Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Via Apia de Roma: cómo recorrerla y qué ver

La Vía Apia de Roma es uno de los caminos romanos más antiguos que aún existen, fue una de las vías de acceso principales a la ciudad. A lo largo de la Vía Apia hay numerosas atracciones para conocer, te invito a recorrerla y ver lo mejor que tiene para ofrecer.

Ana Caballero

Ana Caballero

Lectura de 10 minutos

Via Apia de Roma: cómo recorrerla y qué ver

Irene de Miguel

Se calcula que la Vía Apia de Roma tiene alrededor de 2300 años. Fue diseñada en el año 318 a. C. por el cónsul romano Apio Claudio Ciego, con la finalidad de conectar Roma con Capúa. Tiempo más tarde, se extendió hasta la actual ciudad de Brindisi y a partir de allí Roma quedó conectada a través de la Vía Apia a Grecia, Egipto y Oriente, facilitando las expediciones militares y comerciales. Se la conoce desde entonces como la “regina viarum” (reina de las carreteras).

En la actualidad, se puede recorrer la Vía Apia de Roma tanto a pie como en bicicleta. Es un paseo maravilloso, tranquilo y con muchas historias para conocer. Es un viaje para realizar con calma, admirando los paisajes y los monumentos que se van descubriendo a los lados de la Vía Apia. Hay muchas cosas para ver y hacer en Roma y recorrer la Via Apia es una de las mejores.

¿Hay tours guiados a la Vía Apia en Roma?

Existen varias opciones de tours guiados a la Vía Apia de Roma y realmente vale mucho la pena hacer un tour guiado. Puedes optar por hacer el tour a pie o bicicleta. Los tours en bicicleta pueden ser privados o grupales y generalmente en bicicletas eléctricas.

Puedes optar por bicicletas comunes, pero ten en cuenta que son muchos kilómetros y hay que estar muy acostumbrado a andar en bicicleta para tolerar un viaje tan largo.

Los precios oscilan entre los 50 y los 95 euros dependiendo de la duración del tour y si es privado o grupal. La duración de estos tours es de entre 4 y 5 horas e incluyen seguros (debes consultar qué coberturas tiene disponibles).

También tienes la posibilidad de escoger un tour que, además de la Vía Apia, incluya otras atracciones. En este caso puedes optar por uno en coche, con guía, conductor y privado por aproximadamente 170 euros.

La ventaja de estos tours es que normalmente las entradas están incluidas en el precio y además son preferentes y no tienes que hacer colas. Al evitarlas ganas muchísimo tiempo para disfrutar de las actividades. Sin duda este se trata de uno de los mejores tours por Roma.

Reserva un visita guiada a las catacumbas y la Vía Apia

1. El inicio del recorrido de la Vía Apia de Roma en la Puerta de San Sebastián

El inicio del recorrido por la Vía Apia, comienza en la Puerta de San Sebastián en Roma. También conocida como Puerta Appia, es la más grande de las estructuras que forman parte de los Muros Aurelianos.

Afortunadamente se encuentra en excelente estado de conservación. Actualmente en las Puertas de San Sebastián se encuentra el Museo de Las Murallas, vale la pena visitarlo.

Ten en cuenta que para entrar al Museo de las Murallas debes pagar entrada y las colas pueden ser largas en ocasiones El museo se divide en 3 secciones: antigua, medieval y moderna, mostrando las diferentes etapas de las fortificaciones de la ciudad de manera interactiva y didáctica.

En este museo si tienes especial interés por la arquitectura vas a disfrutar mucho, porque está muy bien estructurado y la información que obtienen los visitantes y los medios de apoyo pedagógico de los que dispone son muy buenos.

A partir de aquí, se continúa el recorrido por la Vía Apia de Roma hasta llegar al segundo punto de interés, la Iglesia Quo Vadis.

Reserva un visita guiada a las catacumbas y la Vía Apia

2. La Iglesia Domine Quo Vadis en la Vía Apia de Roma.

Siguiendo el recorrido de la Vía Apia de Roma, se llega a la Iglesia Domine Quo Vadis. Se cree que, en esta Iglesia Jesús, ya muerto, se apareció ante Pedro, mientras éste trataba de huir de la crucifixión. Ante esta aparición, Pedro habría vuelto a Roma a aceptar su martirio y morir crucificado.

La Iglesia Domine Quo Vadis fue construida en el siglo XVII a partir de una pequeña capilla que data del siglo IX y hay bellos frescos para admirar en su interior.

La temática de los frescos es la Crucifixión de Cristo y el martirio de San Pedro. Si eres aficionado al turismo religiosos también puedes visitar la Capilla Sixtina una de las visitas que es imposible perderse en Roma.

Después de un corto trayecto, llegarás al tercer punto del recorrido, las Catacumbas de San Calixto.

Reserva un visita guiada a las catacumbas y la Vía Apia

3. Las Catacumbas de San Calixto en la Vía Apia de Roma

A lo largo de la Vía Apia de Roma, encontrarás numerosas tumbas y catacumbas debido a que antiguamente estaba prohibido enterrar a los muertos dentro de las murallas de la ciudad. Uno de esos lugares de enterramiento son las Catacumbas de San Calixto que albergan más de 170.000 tumbas.

Las Catacumbas de San Calixto , son las mejor conservadas de toda la Vía Apia y pueden ser visitadas.

Es una visita recomendable, ya que hay numerosas tumbas de mártires y santos cristianos. Si los cementerios te impresionan, esta actividad es mejor que la saltes.

Debes tener en cuenta que tanto las catacumbas de San Calixto como las Catacumbas de San Sebastián son de las atracciones que más llaman la atención de los turistas, por lo que te conviene reservar las entradas con antelación suficiente para evitar decepciones, es una tarea casi imposible conseguir entradas el mismo día.

Compra las entradas a las Catacumbas de Roma

4. La Basílica de San Sebastián en la Vía Apia de Roma

Un poco más adelante de las Catacumbas de San Calixto (San Callisto) se encuentra la Basílica de San Sebastián. En esta Basílica, también hay un enorme complejo de catacumbas, a las que se accede a través de una escalera en la nave derecha de la Basílica.

Las Catacumbas de San Sebastián se convirtieron en un lugar de enterramiento cristiano a finales del siglo II d.C. Anteriormente ya habían sido utilizadas como cementerio pagano.

Debes tener presente que para entrar a las Catacumbas (las de San Calixto o las de San Sebastián) hay que pagar entradas y las colas pueden tardar horas. Conviene que reserves tus entradas a las Catacumbas con antelación.

Recuerda que hay entradas con las que evitas las colas. Cuestan un poco más caras, pero vale la pena pagar el sobreprecio si te ahorras horas de tiempo al saltarte las colas más largas de Roma. Si vas a estar más días en Roma, puedes visitar también las Catacumbas del Vaticano.

A unos 200 metros hacia delante de las Catacumbas de San Sebastián, encontrarás la siguiente parada, las ruinas de Villa di Massenzio.

5. Las Ruinas de la Villa di Massenzio en la Vía Apia de Roma

Las ruinas de la Villa di Massenzio en la Vía Apia de Roma, están compuestas por tres edificios principales: el circo, el palacio y el mausoleo. Es un complejo arquitectónico muy interesante que vale la pena visitar.

El mausoleo dinástico también es conocido como la tumba de Rómulo, porque se cree que allí fue enterrado. Sea verdadera o no la historia sobre el enterramiento de Rómulo en este lugar, es un monumento magnífico y en conjunto con las otras dos construcciones forman un complejo armónico y de una belleza sobria e intemporal.

Inmediatamente después de pasar la tumba de Rómulo, llegarás a la sexta parada del recorrido por la Vía Apia de Roma, el Mausoleo de Cecilia Metella.

6. El Mausoleo de Cecilia Metella en la Vía Apia de Roma

Cuando llegues a este punto, verás uno de los mausoleos más emblemáticos de la época romana. El Mausoleo de Cecilia Metella es uno de los centros funerarios más impresionantes de Roma. La enorme y bella construcción sirvió de tumba de Cecilia Metella, hija del cónsul Quinto Metello, conquistador de Creta.

El Mausoleo de Cecilia Metella fue incorporado al castillo por la familia Caetani como torre principal y mantuvo su aspecto imponente hasta nuestros días.

Debes continuar caminando y después de unos minutos encontrarás, a tu derecha, el séptimo punto de interés del recorrido de la Vía Apia de Roma, las ruinas del Frontespizio y un poco más adelante la granja medieval de Santa María Nova y el sepulcro piramidal.

7. Las ruinas del Frontespizio en la Vía Apia de Roma, la granja medieval Santa María Nova y el sepulcro piramidal.

Estos tres monumentos se encuentran a muy poca distancia uno de los otros, por lo que no te llevará mucho tiempo recorrerlos. Las ruinas del Frontespizio es un núcleo de ruinas bien conservado, de pequeña dimensión. Se cree que datan aproximadamente del siglo I a.C. Unos cuántos metros más adelante, está la granja medieval de Santa María Nova.

Continúa caminando unos pocos metros y verás que más adelante se levanta una estructura de forma piramidal, de la que hasta el momento no se tiene demasiada información, pero debido al gran tamaño de la sepultura se han tejido muchas especulaciones sobre el propietario, pero ninguna de las teorías se ha confirmado.

Continuando con el recorrido de la Vía Apia de Roma, unos 100 metros más adelante, encontrarás la octava parada, formada por el llamado Tumuli degli Orazi y a 150 metros de éste último, verás la Villa de los Quintili.

8. Tumuli degli Orazi y Villa de los Quintili en la Vía Apia de Roma

El complejo funerario Tumuli degli Orazi, está formado por dos tumbas similares a las tumbas etruscas encontradas en la necrópolis de Banditaccia. Se cree que podrían datar del siglo II a III A.C.
Aunque se han tejido muchas teorías alrededor de estas tumbas, lo único que se ha podido corroborar hasta el momento, es que una de ellas está vacía y no hay indicios ciertos sobre quienes pudieron estar enterrados allí.

En contraste con la austeridad de los Tumuli degli Orazi, encontrarás 150 metros más adelante, la Villa de los Quintili. Se trata de un magnífico complejo residencial, el mayor en los suburbios de Roma.

La Villa de los Quintili pertenecía a los hermanos Quintilio, cónsules romanos en el año 151 d.C.

Los hermanos fueron asesinados por supuesta traición y conspiración por órdenes del Emperador Cómodo y la Villa fue confiscada. Después de la ejecución de los hermanos Quintili, la Villa continuó siendo utilizada como residencia por varios emperadores romanos, incluido Cómodo.

Continuando con el paseo llegarás a la novena parada, el Casal Rotondo.

9. El Casal Rotondo

El Casal Rotondo, es el Mausoleo circular más grande de la Vía Apia de Roma y uno de los mayores de Europa. Este enorme mausoleo estuvo en una época recubierto por mármol travertino y se cree que fue construido alrededor del siglo I antes de Cristo.

Lamentablemente, a pesar de los muchos estudios que se han llevado a cabo, no se ha logrado conocer muchos más detalles sobre su construcción, orígenes y propietarios originales.

Hace ya bastante tiempo, se encontró una inscripción fragmentada con el nombre de Cotta. Este descubrimiento ha llevado al arqueólogo Luigi Canina a creer que se trata de un monumento funerario erigido por Messalino Cotta, hijo del cónsul Messalla Corvinus, abogado y hombre de letras de la época de Augusto, pero esta teoría no ha sido confirmada.

Sea quien fuera el dueño, no hay duda que se trata de un magnífico monumento y el Casal Rotondo es una de mis paradas favoritas en la Vía Apia de Roma.

A pocos metros de distancia se encuentra la décima y última parada del recorrido por la Vía Apia de Roma, la Torre Selce.

10. La Torre Selce

Se cree que, en el siglo XII, la familia Astalli utilizó los cimientos de una antigua tumba romana como base para una enorme torre conocida hoy en día como la Torre Selce. Está situada en la Vía Apia, casi al final del recorrido turístico.

Durante la Edad Media, los antiguos monumentos de Roma sufrieron un gran deterioro porque se utilizaron como canteras, proporcionando a la gente ladrillos y piedra baratos.

Con el paso de los siglos, los monumentos a lo largo de la Vía Apia fueron sucesivamente saqueados, perdiendo la mayoría de sus riquezas. La Torre Selce no escapó a ese destino y además del deterioro lógico por el paso del tiempo, los sucesivos saqueos le han quitado el esplendor que debió tener en su época.

Si miras a lo lejos podrás contemplar el acueducto que abastecía la Villa de los Quintili. La vista es magnífica, se trata de una obra de ingeniería extraordinaria y de una belleza fuera de lo común.

¿Recorrer la Vía Apia a pie con niños es posible?

Recorrer la Vía Apia en Roma a pie es una experiencia maravillosa, pero significa muchas horas de caminata. Caminar tanto con niños pequeños no es recomendable si no están acostumbrados. Si deseas hacerlo, lleva un carrito para poder ayudar a los pequeños cuando estén muy cansados.

No olvides llevar agua y tentempiés para los pequeños. Tampoco olvides los gorros y el protector solar.

El recorrido por la Vía Apia con niños puede ser más sencilla fuera de los meses de más calor y frío. Si vas a viajar a Roma con niños, ten en cuenta el clima al momento de planificar el viaje, trata de hacerlo durante la mejor época para viajar a Roma.

Consejos para recorrer la Via Apia de Roma

  • Como es un recorrido que lleva mucho tiempo, debes recordar mantenerte hidratado (lleva unas botellas de agua contigo), vestir ropa cómoda (si es deportiva mejor aún) y un calzado adecuado (evita las sandalias y ni se te ocurra ir de tacones).

  • Lo mejor que puedes hacer es ir reservando las entradas de las atracciones de la Vía Apia a las que quieras entrar para ahorrar tiempo durante el viaje y asegurarte de encontrar entradas disponibles.- Opta siempre por las entradas preferentes, hacer colas en Roma puede ser realmente tedioso.

  • Planifica el viaje con tiempo y asegúrate de reservar tus entradas, al menos a las atracciones principales con suficiente antelación.

  • Si es tu primer viaje a Roma, procura preparar tus itinerarios con tiempo extra para el caso de imprevistos. La clave para un viaje óptimo está en la planificación previa.

  • Ten en cuenta estas 10 claves para organizar tu viaje a Roma y verás que ahorras mucho tiempo al organizar tu visita.