Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Las mejores cosas que ver y hacer en Ibiza

Alex Grande

Alex Grande

12 de jun. de 2021 • Lectura de 9 minutos

Las mejores cosas que ver y hacer en Ibiza

©Vladyslav Cherkasenko

1. Bailar noche y día

Fiesta en Ushuaïa | ©Federico Capoano
Fiesta en Ushuaïa | ©Federico Capoano

Ibiza sigue manteniendo el trono como capital indisputada de la fiesta: sus discotecas son algunas de las más famosas del mundo y no en vano la isla recibe millones de visitantes todos los años en busca de satisfacción para sus deseos más hedonistas.

La isla se ganó su reputación en las décadas de los ochenta y noventa, y desde entonces sus clubs han sido escenario de desfase cada vez al alcance de menos. Amnesia, en el centro de Ibiza; Benimussa Park, también conocida como Zoo; Es Paradis y Eden, ambas en la playa de San Antonio; Pacha, junto al puerto de la ciudad de Ibiza; Ushuaïa, en Playa d’en Bossa; son solo algunos de los muchísimos lugares a los que podrás salir de fiesta durante tus vacaciones.

Además, la isla no se queda corta en chiringuitos, restaurantes y locales más pequeños en los que pasar una noche igualmente inolvidable.

Mi favorita, la discoteca Ushuaïa

Hay muchas discotecas en el mundo, pero Ushuaïa es un lugar como ningún otro. Instalaciones de festival, un ambiente espectacular, y fiesta de la mayor calidad. Aquí han pinchado estrellas de la talla de David Guetta, Armin Van Buuren, Calvin Harris, AVICII, o Carl Cox, en sesiones de house y techno durante toda la tarde.

Si este es tu estilo de música, seguramente ya tengas Ushuaïa en el top de tu lista de cosas que hacer en Ibiza, pero aunque no sea 100% tu rollo es una experiencia perfecta para dejar atrás el mundanal ruido del trabajo y arrancar por todo lo alto tus vacaciones.

2. Relajarte en uno de los exclusivos spas de Ibiza

Entrada al Spa Atzaró | ©Travelbusy.com
Entrada al Spa Atzaró | ©Travelbusy.com

Para disfrutar de una experiencia totalmente opuesta a la de una intensa noche de fiesta, puedes visitar alguno de los elegantes y exclusivos balnearios de Ibiza. La mayoría están dentro de algún hotel o complejo turístico, aunque se permite la entrada a ellos seas cliente o visitante.

Quizás el más genuino de los spas de la isla sea Atzaró, ubicado en el centro de un huerto de olivos y palmeras en Santa Eulalia. Allí encontrarás instalaciones como la sauna sueca, hammam, piscina y retiro en el que disfrutar de diferentes masajes y tratamientos de belleza.

Otro que también es una pasada es Magness Soulful Spa, en el Bless Hotel Ibiza. A medio camino entre club social y balneario, encontrarás un circuito de aguas de hidroterapia, tumbonas en las que recibir un relajante masaje, sauna, piscina de agua helada, hammam y hasta un jacuzzi.

3. Descubrir Formentera en una excursión de un día

Playa de Ses Illetes, Formentera | ©David Švihovec
Playa de Ses Illetes, Formentera | ©David Švihovec

Formentera es todo lo contrario a Ibiza: la belleza de sus playas, la mayoría casi vírgenes, combina la textura del azúcar de su arena con los vibrantes y cristalinos colores del agua. Es un trocito del Mar Caribe en una esquina del Mediterráneo, ya sea por sus encantadoras calas o por su interior de aldeas y caminos que recorrer en bicicleta.

Visitar Formentera en un viaje a Ibiza no es solo una forma de desconectar y descansar de la fiesta y el bullicio, es una experiencia que te enamorará. Cuando tu viaje haya terminado, soñarás con volver el siguiente verano.

Por cierto, si buscar los billetes para el ferry y organizar la visita te da un poco de pereza, te recomiendo esta excursión de un día completo en barco a Formentera, desde 100 €, que además pasa por algunos de los lugares más bonitos de Ibiza. ¡Sigue leyendo para conocerlos!

4. Sentir la magia del islote de Es Vedrà

Es Vedrà iluminadas por la luna y las estrellas | ©David Holderbach
Es Vedrà iluminadas por la luna y las estrellas | ©David Holderbach

Es Vedrà es un lugar al que acabarás yendo de una manera u otra en tu viaje a Ibiza: esa es la magia que esconde este islote, uno de los tres puntos de mayor fuerza magnética de la superficie terrestre junto al Polo Norte y el Triángulo de las Bermudas.

Este lugar literalmente te atraerá y atrapará y esto no solo tiene una explicación científica, también es el escenario de un gran número de mitos y leyendas. Se dice que aquí habitaban las sirenas que atacaron el barco de Ulises en la Odisea de Homero, en ocasiones se han visto sombras y luces bajo el mar sin explicación aparente, e incluso avistamientos muy extraños de objetos sobrevolando el firmamento.

Te recomiendo visitar esta losa monolítica que se alza en el mar frente a la costa de Ibiza al atardecer, con una botella de vino o champán, y después de haber visitado la cala de Atlantis, acerca de la cual te contaré a continuación.

5. Explorar un mundo perdido en la cala de Atlantis

Cala de Atlantis | ©David Holderbach
Cala de Atlantis | ©David Holderbach

La cala de Atlantis, construida por la mano humana, es un escenario de fantasía que te invita a soñar con otros planetas. Una antigua cantera al borde del mar de la cual se extrajo gran parte de la piedra con la que se construyó la muralla de Dalt Vila, en el centro histórico de la ciudad de Ibiza, hoy es una cala que en la época hippie sirvió de refugio y lugar de comunión con la naturaleza.

Para llegar a Atlantis, existen dos opciones. Por mar es muy sencillo, ya que podrás atracar el barco en las cercanías y acercarte a nado o en tabla de paddle surf. Por tierra es algo más complicado: saliendo de Sant Josep de Sa Talaia, deberás poner rumbo a Cala d’Hort y justo antes de llegar encontrarás el desvío hacia la Torre des Savinar. Llegarás a un aparcamiento y deberás bajar el camino de tierra durante una media hora hasta llegar a la cala.

6. Ver el atardecer en el auténtico Cafe del Mar

Disfruta de los bellos atardeceres ibicencos desde el Café del Mar | ©Sara Suñé
Disfruta de los bellos atardeceres ibicencos desde el Café del Mar | ©Sara Suñé

Cafe del Mar es todo un icono de Ibiza: un famoso chiringuito de playa desde el que disfrutar el atardecer escuchando suave música relajante.

Ubicado en San Antonio, es uno de los lugares más famosos de la isla y por ello se llena con mucha facilidad. Tendrás que ir pronto y coger sitio, pero es una experiencia digna de recordar y un completo must si es tu primera vez en Ibiza.

7. Huir del turisteo en las calas de Ibiza

Cala Molí | ©Barney Moss
Cala Molí | ©Barney Moss

Ibiza es un paraíso para los sentidos pero no solo por la fiesta, también por sus playas, calas y chiringuitos hechos a la medida de tu disfrute y relax. Aquí tienes una lista de mis lugares favoritos donde huir de las grandes masas en la isla:

Sa Caleta

Es una de las calas más tranquilas de la isla, donde disfrutar de un ambiente más familiar. Por ello, es una de las favoritas de los locales, que te encontrarás plantando sus coloridas sombrillas desde primera hora de la mañana.

La cala tiene una variedad de colores preciosa que podrás admirar desde el pequeño acantilado que la rodea, desde el cual podrás disfrutar de las vistas y hacer una foto muy guay para Instagram o incluir una panorámica en el TikTok de tu viaje.

Cala Molí

Esta cala junto a San Antonio tiene muy poca afluencia de público ya que la playa es de guijarros, y por ello no encontrarás hamacas, tumbonas ni chiringuitos. Paz total para descansar de la gente, si es lo que buscas, y unas aguas de color turquesa en las que darte un baño purificador.

Cala Jondal

Una de las calas más exclusivas de la isla, elegida por muchos locales para atracar su yate y pasar el día. Encontrarás restaurantes y chiringuitos y no será el mejor lugar donde relajarte, pero si donde disfrutar de un ambiente festivo durante día y noche.

Cala Bassa

Especialmente recomendada si vas a visitar Ibiza en familia, esta cala de aguas poco profundas, rodeada de un bosque de pinos y sabinas donde comer a la sombra y descansar, es un lugar ideal donde pasar el día.

8. Hacer una ruta al precioso faro de Punta d’es Moscarter

Faro de Punta d’es Moscarter | ©Els
Faro de Punta d’es Moscarter | ©Els

La costa norte de Ibiza es el lugar más especial donde hacer senderismo en la isla. Los caminos pasan por remotas granjas, bosques de pinos y una costa decorada con encantadoras calas.

Uno de los caminos que te recomiendo hacer es el que comienza en el minúsculo pueblo costero de Portinatx y termina en el faro de Punta d’es Moscarter, un precioso faro pintado con una espiral negra donde disfrutar de vistas inigualables del cabo.

Para llegar, primero tendrás que encontrar la Cala de Portinatx, desde donde comienza el sendero que podrás recorrer en unos 20 minutos sin darte demasiada prisa. Desde el camino, verás una de mis postales favoritas de Ibiza: un acantilado con aguas de profundo color azul y el faro vigilante a lo lejos.

9. Dar un paseo nocturno por Dalt Vila, el centro histórico de Ibiza

Dalt Vila iluminado de noche | ©Alex Kulikov
Dalt Vila iluminado de noche | ©Alex Kulikov

Dalt Vila es el centro histórico de Ibiza, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una visita que disfrutarás sea cual sea tu plan en la isla.

Las impresionantes fortificaciones de la ciudad fueron obra de Carlos V, que las mandó construir en el año 1500 para defender el asentamiento de los ataques de piratas bereberes y la armada francesa. Puedes recorrerlas y asomarte a las fantásticas vistas del puerto.

Desde la muralla podrás acceder a la ciudadela de lo que se conoce propiamente como Dalt Vila. Simplemente sigue las indicaciones a través de las callejuelas hasta que te encuentres con el caballeresco portón principal de la ciudad antigua, que conduce a la Plaza de Vila desde la que comenzar a explorar este precioso barrio. Encontrarás restaurantes, galerías de arte y tiendecitas por las que pasear.

Aprovechando tu visita a la ciudad de Ibiza no te pierdas su majestuosa catedral, que recibe el precioso nombre de Catedral de la Virgen de las Nieves, construida sobre una antigua mezquita y que mezcla el estilo gótico y el barroco en la nave central.

10. Asistir a un festival ibicenco

Bailarines con el traje regional | ©Manuel QC
Bailarines con el traje regional | ©Manuel QC

Ibiza celebra una serie de festividades a lo largo del año, de los cuales la Festa de Maig y la Festa de Nostra Sanyora de la Victoria son algunas de las más coloridas y bonitas. Si por casualidad visitas la isla en mayo, podrás disfrutar de una experiencia que hará aún más memorable tu viaje.

La Festa de Maig es la fiesta que celebra la primavera, y tiene lugar el primer domingo de mayo en Santa Eulalia. Verás carros adornados con flores y locales con vestimentas folclóricas representando bailes tradicionales.

La Festa de Nostra Sanyora de la Victoria tiene lugar el segundo domingo de mayo. Para asistir a esta celebración, tendrás que acercarte a la isla vecina de Ibiza, Mallorca, y visitar el pueblo de Sóller, donde se representa el ataque de piratas turcos a la isla en 1561 y cómo fueron repelidos por los mallorquines, en un simulacro de batalla con disparos y fuego.

11. Hacer un road trip por la isla

Disfruta de la isla y sus carreteras | ©MAX LIBERTINE
Disfruta de la isla y sus carreteras | ©MAX LIBERTINE

Por último, te recomiendo una experiencia para la que no necesitarás organizarte ni planear demasiado. Alquila un coche, haz la mochila para un par de días y coge la carretera que bordee la playa para hacer una ruta circular por Ibiza.

Es posible hacer un road trip por Ibiza en unas cinco horas, en las que recorrerás los cerca de 192 kilómetros de carreteras al borde de la costa. Pero mi recomendación es hacer esta excursión en dos días: párate en faros, miradores, acantilados y playas y busca un sitio donde ver el atardecer y pasar la noche. A la mañana siguiente podrás poner rumbo de vuelta a tu punto de partida siguiendo la ruta circular y terminando este precioso viaje.

Qué hacer en Ibiza