Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

10 cosas que hacer en Venecia en invierno

Unas vacaciones en Venecia durante el invierno pueden traerte muchas sorpresas. Además de la celebración del carnaval, la ciudad también se engalana por navidad y ofrece un sin fin de actividades.

Joaquín Montaño

Joaquín Montaño

Lectura de 13 minutos

10 cosas que hacer en Venecia en invierno

Neblina en Venecia | ©Alexandra E Rust

Definitivamente, el invierno puede ser una gran época para disfrutar de todo lo que hay que ver y hacer en Venecia. A los atractivos habituales que ofrece a sus visitantes, esta época del año incluye dos de las grandes fiestas de la ciudad: la Navidad y, como no, su fantástico carnaval.

Otro punto a favor de pasar unos días de invierno en Venecia es que la afluencia turística es mucho menor que en verano. Esto va a permitir pasear con más tranquilidad y apreciar cada detalle al ritmo que queramos. Si a esto le unimos la posibilidad de ser testigos de eventos como la llegada de la Befana o la Festa Veneziana sull’acqua es seguro que el viaje será inolvidable.

1. Visita los mercados navideños y disfruta de la iluminación de la ciudad

Mercado navideño de Campo Santo Stefano | ©Plaza Mayor.
Mercado navideño de Campo Santo Stefano | ©Plaza Mayor.

El invierno en Venecia es, sin duda, una de las mejores épocas para visitar la ciudad. En diciembre, por ejemplo, solo te hará falta pasear por sus calles y plazas decoradas e iluminadas para sentirte inmerso en el espíritu navideño, una sensación que se va a acrecentar cuando vayas a alguno de los mercadillos.

El mercado de Navidad más destacado de la ciudad es el de Campo Santo Stefano. Con la iglesia de San Esteban como fondo de lujo vas a encontrar todo tipo de artículos de decoración en los muchos puestos que allí se instalan. Junto a estos productos, también se ofrecen juguetes para niños, máscaras venecianas y los más bellos objetos de cristal de Murano.

Mientras estás rebuscando en los puestos de ese mercado puedes también probar alguna especialidad de grappa, como la que tiene un delicioso sabor a chocolate. Por supuesto, puedes optar por un buen vino espumoso y acompañarlo de alguna de las especialidades gastronómicas que allí se venden.

Otros mercados que seguro que te van a gustar son los de Campo San Polo, el del Palazzo Zenobio o los que se instalan en el Mestre.

Sin embargo, el de Santo Stefano cuenta también con la ventaja de su cercanía al Gran Canal. De hecho, mi consejo sería que tras dejar el mercado atravieses ese canal y te acerques a la zona del puente del Rialto, un lugar perfecto para comprar algunos regalos o para comer algo en los bares y restaurantes que allí abundan.

Reserva un tour por Venecia

2. Acude a uno de los muchos conciertos del invierno veneciano

Teatro La Fenice | ©Benh LIEU SONG
Teatro La Fenice | ©Benh LIEU SONG

Los amantes de la música clásica o, simplemente, todos aquellos que quieran disfrutar de uno en los más bellos escenarios de la ciudad deben saber que la temporada invernal en Venecia les ofrece una gran cantidad de opciones, desde los que tienen lugar para despedir el año hasta los que se celebran en la prisión del Palacio Ducal.

Para empezar, en invierno comienza la gran temporada de la ópera en el Teatro La Fenice. Durante los meses siguientes todos los aficionados tendrán la oportunidad de asistir a representaciones en una de las cunas del género en el mundo.

Como eventos especiales destaca el Concerto del Capodanno, el tradicional concierto de fin de año, que se celebra cada 1 de enero. No obstante, también se puede escuchar el mismo repertorio los días anteriores, entre el 28 y el 31 de diciembre.

Otro gran escenario que acoge conciertos durante toda la época estival es la iglesia de San Vidal, a pocos pasos del Gran Canal. Muchos de estos conciertos están dedicados a la música de Vivaldi.

La Scuola Grande San Teodoro, dentro de su programación cultural, también ofrece a venecianos y turistas un gran número de conciertos. El más destacado es su tradicional concierto de carnaval en el mes de febrero.

Si hay un lugar que, en principio, podría considerarse poco apropiado para ofrecer actuaciones musicales, ese es la prisión del Palacio Ducal. Sin embargo, desde hace ya unos años, el recinto es el escenario de varios espectaculares conciertos de música barroca.

Por último, en la ciudad se organizan conciertos en algunos palacios a los que puedes asistir. Solo debes darte prisa para conseguir las entradas antes de que se agoten.

Reserva entradas para el concierto de I Musici Veneziani

3. Solo para valientes: empieza el año con un baño en el Lido

Visitando Lido | ©Gary Houston
Visitando Lido | ©Gary Houston

Tras pasar la Nochevieja celebrando la llegada del año, los venecianos más intrépidos tienen aún una tradición que cumplir: el primer baño del año. Si deseas unirte (o simplemente estar en la zona y disfrutar del ambiente) tienes que tener en cuenta que las temperaturas suelen ser bastante bajas.

Esta tradición tiene lugar en las playas del Lido, donde cientos de atrevidos bañistas acuden para darse un breve chapuzón en unas aguas gélidas. Por supuesto, la actividad está abierta a cualquiera que se atreva, pero te aconsejo que midas bien tus capacidades y tu estado tras una noche de festejos.

Después del baño, la zona se convierte en una pequeña fiesta. Se reparten panettones, vino y lentejas a los presentes, todo de manera gratuita (aunque es costumbre dejar una pequeña propina). Dado que no suele haber muchos turistas, esta actividad es de las mejores para introducirse en el auténtico ambiente de Venecia.

Para llegar al Lido lo mejor es usar el vaporetto veneciano. En este caso, debes buscar la parada en la Piazzale Roma. Otra opción es el tren, ya que desde Venecia parten varias líneas que te van a llevar a tu destino.

4. Vive como un niño la Epifanía y la llegada de la Befana

Disfraces de la bruja Befana | ©Promonautica.
Disfraces de la bruja Befana | ©Promonautica.

El 12º día de la Navidad, el 6 de enero, los italianos celebran la fiesta de la Epifanía. Ese día, una bruja llamada Befana deja regalos a todos los niños que se hayan portado bien, así como carbón a los menos buenos. En Venecia, además de los actos oficiales, puedes disfrutar de los mercados que se instalan ese día y comer los dulces tradicionales acompañados de chocolate.

Sin embargo, lo que más te va a llamar la atención si pasas ese día en Venecia es la manera de celebrar la llegada de la Befana (aquí te dejo la leyenda por si vas con niños a Venecia y se la quieres explicar). Para empezar, los venecianos se disfrazan de anciana y pasean por la ciudad y, además, se organizan dos interesantes eventos que vale la pena contemplar.

El primero es una carrera, la Corsa dea Befana, en la isla de Lido. En esta prueba participan atletas y aficionados que persiguen a la bruja montada en moto por toda la ciudad.

El segundo evento es aún más interesante. Se trata de la Regatta delle Befane, en la que participan los mejores miembros de uno de los clubes de remo de la ciudad. La salida está situada en San Toma, pero te aconsejo que busques un lugar entre el Gran Canal y el puente de Rialto (uno de los puentes más bellos de Venecia) para verla.

Contrata un paseo en góndola por el Gran Canal

5. Participa en la inauguración del carnaval en la Festa Veneziana sull’acqua

Festa Veneziana sull’acqua | ©Karen C
Festa Veneziana sull’acqua | ©Karen C

Busca una máscara, hazte con un disfraz (sin importar lo elaborado que sea) y lánzate a disfrutar de los primeros eventos que abren el popular carnaval veneciano. Si estás en la ciudad en febrero no puedes perderte las actividades que tienen lugar en los dos días de la Festa Veneziana sull’acqua , con grandes espectáculos y una interesante regata.

La Festa Veneziana sull’acqua tiene lugar en el canal de Cannaregio (un buen sitio si estás buscando restaurantes no demasiado caros en Venecia) durante el primer fin de semana de carnaval. El sábado se desarrolla un fabuloso espectáculo acuático en la que varios artistas ofrecen sus mejores actuaciones ataviados con sus disfraces y máscaras.

El día siguiente tiene lugar la primera regata del carnaval, la Regata delle Columbine. Esta comienza en el Gran Canal, pero el lugar más interesante se encuentra en la meta, en el propio Cannaregio. Allí se instalan numerosos puestos de comida y vino caliente, todo amenizado con música.

La popularidad de estos eventos atrae a un gran número de venecianos y turistas. Por ese motivo te aconsejo que vayas con bastante antelación a los lugares en los que se desarrollan para coger un buen sitio.

6. Disfrutar del Carnaval de Venecia

Carnaval en Venecia | ©Enrico Strocchi
Carnaval en Venecia | ©Enrico Strocchi

Venecia en febrero equivale a carnaval. Las actividades comienzan semanas antes de que se inaugure la fiesta oficialmente y continúan sin descanso durante todos los aproximados 10 días de la misma. Deja atrás la timidez y participa activamente en los eventos que tienen lugar, ya que te aseguro que no vas a olvidarlos.

Durante los días del carnaval es tradicional pasear en góndola y escuchar una serenata, así como participar en los bailes en los palacios o, si no tienes la suerte de poder asistir, en las plazas de la ciudad. El Palacio Ducal se viste con dos grandes máscaras para dar la bienvenida a estos días de diversión.

Lo primero que puede venirnos a la mente cuando se habla del carnaval de Venecia son los bailes privados y las máscaras. Muchas de estas fiestas privadas tienen una historia centenaria y han continuado celebrándose en los mismos palacios en los que se realizaban en el siglo XVIII.

Desafortunadamente, no es nada sencillo asistir a una de ellas. Solo podrás intentarlo en aquellas que cobran entrada y si la compras casi con un año de antelación. No olvides que existe un código de vestimenta muy estricto: disfraz de alta costura con una temática histórica y máscara.

Más sencillo y menos formal es asistir a cualquiera de las fiestas que tienen lugar en la plaza de San Marcos. Con una máscara y algún traje llamativo pasarás sin problema por veneciano. Además de disfrutar de la fiesta, no puedes dejar de probar las especialidades gastronómicas que venden en la calle, sobre todo los dulces.

7. Conoce la tradicional Festa de la Marie

Procesión de la Festa Marie | ©Claude Schildknecht
Procesión de la Festa Marie | ©Claude Schildknecht

El mejor momento para admirar los trajes más tradicionales de Venecia es la Festa delle Marie, un evento en el que se escoge a las mujeres jóvenes que van a participar en uno de los desfiles más importantes del carnaval y en el tradicional Vuelo del León.

El proceso de selección empieza varias semanas antes de que se inaugure el carnaval, cuando se hace una preselección de las candidatas. Uno de los requisitos es que todas residan en Venecia.

Una vez elegidas las 12 Marie tiene lugar un desfile desde San Pietro di Castello (donde estaba la antigua basílica de la ciudad) hasta la Plaza de San Marcos. Allí se presenta a cada una de las María al pueblo de Venecia. Este desfile es visualmente impresionante, ya que participan los representantes de muchos asociaciones históricas ataviados con elaborados trajes medievales.

La tradición de la Festa de la Marie nació hace más de 10 siglos. La leyenda afirma que todas las parejas que iban a casarse tenían que recibir la bendición el día de la Purificación de María, el 2 de febrero. De entre las novias más pobres se seleccionaban a 12, que recibían bellos vestidos prestados y joyas para adornarse. Después, propio Dux las recibía en el Palacio Ducal y tenía lugar una fastuosa fiesta.

La tradición se rompió en el año 973, cuando la ciudad fue atacada por los piratas durante esa celebración. Las 12 novias fueron raptadas, pero los venecianos consiguieron rescatarlas poco después. Para conmemorar este hecho se estableció la celebración de la Festa de la Marie .

Compra tu entrada para el Palacio Ducal

8. Despide el carnaval con el Svolo del Leone – El vuelo del león

Svolo del Leone en Plaza San Marco | ©Gary Houston
Svolo del Leone en Plaza San Marco | ©Gary Houston

Tanto si has tenido la inmensa fortuna de pasar todo el carnaval en Venecia como si solo has llegado para su final, la ceremonia del Svolo del Leone es una visita obligada. No solo es una celebración realmente bella, sino que también es un evento muy sugerente cargado de simbolismo. Por supuesto, no puede faltar la parte festiva con música, bebida y comida.

El león alado es el símbolo de la ciudad y ya lo era en la época de la Serenísima República. Para este acto, el león está representando en una enorme bandera de San Marcos que es izada hasta el campanario de la basílica del mismo nombre. Justo antes, en una plaza abarrotada, se da a conocer a la ganadora del certamen de la Marie.

Mientras esto ocurre, los músicos de La Fenice interpretan el Himno de San Marcos. Cuando la bandera llega a su lugar comienza un estupendo espectáculo de fuegos artificiales con el que se pone punto y final a la fiesta.

Compra tu entrada para la basílica de San Marcos

9. Escapa del frío visitando los subterráneos de la ciudad

Prisiones del Palacio Ducal | ©Depositofotos
Prisiones del Palacio Ducal | ©Depositofotos

Es posible que si el frío arrecia no te apetezca estar en la calle. Una actividad diferente y que te va a permitir durante un rato de las bajas temperaturas es bajar a los subterráneos de la ciudad para descubrir alguno de sus atractivos más desconocidos. Aunque no lo parezca, bajo algunos de los edificios de Venecia se esconden interesantes criptas y pasadizos.

Pasear por estos túneles es, definitivamente, una experiencia diferente. Normalmente, las visitas se realizan solo con la luz de una antorcha o con una pequeña linterna que van a iluminar desde criptas casi olvidadas (como la de San Simeon Piccolo o la de San Zaccaria) hasta algunos frescos realizados bajo tierra. Igualmente, también se pueden contemplar un nicho repleto de calaveras al estilo de las catacumbas.

10. Prueba los dulces venecianos propios del invierno

Variedad de Fritelle | ©Terry
Variedad de Fritelle | ©Terry

El invierno en Venecia viene acompañado por una serie de especialidades gastronómicas propias de esa época, especialmente dulces. Para vivir en profundidad la experiencia de viajar a la Ciudad de los Canales en estas fechas es imprescindible probar alguno de estos platos, ya sea en la calle o en algún tour gastronómico.

La primera gran especialidad veneciana está muy ligada al carnaval. Se trata del fritelle, una receta que parece tener varios siglos de existencia. Se trata de un buñuelo que se vende en los puestos callejeros desde unas semanas antes de que empiece la gran fiesta de la ciudad. Hoy en día, se pueden encontrar innovaciones como los de nutella o ron.

Otro postre típico de la ciudad es el galani, un tipo de masa frita parecido al castagnole. La principal diferencia es que este último se sirve con azúcar glas por encima.

Reserva un tour gastronómico por Venecia

Tiempo en Venecia durante el invierno

Venecia en la Nieve, San Sebastiano | ©Drew de F Fawkes
Venecia en la Nieve, San Sebastiano | ©Drew de F Fawkes

Hay que reconocer que los que odian el frío van a encontrar que el clima veneciano en inviernoes bastante desapacible. Además de por las bajas temperaturas, la sensación térmica es más fría debido a la niebla, la humedad y vientos como el siroco o el bora. Siempre, en cualquier caso, conviene consultar la previsión
antes de viajar.

Aún así, existen algunas diferencias dependiendo de la fecha en la que se viaje dentro de la estación invernal:

  • Diciembre: es el segundo mes más frío de todo el año, con máximas de 8º y mínimas de 1º.
  • Enero: el mes más frío. Las máximas apenas superan los 8º de media, mientras que las mínimas rozan lo 0º. Es también el periodo con más probabilidad de nieve.
  • Febrero: la segunda quincena supone un pequeño cambio en las temperaturas. Las máximas empiezan a acercarse a los 10º, aunque las mínimas permanecen cercanas a 1º de media. A su favor, se trata del mes menos lluvioso del año.
  • Marzo: la temperatura empieza a subir y las máximas llegan a los 13º. De noche, sin embargo, sigue haciendo bastante frío, con unos 4º de media.

Viajar a Venecia en temporada de acqua alta

Acqua alta en la Plaza de San Marcos | ©Javier Valero Iglesias
Acqua alta en la Plaza de San Marcos | ©Javier Valero Iglesias

Aunque el riesgo de acqua alta (agua alta) comienza en los meses de otoño, diciembre es uno de los meses en los que este fenómeno es más habitual. Se trata, en resumidas cuentas, de la subida de la marea hasta unos niveles que hacen que las calles y plazas de la ciudad se inunden.

Una web oficial recoge los avisos sobre la posible acqua alta, pero la previsión solo es fiable a tres días vista. Sin embargo, la mayoría de las veces este fenómeno solo supone una pequeña inundación que no impide hacer vida casi normal y, además, suele durar entre 2 o 3 horas.

Muy diferente es cuando se produce algún episodio de acqua alta más grave. Cuando eso ocurre, las sirenas de la ciudad suenan en señal de aviso y el agua puede llegar a inundar gravemente algunas zonas.

Además de consultar esas previsiones, mi consejo es que lleves botas adecuadas para el agua y, sobre todo, que te lo tomes con calma.

¿Vale la pena viajar a Venecia en invierno?

Mercado Navideño en Venecia  | ©Plaza Mayor.
Mercado Navideño en Venecia | ©Plaza Mayor.

Visitar Venecia en invierno supone, en su aspecto más negativo, tener que aguantar el frío. Además, las horas de luz se reducen bastante, por lo que tendrás que planear muy bien tus recorridos.

Sin embargo, esta temporada también cuenta con ventajas que superan los inconvenientes mencionados. Para empezar, la afluencia de turistas es bastante menor (con la excepción del carnaval), con lo que eso supone para visitar la ciudad más cómodamente y evitar las aglomeraciones. Esto, a su vez, va unido a la bajada de los precios en vuelos y hoteles.

Además, el invierno en Venecia tiene actividades realmente interesantes. Por solo nombrar dos, en diciembre tienen lugar las festividades navideñas, mientras en febrero se celebra la fiesta más famosa de la ciudad, el carnaval. Solo por esto, se puede afirmar sin ninguna duda que sí vale la pena realizar el viaje.