas coronaciones reales y que alberga las tumbas de miembros de la realeza y grandes personalidades británicas.

Un pedacito viviente de la historia del país y una joya artística del gótico que en su interior alberga un montón de obras de arte preciosas. En definitiva, una de las visitas imprescindibles que hacer en Londres tanto si viajas sólo 2 días a Londres como si te quedas una semana en Londres.

Si entre tus planes está conocer este icono inglés, tras comprar tus entradas a la Abadía de Westminster y consultar los horarios de apertura de la Abadía de Westminster, te animo a leer este post donde encontrarás un pequeño adelanto de 11 lugares que ver en la Abadía de Westminster maravillosos.

1. The Lady Chapel

En el extremo este de la Abadía de Westminster encontrarás la capilla The Lady Chapel, uno de esos pequeños tesoros artísticos de enorme belleza que albergan las iglesias y que son capaces de dejar gratamente sorprendidos a los visitantes.

Dedicada a la Virgen María, su construcción comenzó en el siglo XVI, durante el reinado de Enrique VII de Tudor, y tiene un gran valor al considerarla dentro de la arquitectura medieval inglesa como la última obra maestra.

Caminar por The Lady Chapel supone no poder apartar la vista del techo abovedado con abanico del que penden colgantes dorados tallados. Un precioso ejemplo de la arquitectura medieval tardía que encaja perfectamente con el resto de la decoración de la capilla.

De ella llama también la atención las coloridas banderas con motivos heráldicos sobre los estalos que adornan ambos lados de la capilla The Lady Chapel y que corresponden a los caballeros de la Orden the Bath que se reunían aquí desde el siglo XVIII.

Otros elementos que decoran la capilla con sumo gusto son las magníficas vidrieras, aunque no son originales ya que aquellas fueron destruidas durante la época de la Restauración. Se instalaron en el siglo XX y representan insignias de los escuadrones de caza de la Batalla de Gran Bretaña en 1940 y emblemas relacionados con la Virgen María.

Completan este espacio tan singular las más de cien estatuas de santos que hay alrededor de la capilla y símbolos como el peón de Inglaterra, la rosa de la familia Tudor, la flor de Lis o el dragón Galés.

Comprar entradas para la Abadía de Westminster

2. The Coronation Chair

En la capilla de San Jorge se sitúa uno de los muebles más famosos del mundo: The Coronation Chair. Una silla medieval del siglo XIV (¡el mueble más antiguo del país!) sobre la que han sido coronados más de 26 monarcas incluyendo los célebres Enrique VIII, Isabel I o la actual reina Isabel II de Inglaterra.

El rey Eduardo I la mandó fabricar para guardar en ella la Piedra de Scone (la roca que los escoceses usaban para coronar a sus reyes en la Edad Media) y que a partir de entonces iba a servir para las coronaciones de los soberanos ingleses.

El valor de la Piedra de Scone radica en que, según la leyenda sostenida por los reinos de Escocia e Inglaterra, fue la misma que Jacob usó para apoyar su cabeza cuando soñó con la Escalera de Jacob, un episodio recogido en el libro del Génesis.

En 1996 el gobierno británico devolvió la piedra a Escocia y en la actualidad se puede observar en el Castillo de Edimburgo aunque será cedida a Londres cada vez que se produzca una nueva coronación.

En cuanto a la silla de coronación del rey Eduardo I, ésta permanece expuesta en la Abadía de Westminster y se continúa utilizando para el fin por el que fue tallada.

3. Las Tumbas Reales

Además de acoger la coronación de numerosos reyes desde el siglo X, la Abadía de Westminster es también el lugar de enterramiento para muchos de ellos.

Paseando por The Lady Chapel podrás contemplar las sepulturas de muchos monarcas como Enrique VII e Isabel de York, la reina María I y su hermana Isabel I, la reina María Estuardo, Eduardo V y Ricardo Duque de York (los príncipes de la Torre) o Carlos II, entre muchos otros.

Si eres aficionado a las novelas o películas históricas, seguro que muchos de estos nombres te sonarán, ya que sus vidas se han llevado al cine en multitud de ocasiones durante los últimos años.

4. El Rincón de los Poetas

Al llegar a la zona norte de la Abadía de Westminster verás uno de sus espacios más populares, especialmente para los amantes de la literatura que acuden aquí en peregrinación. Es el conocido como Rincón de los Poetas donde más de un centenar de literatos yacen enterrados o se les rinde tributo.

Una tradición que comenzó en el siglo XV con el enterramiento del poeta Geoffrey Chaucer (autor de “The Canterbury Tales”) al que le siguieron muchos otros escritores de renombre como Charles Dickens, Rudyard Kipling, Samuel Johnson o Thomas Hardy.

Otros autores icónicos de la literatura inglesa como William Shakespeare, C.S. Lewis, Jane Austen o las Hermanas Brontë tienen memoriales en su honor en el Rincón de los Poetas.

5. La tumba al soldado desconocido

Yendo ahora hacia el extremo oeste de la Abadía de Westminster encontrarás la Tumba al Soldado Desconocido, donde yace un soldado sin identificar que participó en la I Guerra Mundial (1914-1918) y cuyos restos mortales fueron traídos desde Francia hasta Inglaterra para ser enterrado aquí, entre reyes, porque como reza la inscripción: “hizo bien hacia Dios y hacia su casa”.

Durante la Gran Guerra, casi un millón de soldados británicos perecieron en el conflicto y muchos de ellos no pudieron ser identificados. Con esta tumba en la Abadía de Westminster se quiere rendir homenaje a todos ellos. Es sin duda, uno de los lugares más emotivos, que podrás conocer durante la visita al templo.

6. Cámara Pyx

Una de las zonas más antiguas de la Abadía de Westminster es la Cámara Pyx, en el Claustro Este del templo.

Adentrarse en ella es como hacer un emocionante viaje en el tiempo a los orígenes de la iglesia en el siglo XI, cuando el rey Eduardo “el Confesor” quiso reconstruir la abadía anterior en el sitio. De aquellos años, la Cámara Pyx todavía conserva varias baldosas del siglo XI y su suelo de baldosas medievales.

En el pasado, la corona británica usó esta cámara como tesoro y en ella se guardaron no sólo valiosas piezas de plata y oro sino también importantísimos documentos y tratados de política exterior, ya que en aquel entonces esta pequeña habitación de la Abadía de Westminster era considerada como la más segura de la ciudad.

7. El Coro

Dentro del recorrido por la Abadía de Westminster también podrás contemplar la sillería del Coro. La original databa de la Edad Media y fue reemplazada en el siglo XVIII. La actual es del siglo XIX pero el suelo en mármol blanco y negro de esta parte del templo sí que es original del siglo XVII.

En este lugar cantan los miembros del coro del templo, una tradición que se remonta al siglo X y que aún hoy día se sigue celebrando. De hecho, en la iglesia se suelen realizar servicios corales a los que cualquier persona puede asistir.

Si te gusta la música sacra, no lo dudes y echa un vistazo a los horarios de los eventos para asistir porque es una ocasión muy especial para disfrutar de la auténtica majestuosidad y espiritualidad de la Abadía de Westminster fuera de su faceta más turística.

8. Los Claustros Cloisters

Los Claustros son una de las partes más bonitas que verás durante el recorrido por la Abadía de Westminster. Transmiten una gran sensación de paz y serenidad. Caminando por los pasillos del claustro sentirás que, por un momento, el tiempo se ha detenido.

Datan de los siglos XIII y XIV y los monjes de la Orden Benedictina los utilizaban para la oración, la meditación, para el ejercicio o el descanso y también para moverse entre los distintos edificios monásticos que componían la Abadía de Westminster, ya que los Claustros servían de conexión entre ellos.

Como curiosidad, los primeros doce monjes que llegaron a Westminster los trajo San Dunstan (el entonces obispo de Londres) en el siglo IX y permanecieron aquí hasta que el rey Enrique VIII disolvió el monasterio en el siglo XVI.

9. La Sala Capitular

Situada en el Claustro Este, esta preciosa estancia servía de lugar de reunión para los monjes y el abad cuando querían hablar sobre los asuntos del día, leer la “Regla de San Benito” u orar, entre otros menesteres.

En la Sala Capitular también se juntaba en el siglo XIII el Gran Consejo del Rey por lo que en esta parte de la Abadía de Westminster dio comienzo el parlamentarismo inglés. Y más tarde, en el siglo XIV, la Cámara de los Comunes también se reunió aquí varias veces antes de usar el Refectorio de la Abadía

Si te gusta el arte, en esta parte de la visita vas a disfrutar mucho observando la arquitectura octogonal de la Sala Capitular, donde destaca un pilar que se levanta hacia el techo abovedado abriéndose en abanico. Presta atención también a las pinturas murales que representan escenas del Apocalipsis y a las vidrieras, que son una maravilla.

Antes de irte, no olvides contemplar la puerta de madera de la Sala Capitular, la cual se cree que es la más antigua de Gran Bretaña. ¡Asombroso!

10. The Queen’s Diamond Jubilee Galleries

Durante la visita a la Abadía de Westminster no te puedes perder The Queen's Diamond Jubilee Galleries, un espacio dentro del triforio medieval sobre la nave del templo que ha permanecido oculto a los visitantes durante más de 7 siglos.

Se trata de un bonito museo con unas vistas impresionantes al interior de la iglesia y al Palacio de Westminster, que cuenta la milenaria historia de la Abadía de Westminster desde sus orígenes y a través de cientos de objetos de gran valor histórico.

Para entrar a The Queen's Diamond Jubilee Galleries necesitas hacerlo en un horario concreto. En el post Horarios de la Abadía de Westminster encontrarás más información al respecto.

11. Collage Garden

El College Garden de la Abadía de Westminster era el sitio donde los monjes benedictinos cultivaban sus huertos.

Tiene alrededor de un milenio de antigüedad, lo que lo convierte en el parque más antiguo de Inglaterra. Un lugar así, bien merece una visita, especialmente cuando el clima en Londres es más benigno y los jardines de College Garden se ven más floridos y hermosos.

El mejor momento para conocer este parque es la primavera de Londres (entre marzo y mayo) aunque el verano en Londres también es una buena época. ¡Uno de mis rincones favoritos dentro de la Abadía de Westminster!

Comprar entradas para la Abadía de Westminster