Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Qué ver y hacer en Lanzarote

Sumérgete en el paraíso natural que te espera en Lanzarote: playas, parques volcánicos, miradores de vértigo y una gastronomía única. Toma nota.

Carmen Navarro

Carmen Navarro

Lectura de 7 minutos

Qué ver y hacer en Lanzarote

Daniil Sliusar

Lanzarote es un paraíso vacacional. En cuanto aterrices en esta preciosa isla, te llamará la atención el contraste del negro de su tierra con el blanco de sus casitas, todas perfectamente alineadas en la costa formando pueblos muy pintorescos.

Si estás deseando llegar a este paraíso en la tierra, toma nota de estos planes imprescindibles para aprovechar al máximo tu estancia.

1. Recorre el Timanfaya, a pie o en bici

Parque natural del Timanfaya | ©Antonio Sessa
Parque natural del Timanfaya | ©Antonio Sessa

El Timanfaya es, por excelencia, la joya natural más preciada de Lanzarote. Este parque protegido de origen volcánico destaca por el color negro de su tierra, que se bañó en fuego hace cientos de años con la erupción volcánica del Timanfaya. Hoy en día puedes recorrerlo por tu cuenta o en un tour guiado e incluso puedes atravesarlo en bicicleta.

Sus paisajes te dejarán postales que parecerán sacadas de otro planeta y en menos de una hora podrás cubrir gran parte de su superficie, en un paseo que no requiere una forma física especial. La entrada al parque cuesta 12 € y será la mejor inversión que hagas durante tu viaje a Lanzarote.

También es posible recorrer el Timanfaya en bici, ya que hay una carretera en perfecto estado que lo atraviesa. Si te animas a montarte sobre las dos ruedas, este paisaje te dejará unas vistas increíbles. ¡No te arrepentirás!

2. Navega en catamarán por La Graciosa

La Graciosa | ©Ferran Feixas
La Graciosa | ©Ferran Feixas

Lo mejor de unas vacaciones de sol y mar en plena naturaleza es poder disfrutar del entorno en su máximo esplendor. Y para ello, nada mejor que subirse a bordo de un lujoso catamarán para recorrer la costa de la isla de La Graciosa, situada en la costa norte de Lanzarote.

Con esta excursión disfrutarás de hacer snorkel en el Atlántico para descubrir su fauna submarina, podrás tomar el sol a bordo y te servirán para comer una deliciosa paella. Además, también tendrás tiempo para recorrer por tu cuenta el pequeño pueblo de Caleta que te dará la bienvenida al llegar a La Graciosa. Una jornada inolvidable para completar tus vacaciones con un día en el mar.

Ver la excursión a La Graciosa

3. Disfruta de un baño en Playa Papagayo

Costa Papagayo | ©Antonio Sessa
Costa Papagayo | ©Antonio Sessa

Sus aguas, su espectacular acantilado y su arena fina hacen que Playa Papagayo sea la preferida de muchos isleños y visitantes para disfrutar un día de sol y mar. El acceso hasta la playa ya apunta maneras: una larga carretera prácticamente virgen te dará la bienvenida y las vistas de la playa desde arriba son espectaculares.

La encontrarás en el sur, en un entorno protegido, ya que se encuentra en el Parque Natural de los Achajes y por ello tendrás que pagar 3 € por el vehículo para el acceso. Si quieres ir a comer encontrarás algún chiringuito cerca, pero para aprovechar mejor el día, una buena opción es llevar algo de comida preparada en la mochila.

4. Descubre los Jameos del Agua

Jameos del agua | ©Javier Martínez
Jameos del agua | ©Javier Martínez

Los Jameos del Agua son espectaculares lagos formados en el interior de cuevas volcánicas. Estas formaciones naturales tan únicas te sorprenderán y Lanzarote es uno de los mejores lugares del mundo para ver este elemento natural tan único.

Los encuentras en la parte norte de la isla de Lanzarote y su peculiaridad te sorprenderá. Para acceder al interior, deberás atravesar unas escaleras y una vez dentro descubrirás la vegetación que curiosamente ha ido brotando entre las piedras de lava.

Te sorprenderá también la luz natural que entra a través de los huecos o bóvedas que se han formado en los techos de los túneles naturales. No dudes en visitarla también si estás en Lanzarote con toda la familia, ya que suele ser un paraje natural que llama mucho la atención de los más pequeños por sus curiosas formas. El precio es de 9,50 € para los adultos y sólo 5 € para los pequeños.

Allí encontrarás también una cafetería donde tomar algo para reponer fuerzas y seguir descubriendo las maravillas que Lanzarote tiene guardadas para sus visitantes.

5. Pasea por Arrecife, capital de Lanzarote

Carretera a Lanzarote | ©Howard Bouchevereau
Carretera a Lanzarote | ©Howard Bouchevereau

Al este de la isla de Lanzarote se encuentra su capital, Arrecife, cuya costa en realidad tiene alma de pueblo marinero. Sus pintorescas casitas frente al mar, donde encontrarás ancladas muchas de las barcas de los pescadores que salen a faenar desde allí te parecerá sacada de una postal.

Mi recomendación es que aproveches para conocer la ciudad durante alguna de las tardes de tu viaje, después de haber disfrutado de una mañana en la playa. Aquí podrás tomar un helado o sentarte en alguna de sus terracitas a contemplar cómo viven los residentes de esta preciosa localidad y te parecerá que el tiempo se detiene.

Aprovecha para ver su castillo, su iglesia colonial en pleno centro e incluso para hacer compras en alguna de sus tiendas. También hay parques y zonas verdes donde dar un agradable paseo o sentarte a leer en uno de sus bancos.

6. Haz surf en Famara

Surf en playa de Famara | ©Howard Bouchevereau
Surf en playa de Famara | ©Howard Bouchevereau

¿Sabías que Lanzarote también es la meca del peregrinaje de muchos surfistas? Concretamente en la costa de Famara, gracias a su oleaje, encontrarás el escenario perfecto para hacer surf o para iniciarte como surfista.

En Lanzarote Surf organizan campus de surf con distintos días de duración para que puedas elegir cómo y cuándo quieres iniciarte en este deporte. Encontrarás desde un curso básico de dos horas hasta una semana entera rodeado de profesionales y aprendices surfistas que como tú, llegan a Lanzarote en busca de unas vacaciones para conectar con la naturaleza.

¡Si te apetece completar tus días libres haciendo deporte en pleno Atlántico, no pierdas Famara de vista!

7. Descubre Yaiza y sus hervideros

Hervideros de Yaiza | ©JP Files
Hervideros de Yaiza | ©JP Files

Los acantilados más espectaculares de la isla seguramente los encuentres en Yaiza. Acércate hasta lo que parece el final del mundo para ver las olas romper con fuerza contra las rocas (de hecho, cuanto más agitado esté el mar, más espectacular será la visita).

Puedes ir con niños siempre y cuando tengas especial precaución con ellos, ya que al ser una zona totalmente virgen y natural no encontrarás barreras de seguridad y tendrás que estar atento para evitar caídas.

Aprovecha tu paso por el sur de la isla para conocer también la localidad de Yaiza, un pueblecito de casitas blancas con mucha cultura y tradición que merece la pena una parada.

8. Ve hasta el Mirador del Río para conseguir las mejores vistas

Vistas de Lanzarote | ©Howard Bouchevere
Vistas de Lanzarote | ©Howard Bouchevere

Ya te he hablado de La Graciosa y espero que ya hayas asumido que visitar esta pequeña islita es una parada obligatoria durante tu viaje a Lanzarote. Pero si además quieres disfrutarla desde el aire, las mejores vistas de la isla las tendrás desde el Mirador del Río.

El viento que suele soplar aquí, la calma y el silencio del lugar te harán sentir totalmente sumergido en esta maravilla natural. A casi 500 metros de altura, las vistas desde aquí arriba parecen sacadas del vuelo de un pájaro. Podrás acceder tranquilamente en coche y hay sitio suficiente para aparcar. Una vez allí, podrás pasear a lo largo del mirador para tener distintos puntos de vista.

9. Disfruta de Playa Blanca de día y de noche

Plaba blanca | ©Jorge Fernández Salas
Plaba blanca | ©Jorge Fernández Salas

Situada en el sur de la isla de Lanzarote, es uno de los lugares clave para los visitantes que llegan a la isla. Su oferta de alojamientos (tanto de hoteles y resorts como de apartamentos) y la varidad de restaurantes, bares, tiendas y terrazas, la convierten en un lugar muy transitado y alegre, tanto de día como de noche.

En Playa Blanca los 365 días del año parecen vacaciones y su espíritu tranquilo y dinámico te contagiará un buen rollo por el que merece la pena pasar por allí. Acércate una noche a cenar y a pasear por el paseo marítimo, pero no dudes tampoco en pasar una mañana o una tarde de compras.

Desde aquí de puede llegar muy rápidamente al Timanfaya, así que puede ser una buena idea completar tu visita al parque natural con un paseo por Playa Blanca.

10. Sal a navegar para ver delfines en la costa de Lanzarote

Avistamiento de delfines | ©Pablo Heimplatz
Avistamiento de delfines | ©Pablo Heimplatz

¿Sabías que las costas de Lanzarote son el hogar de decenas de delfines? Avistar cetáceos es una de las actividades más populares de la isla y hay compañías locales que se encargarán de llevarte en barco mar adentro para que puedas avistarlos en su hábitat.

Debes saber que todas las empresas que organizan excursiones para avistar delfines en Lanzarote son respetuosas con el medio ambiente y cumplen con todas las normativas para no invadir el espacio de los cetáceos.