Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Cómo visitar Pompeya por libre

Si estás deseando visitar Pompeya pero el tiempo o el presupuesto no te encajan con una excursión organizada, siempre puedes llegar allí y disfrutar la ciudad por libre. Te doy las claves para organizarte.

Carmen Navarro

Carmen Navarro

Lectura de 5 minutos

Cómo visitar Pompeya por libre

Visitando Pompeya | Carlos Fuentes

¿Cuánto cuesta una entrada a Pompeya? ¿Podré visitar Pompeya por mi cuenta? ¿Y si quiero comer por allí, cuáles son los mejores restaurantes?

Si las excursiones organizadas no son lo tuyo, debes saber que Pompeya es accesible para visitantes que viajan por libre.

Eso sí, sigue estos consejos para que la visita vaya sobre ruedas y no tengas que dejar demasiadas cosas a la improvisación.

1. Compra las entradas online y con antelación

Calle de Pompeya | ©MCAD Library
Calle de Pompeya | ©MCAD Library

Esto es lo primero que debes hacer: consulta disponibilidad y precio de las entradas a Pompeya para las fechas en las que tengas previsto viajar.

Especialmente en temporada alta (verano y festivos como Semana Santa) las entradas vuelan, hay mucha demanda y es posible que te quedes sin ellas.

Respecto al precio: la entrada sencilla cuesta 16 € si llegas allí por la mañana y 10 € si decides acceder después de comer, ya que tendrás menos horas para disfrutar de la ciudad.

Las podrías comprar en taquilla, pero es algo que no te recomiendo, ya que tendrás que esperar largas colas y corres el riesgo de entrar ya cansado a visitar los restos arqueológicos de Pompeya.

Recuerda también que si viajas con niños, los bebés de hasta 2 años entran gratis y que hay tarifas reducidas para los niños. Consulta bien los precios online antes de reservar. Consúltalo en su página oficial.

Reserva tu visita a Pompeya

2. Decide cómo vas a llegar hasta allí y si lo necesitas, reserva tu billete

Viaja en autobús a Pompeya | ©KK70088
Viaja en autobús a Pompeya | ©KK70088

Si viajas por tu cuenta, mi consejo es que organices bien el método de transporte que utilizarás para llegar hasta allí. Una vez descartadas las excursiones organizadas, para ir por libre podrás elegir entre ir en tren, autobús o coche.

Si viajas desde Nápoles, el camino es corto, en aproximadamente 40 minutos estarás en la puerta de acceso a las ruinas de Pompeya y el transporte, tanto en bus como en tren, no tiene por qué costarte más de 5 € por trayecto.

Si viajas desde Roma, donde la distancia es algo mayor (más de 200 kilómetros), lo mejor es organizarlo con más tiempo: hay varios tipos de trenes -los precios varían en función de si coges un tren regional o uno rápido- que pueden llevarte hasta Pompeya en poco más de una hora.

En autobús, en cambio, el recorrido es más largo y puedes llegar a tardar unas 3 horas. Puedes consultar aquí horarios, precios y disponibilidad del transporte para saber cómo llegar a Pompeya desde Roma.

3. Por qué no debes descartar una visita guiada

Visita guiada | ©Nick Hubbard
Visita guiada | ©Nick Hubbard

Tanto si tienes tiempo de sobra como si andas con el tiempo justo, una visita guiada siempre te ayudará a poner en contexto todo lo que ves: comprender la historia, cómo era cada edificio antes de quedar petrificado bajo la lava, cómo se vivía en Pompeya hace casi 2000 años...

Aunque hayas descartado en un principio unirte a una excursión a Pompeya, una visita guiada completará tu visión de la ciudad adentrándote en su historia y costumbres, cosa que es bastante difícil conseguir si estás caminando por allí sin rumbo a tu aire.

Si tienes pensado pasar allí un día entero, valora la opción de hacer una visita guiada a primera hora para orientarte y conocer los detalles más importantes y dedica el resto de tu tiempo a pasear y profundizar en lo que más te haya gustado.

Reserva tu visita a Pompeya

4. No caigas en las trampas para turistas: elige bien dónde comer

Degusta la rica comida italiana | ©SergioDelgado
Degusta la rica comida italiana | ©SergioDelgado

Como toda atracción turística, Pompeya tiene bastante servicio gastronómico cerca de las ruinas pero también en la parte más moderna de la ciudad.

Si te quedas cerca de la zona arqueológica, ve con cuidado con los menús que se ofrecen y sus precios, ya que puedes llevarte una sorpresa desagradable.

Si quieres organizar bien tu tiempo y asegurarte de que vas a disfrutar de tu menú, he escrito un artículo recopilando los mejores lugares donde comer en Pompeya. Tanto si buscas pasta, pizza, platos variados, buenos cafés o incluso deliciosos helados, estás de suerte.

5. Organiza con antelación un recorrido con lo que quieres ver en Pompeya

Planifica tu visita para no perderte nada | ©Carol
Planifica tu visita para no perderte nada | ©Carol

Para evitar que acabes deambulando por las calles de Pompeya sin rumbo o sin comprender demasiado bien qué es lo que estás viendo, mi consejo es que te organices el recorrido un poco antes de ir.

En este artículo te cuento qué es lo esencial que tienes que ver y hacer en Pompeya y eso te ayudará a tener una planificación inicial de tu visita.

Otra opción muy recomendada es que leas algo (o te documentes con un vídeo) sobre la historia de la ciudad y la erupción del Vesubio. Te recomiendo este documental en vídeo y este reportaje de National Geographic.

6. ¿Tienes tiempo para subir al Vesubio? ¡No lo dudes!

Visita el Vesubio | ©Vincenzo De Simone
Visita el Vesubio | ©Vincenzo De Simone

Si tienes tiempo de sobra, lo primero que deberías valorar es la opción de subir al Vesubio para ver su cráter y contemplar la espectacular panorámica de Pompeya y sus alrededores.

A poco más de media hora en autobús llegarás a 1000 metros de altura en el volcán y podrás subir andando hasta el cráter (ojo que la subida es bastante empinada, así que deberás tener una forma física mínima).

7. ¿Y qué puedes hacer en los alrededores de Pompeya cuando termine la visita?

Vista de la costa de Capri | ©Will Truettner
Vista de la costa de Capri | ©Will Truettner

Como primera opción, lo que más recomiendo es subir al Vesubio sin ninguna duda. Ya que has llegado hasta aquí, aprovecha para ver de cerca este espectáculo de la naturaleza.

Si te apetece seguir explorando la historia de la erupción del Vesubio, Herculano también está bastante cerca y con sus ruinas, espectacularmente bien conservadas, te permitirá completar tu visita a la zona.

Ten en cuenta también la cercanía con Nápoles hace que la ciudad sea una gran opción para dar un paseo después de recorrer Pompeya. También la isla de Capri o la mismísima Costa Amalfitana son destinos idílicos a tiro de piedra de Pompeya. Te dejo más detalles en mi artículo sobre qué ver y qué hacer cerca de Pompeya.