Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

10 cosas que hacer en Cracovia en enero

Para empezar el año, no hay nada mejor que un fin de semana largo en Cracovia. Algunos lugares sacan su mejor faceta cuando las temperaturas bajan y la ciudad polaca pertenece a este gremio. ¡Sus acogedores bares te harán olvidar cualquier dificultad!

Matteo Gramegna

Matteo Gramegna

Lectura de 11 minutos

10 cosas que hacer en Cracovia en enero

Cracovia | ©Maïté De Seranno

Naturalmente, la oferta de Cracovia no se limita a sus establecimientos. La capital del voivodato de Pequeña Polonia te sorprenderá con sus joyas que incluyen la espléndida Plaza del Mercado y la sorprendentes mina de sal que se encuentra a pocos km del casco viejo.

1. Tomate un descanso en las cafeterías tradicionales

Café Noworolski | ©Cancre
Café Noworolski | ©Cancre

Visitar el norte de Europa en invierno es una excelente manera de comprender las costumbres y tradiciones locales. En Polonia, por ejemplo, a la gente le gusta pasar las tardes en los cafés tomando chocolate caliente o una taza de té, tal vez con al lado una rebanada de tarta.

En Cracovia, la cultura del café se remonta al siglo XIX cuando la ciudad era parte del imperio Austro-Húngaro y los establecimientos de estilo vienés eran frecuentados por las élites intelectuales. Esta costumbre sobrevivió al comunismo y sigue viva hoy en día. Si te interesa la gastronomía, te recomiendo leer el post sobre los mejores restaurantes de Cracovia.

En Cracovia existen decenas de bares donde podrás entrar en calor después de un paseo por el centro. Sigue leyendo, hemos preparado un pequeño listado con las mejores opciones disponibles:

Noworolski

Inaugurado en 1910, el Café Noworolski ha sido testigo de los hitos históricos más importantes de Cracovia. El joven Lenin solía leer periódicos en sus salones de estilo art nouveau y durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizado como cuartel general por las tropas alemanas. Si cierras los ojos puedes imaginarte una estampa de la ciudad polaca durante la Belle Époque.

  • Precio: $$ - $$$
  • Dirección: ul. Rynek Glowny 1 Sukiennice,
  • Recomendado para tomar un trozo de pastel con vistas a la Plaza Mayor y a la Basílica de Santa María

Nowa Prowincja

El lugar predilecto de poetas y compositores. Vale la pena hacer una etapa en Nowa Prowincja por su chocolate caliente de textura espesa. También puedes optar por una copa de vino especiado.

  • Precio: $$ - $$$
  • Dirección: Bracka 3, do 5
  • Recomendado para los amantes de los postes. Además del chocolate, Nowa Prowincja es conocido por su tarta de merengue al limón, la szarlotka (tarta de manzana) y la tarta de queso.

Jama Michalika

El café más antiguo de Cracovia. Fundado en 1895, el café sigue ofreciendo un menú tradicional que abarca todas las comidas del día, del desayuno a la cena. Aunque es frecuentado por muchos turistas, sigue siendo una etapa obligada.

  • Precio: $$ - $$$
  • Dirección: ul. Florianska 45, Krakow
  • Recomendado para los amantes del Modernismo. En este mismo establecimiento nació el Młoda Polska, el movimiento Art Nouveau de Polonia. Los principales artistas de la época colocaron sus creaciones en las paredes.

Reserva un tour guiado por Cracovia

2. Celebra el año nuevo en la Plaza del Mercado

Plaza del Mercado en Invierno | ©Tomasz Bobrzynski
Plaza del Mercado en Invierno | ©Tomasz Bobrzynski

La Nochevieja es una de las noches de fiesta más importantes de Cracovia. En esta fecha, el corazón de las celebraciones es la Plaza del Mercado (Rynek Glowny) que por la ocasión alberga una pantalla láser y un festival musical gratuito con artistas tanto nacionales como internacionales. Generalmente, el concierto empieza a las 20:30 y termina a la medianoche.

Si no quieres pasar frío, puedes esperar el año nuevo en un restaurante. La mayoría de los establecimientos cuentan con un menú de Nochevieja que se concluye a la medianoche con una copa de champagne. Entre las opciones destacadas, podemos mencionar el Restaurante Wierzyneky (que propone los platos que se elaboraban por la corte real polaca) y el elegante Miod Malina.

Si te apetece desahogarte en las pistas, no tienes nada de qué preocuparte. ¡El centro de Cracovia está repleto de vida nocturna! Algunas de las opciones más codiciadas son el Teatro Cubano, el Alchemia y el Propaganda Pub. Ten en cuenta que la mayoría de bares y clubes funcionan con reserva previa. En la víspera de año nuevo deberás reservar con anticipación. Las entradas suelen salir a la venta a principios de noviembre.

3. Explora las profundidades de la tierra en la mina de Wieliczka

Galería de extracción de las Minas de Sal | ©Aleksandr Zykov
Galería de extracción de las Minas de Sal | ©Aleksandr Zykov

A unos 14 km al sureste de Cracovia se encuentra la mina de sal de Wieliczka, una de las atracciones más populares del país. Es un laberinto subterráneo de túneles y cámaras distribuidos en nueve niveles que atrae a los turistas desde mediados del siglo XIX. Nicolás Copérnico, Fryderyk Chopin y Goethe sucumbieron a sus encantos pero no fueron los únicos.

Según una encuesta reciente, los habitantes de Cracovia indicaron que su atracción favorita es propiamente la mina de sal de Wieliczka. En el vientre de la tierra, la temperatura es casi siempre constante y, por lo tanto, visitarla en enero es una buena idea.

En el vientre de la tierra verás paisajes que no se pueden encontrar en la superficie: lagos salinos y hermosas cámaras subterráneas, incluida la singular Capilla de Santa Kinga. La iglesia más grande del mundo construida bajo tierra se encuentra a 101 metros de profundidad y está hecha exclusivamente de sal de roca.

Este lugar de culto está dedicado a Santa Kinga, la patrona de los mineros. Tomasz Markowski esculpió el altar mayor cuyos paneles presentan las figuras de San José, San Clemente y Santa Kinga. El artista polaco realizó también los altares laterales que representan el decreto de Herodes, la masacre de los inocentes y una estatua de la virgen de Lourdes.

El yacimiento se encuentra a unos veinte minutos de Cracovia y puedes llegar fácilmente tanto en bus como en tren. Sin embargo, si te apetece explorar la mina de Wieliczka es preferible contratar una excursión organizada. De este modo, un guía experto te acompañará durante todo el trayecto explicándote las anécdotas históricas más importantes. Para más información, puedes consultar el artículo Cómo llegar a las Minas de Sal de Wieliczka desde Cracovia.

Reserva una excursión a las minas de Wieliczka

4. Dirígete hacia Palacio Krzysztofory y disfruta de los szopki

Palacio Krzysztofory | ©Zetpe0202
Palacio Krzysztofory | ©Zetpe0202

Una de las tradiciones navideñas más típicas de Cracovia es la creación de los szopki, unos pesebres navideños un tanto singulares. En lugar de representar una típica estampa con una gruta, el buey, el asno y la familia de Jesús, estas construcciones se inspiran en los palacios y en las iglesias locales y a menudo contienen las figuras de importantes personalidades polacas. De costumbre, para construir los szopki se utiliza la madera o el contrachapado mientras que las partes más pequeñas suelen estar hechas de cartón.

Los szopki aparecieron por primera vez en el siglo XIII e inicialmente servían como decoraciones portátiles para la jaselka, un teatro medieval de marionetas. Con el tiempo, estas obras empezaron a ser utilizadas para la sátira política tanto que en siglo XVIII fueron prohibidas. Afortunadamente, después de un siglo fueron sacadas del olvido.

En la actualidad, los cracovianos compiten entre ellos para crear el szopki más bonito. Si te apetece ver sus creaciones, el Palacio Krzysztofory acoge a los mejores. La exposición empieza a principios de diciembre y termina a finales de febrero.

5. Admira Cracovia desde una perspectiva distinta

Skalka | ©Mach240390
Skalka | ©Mach240390

Cuando las temperaturas bajan, existe una buena alternativa para ver los monumentos de la ciudad al amparo del frío. Naturalmente estamos hablando de un paseo en barco que te dará la oportunidad de ver el skyline de Cracovia desde unas cómodas butacas. Los cruceros salen del puerto fluvial de bulwar Czerwieński y tras una hora entre las aguas de la Vístula, vuelven al punto de partida. En el trayecto podrás ver las siguientes atracciones:

  • Skalka, una iglesia barroca en las proximidades del barrio de Kazimierz.
  • La colina de Wawel con su castillo y catedral.
  • El Monasterio de las Hermanas Norbertinas, el mayor complejo religioso de Cracovia. Si estás interesado en las arquitecturas religiosas, te recomiendo el post sobre las 10 iglesias de Cracovia que tienes que visitar.
  • El Museo Cricoteka, un centro de documentación artística fundado por Tadeusz Kantor en 1980.
  • Dębniki, un apacible barrio a orillas de la Vístula.
  • El futurista Museo Manggha que alberga una inmensa colección de arte japonés.
  • El montículo de Kosciuszko, una colina artificial que conmemora al héroe nacional Tadeusz Koszciuszko.

Reserva un tour guiado por Cracovia

6. Ponte a prueba en las pistas de Zakopane

Pista de Sky de Zakopane | ©Sende
Pista de Sky de Zakopane | ©Sende

En los últimos años, Polonia se ha convertido en destino muy apreciado para los amantes de la disciplina. Resorts y pistas han mejorado mucho y el precio de un pase diario no alcanza ni la mitad de lo que pagarías en Austria o Francia. Olvídate de las largas pistas alpinas y pirenaicas, aquí suelen ser más cortas pero este punto débil puede convertirse en una fortaleza, sobre todo si estás aprendiendo a esquiar.

Si te alojas en Cracovia, la meta más cercana es Zakopane, un pueblo en las faldas de las montañas Tatra. Los primeros viajeros empezaron a llegar a finales del siglo XVIII y la construcción de un ferrocarril en 1898 aceleró la conversión de esta pequeña ciudad de montaña en un destino turístico de renombre.

Hoy en día, Zakopane es la capital invernal de Polonia y cuenta con tres áreas de esquí: Kasprowy Wierch (esquí alpino de altura a 3 km del centro), Nosal (cuenta con una pista habilitada para Slalom Especial y Slalom Gigante) y la colina Gubalowka. Después de un día en la nieve, puedes ir de compras en la calle Krupowki o probar un típico grzaniec, vino caliente con especias y miel.

Zakopane se encuentra a unos 85 km de Cracovia, por lo tanto es posible llegar por la mañana y volver por la tarde. Si te apetece pasar un día en las montañas, es preferible escoger una excursión organizada. Para tener más detalles, te aconsejo leer el artículo Los mejores tours y excursiones desde Cracovia.

Reserva una excursión desde Cracovia

7. Regálate una noche a teatro

Teatro Juliusz Słowacki | ©Jakub Hałun
Teatro Juliusz Słowacki | ©Jakub Hałun

El Teatro Juliusz Słowacki fue inaugurado en 1893 y se encuentra en la céntrica plaza Świętego Ducha. Diseñado por Jan Zawiejski, es uno de los ejemplos más valiosos de arquitectura teatral en Europa. En los exteriores, podrás apreciar su estilo ecléctico que fusiona elementos neorrenacentistas y neobarrocos mientras que los interiores están decorados con unos frescos del artista vienés Anton Tuch. No por nada, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978.

Los tours en su interior se realizan solamente en los meses de verano pero, si viajas a la ciudad polaca en enero, puedes descubrirlo comprando una entrada para la obra. La programación es muy variada y abarca desde espectáculos tradicionales hasta vanguardistas. Si estás interesado, puedes encontrar todas las funciones en su web oficial. Te recomiendo comprar las entradas con suficiente antelación. Pasar una noche en el teatro es lo ideal para ampararse del frío de enero.

8. Mézclate con los locales en las pistas de hielo

Patinaje sobre hielo | ©RichardBH
Patinaje sobre hielo | ©RichardBH

Las pistas de hielo de Cracovia abren a mediados de diciembre y cierran a finales de febrero. La principal se levanta cada año en el Parque de Blonia, un amplio prado de 48 hectáreas entre el casco viejo y el Parque dedicado al filántropo polaco Henryk Jordan. La mejor pista de hielo de Cracovia cuenta con una gran pista de 1.200 metros, con una senda de hielo de 360 metros y con un espacio para que los más pequeños puedan aprender a moverse sobre los patines.

Fuera del centro, puedes optar por la pista de patinaje que se ubica justo enfrente del Centro Cultural de Nowa Huta. Tiene una superficie de 23 x 35 metros y abre desde el 1 de diciembre hasta finales de febrero. En ambas pistas, puedes alquilar patines y cascos in situ. Encontrarás también bares y food trucks con comida y bebidas calientes.

9. Disfruta de un paseo en carruaje

Carruaje en Cracovia | ©Buffy1982
Carruaje en Cracovia | ©Buffy1982

Cuando la nieve cubre árboles y prados, la naturaleza adquiere un toque mágico. En los alrededores de Cracovia, los bosques se tiñen de blanco cada invierno y una buena manera para gozar de estos paisajes es con un paseo en un carruaje tirado por caballos. Una opción interesante es el Parque Nacional de Ojców, el área natural más pequeña del país y sin embargo una de las mejores.

Este territorio se caracteriza por sus pendientes pronunciadas, por sus formaciones rocosas y, sobre todo, por sus 400 cuevas. Las excursiones a caballo salen de una casa rural y tocan los puntos más bellos del Parque Nacional como, por ejemplo, las ruinas del castillo de Kazimierz. Al finalizar el trayecto, la mayoría de las experiencias terminan con una hoguera donde se asan las kielbasa, unas salchichas polacas aromatizadas con ajo, enebro y mejorana.

Los paseos duran aproximadamente una hora y los precios dependen del número de integrantes del grupo. Estas excursiones son muy populares entre turistas y lugareños, por lo tanto, los organizadores hablan inglés y, en algunos casos, también otros idiomas. Algunos tours también organizan los traslados entre Cracovia y el Parque Nacional de Ojców.

Estos paseos están disponibles también en otras temporadas: ¡basta con cambiar los patines del carruaje por unas ruedas! Si estás interesado a las excursiones en los meses más cálidos, te aconsejo leer el post 10 cosas que hacer en Cracovia en verano.

Reserva un tour guiado por Cracovia

10. Caliéntate como un verdadero leñador

Visitando Axe Nation | ©Rafael Wagner
Visitando Axe Nation | ©Rafael Wagner

¿Estás familiarizado con el lanzamiento de hachas? El tiro con hacha es un deporte en el que el competidor lanza un hacha contra un objetivo. La disciplina nació al otro lado del charco y los primeros que se cimentaron fueron los canadienses. En la actualidad, la práctica ha cruzado el océano y Polonia es uno de los países europeos con más tradición.

En Cracovia, el lugar donde se practica el lanzamiento de hachas se llama Axe Nation y surgió de una intuición de tres apasionados: Kacper Jurasz, Karolina Pach y Tomek Pietraszko. El establecimiento se encuentra en calle Grodzka 46, a unos cinco minutos andando de la céntrica Plaza del Mercado.

Axe Nation nació en 2016 y desde entonces hospeda una liga que sigue las reglas canadiense originarias. El establecimiento se encuentra en un sótano del siglo XIII y cuenta con tres salones y cinco pistas. Al entrar, un coach te explicará las reglas básicas de este deporte y te dará unos útiles consejos sobre cómo lanzar correctamente las armas.

Qué llevar en la maleta para visitar Cracovia en enero

Preparando Equipaje | ©Ketut Subiyanto
Preparando Equipaje | ©Ketut Subiyanto

Enero suele ser el mes más frío del año. Durante el día, la temperatura ronda los 0º mientras que por las noches puede alcanzar fácilmente -7º/-10º. Entonces, ¿qué deberías poner en la maleta? En primer lugar, lo mejor es vestirse en capas. Dado que tendrás que caminar un poco, llévate un un suéter abrigado, una chaqueta pesada y un gorro de invierno. Ten en cuenta que podría nevar, por lo tanto, es recomendable utilizar prendas impermeables. Para más info, te recomiendo leer el post 10 cosas que hacer en Cracovia en invierno.

Planes alternativos para protegerse del frío en enero

Visitando el Museo de la Aviación Lotnictwa Polskiego | ©Daniel Delimata
Visitando el Museo de la Aviación Lotnictwa Polskiego | ©Daniel Delimata

Visitar un museo siempre es una opción recomendable. Si te gustan los aviones, en las afueras de Cracovia se encuentra el Museo de la aviación polaca (Al. Jana Pawła II 39), una etapa obligada para cualquier apasionado. Más cerca del centro, otra opción recomendable es el MOCAK, el museo de arte contemporáneo de Cracovia. Fundado en 2011 en el distrito post-industrial de Zablocie, se ha convertido en el principal centro de cultura contemporánea de la ciudad y cada año es visitado por más de 120.000 personas.

Reserva un tour guiado por Cracovia