Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

Cómo visitar el Palacio da Pena

Visitar el Palacio de Pena será un paréntesis de lujo y colorido en tu viaje a Lisboa. Te cuento cómo visitarlo en una excursión de ida y vuelta o por tu cuenta

Ana Caballero

Ana Caballero

Lectura de 7 minutos

Cómo visitar el Palacio da Pena

El Palacio da Pena | ©Mark Lawson

A una media hora de viaje desde Lisboa está Sintra, un lugar lleno de castillos y palacios declarado Patrimonio de la Humanidad y escenario digno de un cuento de hadas. Su principal atracción es el Palacio da Pena, el máximo exponente del romanticismo en Portugal.

1. Cómo visitar el Palacio da Pena:

Palacio da Pena, Sintra | ©Katia De Juan
Palacio da Pena, Sintra | ©Katia De Juan

Compra entradas en taquilla

El Palacio abre a las nueve de la mañana, aunque los horarios pueden cambiar según la temporada. Si es temporada alta te aconsejo que llegues con antelación para evitar colas. El riesgo de acudir directamente a taquilla es que la cola que encuentres sea demasiado larga, por lo que no te recomiendo esta opción. Respecto al precio, en taquilla las entradas cuestan 14€ por adulto.

Si no te apetece visitar el Palacio por dentro (cosa que considero un error, ya que estás allí), debes saber que existe la opción de visitar solo los jardines, el Parque Da Pena. En ambos casos existen descuentos para mayores de 65 años y menores de 18 años y también un precio especial que combina las entradas de dos adultos y dos niños por un precio reducido.

Compra entradas online

En la página oficial de los parques de Sintra puedes adquirir las entradas para adulto, niño, joven o jubilado a diferentes precios según la temporada. Con estas entradas no tendrás que esperar colas, pero ten en cuenta que incluyen solo el acceso al Palacio, sin visita guiada.

Contrata una visita guiada al Palacio da Pena desde Lisboa

Si viajas a Sintra desde Lisboa, lo más recomendable es que contrates online una excursión organizada o una visita guiada que incluya el Palacio da Pena. Estas excursiones incluyen el traslado de ida y vuelta desde Lisboa, la visita al Palacio da Pena (a veces con entrada y otras sin entrada) y un recorrido por otros puntos emblemáticos de la región que también son de obligada visita. Te dejo aquí enlazadas (y más adelante te cuento detalles) de las que, para mí, son las más completas:

2. Consejos para organizar tu visita al Palacio da Pena

Detalle de la arquitectura exterior | ©Mark Lawson
Detalle de la arquitectura exterior | ©Mark Lawson

Cómo llegar a Sintra desde Lisboa

El Palacio da Pena está situado en la localidad de Sintra, muy cerca de Lisboa. Si te alojas en la capital y quieres llegar hasta Sintra hay dos maneras de hacerlo: puedes coger el tren desde la estación Rossio de Lisboa y llegar a Sintra en 40 minutos por un precio de cinco euros o puedes contratar una excursión organizada de un día que además de enseñarte el Palacio da Pena te muestre los lugares más destacados de Sintra.

Subir hasta el Palacio da Pena

Debes tener en cuenta que el Palacio da Pena está en lo alto de una colina. Desde el centro de Sintra puedes llegar al enclave en autobús (no tiene pérdida, es el principal punto turístico de la ciudad), pero una vez allí tendrás que subir una cuesta bastante pronunciada (por dos o tres euros puedes ahorrarte el paseo y subir en un transfer). Los vehículos privados no pueden subir hasta arriba, solo los turísticos, así que si vas en coche tendrás que aparcar abajo.

Duración de la visita

La visita al Palacio da Pena incluye el interior, el exterior y los jardines. Estos últimos son inmensos, así que si quieres verlo todo bien reserva unas dos horas y media de tu viaje.

Horario de visita

Aunque las horas de cierre y apertura pueden cambiar según la temporada, normalmente el palacio abre a las 9:30 y los jardines a las 9. El parque cierra a las 20:00 y el palacio a las 18:30 pero la última entrada para ambos sitios se venderá una hora antes del cierre. Si vas a comprar las entradas en taquilla, te recomiendo ir con antelación suficiente para no quedarte sin entrada o esperar largas colas.

Cuándo ir

El Palacio da Pena recibe turistas a diario, pero los fines de semana de la temporada alta suele tener mucha más afluencia de público. En cuanto al clima, no te será un impedimento para ir puesto que los jardines tienen bastante sombra y las temperaturas en Sintra, salvo excepciones no alcanzan cifras extremas en verano.

Dónde comer

Los restaurantes que encuentres en las inmediaciones del palacio serán caros y enfocados a una comida rápida. Por la afluencia de viajeros que tiene Sintra, te recomiendo que reserves en un restaurante del centro con algo más de calidad en el que puedas probar platos típicos de la gastronomía portuguesa. El Palacio también tiene una cafetería con precios, obviamente, bastante inflados.

El Palacio da Pena con niños

Los niños lo pasarán muy bien recorriendo los salones del interior del Palacio y también les llamará la atención los colores vivos de su fachada. No dudes en llevarlos a esta visita, pero ten en cuenta que quizás no soporten la subida de la cuesta desde la entrada, aunque siempre pueden subir en transfer.

3. Qué ver en el Palacio da Pena de Sintra

La Sala Hexagonal | ©Vitor Oliveira
La Sala Hexagonal | ©Vitor Oliveira

El Palacio da Sintra fue mandado a construir por Fernando II de Portugal sobre las ruinas de un antiguo monasterio devastado por el terremoto de 1755. Durante un viaje con su esposa María II de Portugal, el monarca se enamoró de la localidad de Sintra, y creó esta maravilla de la cual te recomiendo no perderte lo siguiente:

La arquitectura exterior del Palacio da Pena

Es algo que no pasará desapercibido para aquellos que visiten Sintra. Al hecho de que el palacio esté situado en lo alto de un risco, algo que de por sí ya es un atractivo visual, se suman sus llamativos y originales colores. Los expertos en Historia del Arte podrán, además, ver en su fachada una mezcla de estilos neomanuelino, neogótico y neoárabe. En definitiva, todo un espectáculo para la vista y un privilegio para los objetivos fotográficos.

Los jardines del Palacio

Tiene más de 500 tipos de árboles y plantas procedentes de todo el mundo. Hazte con un plano de los jardines antes de empezar el recorrido, porque hay diferentes fuentes y edificios que merece la pena visitar. El más destacado de todos es el Chalet de la Condesa o Casa do Regalo, un edificio de madera de dos plantas mandado a construir por Fernando II para su segunda esposa.

Interior del Palacio

Por mucho atractivo que tenga el exterior del Palacio da Pena, no puedes dejar de visitar el interior del mismo. Si vas en una excursión organizada el guía te dirá todo lo que necesitas saber para tu recorrido, en caso contrario hazte con un mapa a la entrada y contrata la audioguía por un precio de dos euros.

Edificio del antiguo Monasterio Jerónimo

Es lo primero que verás una vez pases el claustro central. Antes de ser un palacio de invierno para el uso de los monarcas portugueses, había un monasterio en lo que ahora es el Palacio da Pena y esta es una de las pocas estancias que se conserva de dicho monasterio.

La Sala Hexagonal

También llamada Sala dos Brasoes. Sus paredes están llenas de azulejos y sus techos de distintos emblemas de los nobles de la corte portuguesa.

El cuarto de la urraca

Es una de las partes más antiguas del palacio y está pintada con 136 especies diferentes de pájaros. Desde la conocida como Terraza de la Reina obtendrás las mejores vistas del Palacio da Pena. Eso sí, te advierto que la encontrarás bastante concurrida.

Salón árabe

Una de las salas más destacadas de las estancias de la reina. Tómate todo el tiempo que necesites para contemplar sus techos, y no te pierdas el Ventanal del tritón, ideado como alegoría de la creación del mundo. Se trata de una especie de monstruo mitad hombre y mitad pez y desde la terraza de la reina tendrás una vista cercana del mismo.

Ana’s Traveller Tip

Desde la taquilla hasta la entrada al palacio hay una cuesta pronunciada, puedes subirla en un transfer por 2-3 euros. Los coches particulares no pueden subir.

4. Contrata una excursión organizada desde Lisboa

Vista de la Quinta da Regaleira desde sus jardines | ©Shadowgate
Vista de la Quinta da Regaleira desde sus jardines | ©Shadowgate

El Palacio da Pena es el principal punto turístico de Sintra, pero no es el único. Esta localidad tiene muchos más palacios y rincones que bien merecen una visita completa. Te dejo aquí una guía de todas las opciones de excursiones a Sintra desde Lisboa.

Tienes diferentes opciones y de todos los precios; te recomiendo que eches un vistazo y escojas alguna que incluya tiempo libre para visitar a tu aire el centro histórico de Sintra y un guía especializado que pueda ilustrarte sobre la historia de lugares como el Palacio da Pena, el Palacio Nacional de Sintra, la Quinta da Regaleira o el Castillo de los Moros.

Excursión de un día a Sintra y la Riviera portuguesa

Con un tour de un día por Sintra desde Lisboa verás los lugares más importantes de la localidad incluyendo el Palacio da Pena. Puedes hacerlo en inglés, portugués o español e incluye la recogida en el hotel de Lisboa, el traslado, la visita al Palacio da Pena (las entradas van aparte) y un recorrido guiado por Sintra.

Esta opción es una de las más completas y la más adecuada si lo que buscas es ver Sintra en profundidad sin perderte sus enclaves principales. Lo mejor, sin duda, los servicios de un guía experto que te harán descubrir el Palacio da Pena de una forma muy distinta a si lo visitas por cuenta propia.

Excursión al Palacio de Pena, Quinta da Regaleira y tour de Lisboa

En esta opción sí tienes la entrada al Palacio da Pena incluida en el paquete, así como la de la Quinta da Regaleira. Sin embargo, explorarás ambos palacios por cuenta propia y las explicaciones del guía se centrarán en otros enclaves turísticos del recorrido por Sintra. Esta excursión por los Palacios de Sintra con visita incluida al centro de Lisboa es ideal para grupos pequeños y para aquellos viajeros que no tengan mucho tiempo durante su viaje.