Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

10 cosas que hacer en Roma en Navidad

La Navidad hace que Roma sea una ciudad (todavía más) mágica: no te pierdas la siguiente lista de imprescindibles para pasar unos días de película

Alex Grande

Alex Grande

Lectura de 10 minutos

10 cosas que hacer en Roma en Navidad

El Árbol de Navidad del Coliseo | ©Getty

Roma es un destino increíble con muchas cosas que hacer y que ver durante todo el año, pero además, si tuviese que quedarme con una sola ciudad de Europa en la que celebrar la Navidad, esa sería sin duda la Ciudad Eterna.

Además de poder asistir a eventos propios de la celebración católica de la Navidad, podrás disfrutar de la preciosa iluminación de la ciudad, sus mercados navideños, belenes impresionantes...sigue leyendo y te contaré 10 cosas que hacer para una Navidad perfecta en Roma:

1. Pasea por los mercados navideños de Roma

Mercado navideño de la Piazza Navona | ©Jamie Heath
Mercado navideño de la Piazza Navona | ©Jamie Heath

El mercado navideño más típico es el de Piazza Navona. Allí, el mercado se viste de Navidad desde principios de diciembre con puestos de juguetes, artesanía hecha a mano, castañas asadas y dulces típicos. En la plaza también se monta un tiovivo y un enorme belén, además de un trono en el que Papá Noel atiende a los niños.

La plaza está llena de artistas callejeros y pintores y podrás admirar la preciosa iluminación de la Fuente de los cuatro ríos, la iglesia de Sant’Agnese in Agone y el Palacio Pamphili, máximos exponentes del barroco romano.

Piazza Ankara también monta un mercado navideño, cuyos beneficios se destinan a causas benéficas, con puestos de productos de comercio justo y antigüedades.

Para no perderte sus rincones con más encanto, lo mejor es hacer uno de los mejores tours guiados de Roma Acompañado siempre por un guía experto descubrirás los rincones y plazas que no puedes perderte.

2. Explora el Vaticano y recibe el urbi et orbi del Papa en persona

Vista aérea Bendición Urbi et Orbi | ©Michael Beat
Vista aérea Bendición Urbi et Orbi | ©Michael Beat

Independientemente de tus creencias, si visitas Roma en Navidad asistir al mensaje del Papa en el Vaticano es una experiencia bonita y que te llenará de paz.

El urbi et orbi papal se pronuncia en la Ciudad del Vaticano a mediodía, el día 25 de diciembre, y asistir al discurso es gratuito pero las multitudes son tan grandes que deberás madrugar bastante si quieres coger sitio en la plaza de la Santa Sede.

Otra opción si vas a visitar el Vaticano es asistir a la misa que se celebra en el interior de la propia Basílica de San Pedro, para lo cual debes adquirir una entrada con muchísima antelación. Es tan difícil conseguir asistir a este evento que casi te diría que no merece la pena, pero para muchas personas es la razón principal por la que acudir a Roma en Navidad.

Y aprovechando que estás por la zona, no puedes dejar de visitar los Museos Vaticanos por dentro para admirar, entre otras maravillas del arte, la Capilla Sixtina. Para ello puedes, o bien comprar una entrada para los Museos Vaticanos o bien hacer un tour guiado por el Vaticano.

3. Disfruta de las luces de la ciudad y sus monumentos iluminados

Luces de Navidad | ©AHLN
Luces de Navidad | ©AHLN

Algunas ciudades como Londres o París pueden presumir de tener decoraciones e iluminaciones navideñas muy elegantes, pero ninguna transmite tanto el espíritu de la Navidad como las de Roma.

Las luces que decoran el centro histórico de Roma le dan a sus calles milenarias un aura especial, y simplemente pasear bajo los colores de la Navidad por Via del Corso, Via Cola di Rienzo o Via Ottaviano es una experiencia que recordarás siempre. Pero es en los monumentos y edificios principales de la ciudad donde la iluminación navideña brilla de verdad: las del Vaticano, Santa Maria Maggiore, San Paolo fuori le Mura, o San Giovanni son algunas de las que más me impresionaron en mi visita.

La temporada de luces navideñas en Roma comienza oficialmente el 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, y dura hasta el 6 de enero, un día muy especial en Italia en el que se entregan los regalos de la Befana (la bruja que sustituye a los Reyes Magos).

Una buena manera de descubrir las luces de la ciudad es haciendo un tour guiado con un guía especializado que, además, te ayude a contextualizar todo lo que ves y te cuente la historia y leyendas de la ciudad. Si te apetece el plan, puedes consultar cuáles son para mí los mejores tours guiados de Roma.

4. Asiste a la misa del Panteón

Vista del Panteon | ©Benjamín Mejías Valencia
Vista del Panteon | ©Benjamín Mejías Valencia

Si te ha gustado la idea de asistir a una misa navideña en Roma, te recomiendo asistir a la que se celebra en Nochebuena en el Pantéon. La misa se celebra a medianoche en italiano, a la luz de las velas, con un pequeño coro, lo que hace de esta experiencia algo muy bonito.

Eso sí, te recomiendo estar allí a las 23h de la noche o incluso antes para coger sitio, ya que el Panteón se llena bastante rápido. Dentro hace frío, así que no te olvides de llevar un buen abrigo para hacer más agradable tu noche.

En general, visitar el Panteón por dentro es una maravilla: su majestuosa cúpula de récord y su impresionante arquitectura te dejarán con la boca abierta. Para sacarle más partido, únete a una visita guiada al Panteón de Roma.

5. Degusta el tradicional menú navideño de Roma

Restaurante romano en Navidad | ©Marco Verch
Restaurante romano en Navidad | ©Marco Verch

En Roma se come a lo grande en Navidad, como es tradición en los países mediterráneos. Los restaurantes de la ciudad se esmeran especialmente en preparar los menús típicos de estas fiestas, por lo que te recomiendo reservar para la cena de Nochebuena o la comida de Navidad.

En Nochebuena, tradicionalmente se cena antes de la misa de medianoche, típicamente conocida como la ‘Fiesta de los siete peces’ o simplemente la ‘Vigilia’: en ella, se consume una variedad de pescados y mariscos siguiendo una costumbre medieval de ayuno de carnes rojas y lácteos. Un par de recomendaciones de restaurantes para cenar en Nochebuena, aunque por un precio algo elevado, serían Crispi 19 (junto a la Fontana di Trevi) o L’Uliveto, en el Hotel Waldorf Roma Cavalieri.

La comida navideña romana por excelencia es el abbacchio, un plato de cordero asado con ajo, romero y jamón, servido con patatas y verdura, y normalmente acompañado de un primer plato de ñoquis a la romana, algo diferentes a otros tipos de ñoquis, ya que estos son pequeños discos de sémola de maíz gratinados con mantequilla y queso. El postre tradicional es el pangiallo, un pan dulce relleno de nueces, dátiles, chocolate, y miel.

Todo esto te lo explicarán mejor (y lo saborearás mucho más) si haces este famosísimo tour gastronómico de Roma de la mano de un experto.

Si vas a estar en la ciudad unos días y no sabes dónde ir a comer o a cenar, te dejo una lista de mis favoritos en este artículo sobre 10 sitios donde comer en Roma.

Hazte una foto en el árbol de Navidad del Coliseo y visita su arena

Árbol de Navidad del Coliseo | ©Images George Rex
Árbol de Navidad del Coliseo | ©Images George Rex

Los árboles de Navidad que se colocan junto a monumentos y edificios de relevancia en Roma suelen estar iluminados de forma sencilla, pero no por ello son menos bonitos. Un buen ejemplo es el árbol que se coloca todos los años junto al Coliseo, de 22 metros de alto. La solemnidad del lugar le confiere a esta decoración una cierta magia navideña y podrás sacarte una foto especial con el Coliseo de fondo.

Y ya que estás aquí, no puedes dejar de visitar el Coliseo por dentro y esto se convertirá automáticamente en el top de tu viaje (creéme, el Coliseo por dentro es mucho más majestuoso de lo que puedas imaginar). Te recomiendo que, o bien compres una entrada online para el Coliseo o bien hagas un tour guiado por el Coliseo y el Foro Romano, lo que te pondrá en antecedentes y te hará descubrir la historia de la Roma antigua.

Aquí te dejo un enlace donde podrás encontrar las mejores experiencias que puedes realizar en el Coliseo.

Otros árboles de Navidad que merece la pena ver en tu viaje a Roma son los de la Plaza de San Pedro, imponente y abundante en decoraciones, y el que personalmente es mi favorito, el de Piazza Venezia.

7. Admira los belenes de las iglesias de Roma

Belén de San Pedro del Vaticano | ©jennicatpink
Belén de San Pedro del Vaticano | ©jennicatpink

La tradición de poner belenes nace, cómo no, en Italia, de la mano de los “presepi” de San Francisco de Asís, cuando en la Navidad de 1223 creó el primer belén para celebrar la misa, utilizando paja, heno, un burro y un buey. Este evento se convirtió en tradición cuando en el resto de pueblos y ciudades se reemplazaron estos elementos por figuritas, inicialmente creadas a mano.

En Roma la tradición se celebra a lo grande, como el resto de tradiciones de Navidad, y podrás admirar algunos presepios verdaderamente impresionantes. Un buen ejemplo de esto es el belén de la Basílica de Santa Maria Maggiore, donde se conserva una escena esculpida en mármol por el escultor Arnolfo di Cambio en el año 1290.

Una idea para un plan de Navidad es realizar un itinerario guiado por Roma para ver algunos de sus muchos belenes, que se encuentran expuestos en iglesias y plazas. Te recomiendo los de la Plaza de San Pedro, la Escalinata de Plaza de España, la Iglesia de Santi Cosma e Damiano (en Via dei Fori Imperiali), la Iglesia de San Carlo al Corso (en Via del Corso), la Iglesia de Santa Maria del Popolo (Piazza del Popolo), y el de Piazza Navona.

Si además eres un apasionado del arte y te apetece visitar algunas de estas iglesias por dentro pero no sabes por cuál empezar, he escrito este artículo sobre Las 5 mejores iglesias de Roma para que puedas organizar tu recorrido por la ciudad en función de las que más te gusten.

8. Ve a un concierto de Navidad

Concierto navideño | ©Steven Lozano
Concierto navideño | ©Steven Lozano

Escuchar música clásica en Navidad es una tradición de muchas familias. Especialmente en España, seguro que alguna vez has visto el concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena por la televisión.

Si te acabas de transportar como por arte de magia a tus recuerdos de la Navidad pasada, te encantará saber que en tu viaje a Roma durante esta celebración puedes escuchar música clásica en directo en algunas iglesias de la ciudad. Te recomiendo especialmente los conciertos de Chiesa di Sant'Antonio dei Portoghesi, Santa Maria ai Monti y Sant'Ignazio.

En el Auditorio de la Conciliazione, cerca del Vaticano, se puede consultar la programación de conciertos navideños, y en la Piazza Navona suele haber conciertos de coros que podrás encontrar de forma improvisada.

9. Prueba los dulces típicos de Navidad

Panetone | ©N i c o l a
Panetone | ©N i c o l a

¿Te encanta el dulce? Entonces, has elegido el lugar correcto para pasar las Navidades. Aquí tienes una ristra de manjares para probar: el pandoro, un pan dulce en forma de estrella espolvoreado con azúcar glas, que normalmente se toma para desayunar mojado en el café, el clásico panettone, otro pan dulce relleno de frutos secos, pasas, o chocolate, y cubierto de almendras laminadas, el panforte, un pastel de frutas aromatizado con clavo y otras especias, originario de Siena, y el panpepato, parecido al panforte pero con un sabor más fuerte a jengibre.

Mientras te des un paseo por los mercadillos medievales, verás todo tipo de galletitas navideñas, de todas las formas y colores, que te llenarán el estómago y el corazón del espíritu de la Navidad.

Recuerda que para los paladares más exigentes existe este tour gastronómico de Roma que te acercará a los sabores más originales de la ciudad de la mano de un experto.

10. Patina sobre hielo en un monumento icónico de Roma

A pesar de que las temperaturas en Roma rara vez alcanzan a ser lo suficientemente bajas como para ver la nieve en Navidad, repartidas por toda la ciudad hay pistas de patinaje donde disfrutar de una tradicional forma de pasar la tarde.

La pista de patinaje que más bonita me pareció fue la del Castillo Sant’Angelo, el mausoleo de la familia del emperador Adriano, ahora convertido en museo. Lo tendrás de fondo mientras patinas sobre hielo. Si además te apetece visitar el propio Castillo por dentro (cosa que te recomiendo 100%) te dejo aquí la información sobre Entradas para el Castel Sant'Angelo.

Otra opción es la pista de patinaje del Auditorio Parco della Musica, instalada en el exterior de este centro de la música en la ciudad, o el del mercadillo navideño de Piazzale Ankara, donde puedes aprovechar para patinar tras una tarde de compras.

11. Piérdete en la Galería Borghese para resguardarte del frío de diciembre

La Galería Borghese es sin duda uno de los lugares más especiales de Roma. Situada en medio de un idílico jardín considerado el pulmón de Roma, no te costará encontrar su espectacular fachada custodiada por unos jardines de cuento.

Allí verás algunas de las esculturas clásicas más famosas de la historia, como el Rapto de Proserpina o Apolo y Dafne. ¿Que por qué es esta una visita obligada? Las salas y el Palacio en sí son una obra de arte. Además, siendo un enclave mucho menos demandado por los turistas, podrás pasearte por su interior prácticamente solo (el aforo está súper limitado) y la experiencia es única. Hacer un tour guiado de la Galería Borghese es la mejor manera de recorrerla por dentro.

Por otra parte, aprovecha a la salida para dar una vuelta por Villa Borghese y su lago y si el tiempo lo permite, alquila una barquita para disfrutar de una mañana de invierno soleada.