Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información.

10 cosas que ver y hacer en Dublín en Navidad

Descubre qué hacer en Dublín durante la época más mágica del año: la Navidad

Matteo Gramegna

Matteo Gramegna

Lectura de 8 minutos

10 cosas que ver y hacer en Dublín en Navidad

Navidad en Dublin | ©William Murphy

Si bien siempre hay mucho que ver y hacer en Dublín, durante las navidades los atractivos que ofrece se multiplican. Es cierto que no vas a encontrar el mejor clima posible, pero te aseguro que te vas a olvidar de las temperaturas durante tu visita.

Durante las navidades, las ciudades del norte de Europa tienen un encanto especial. En Dublín, las fiestas de diciembre se viven con una intensidad especial y las calles se llenan de luces. El espíritu navideño entra también en los pubs que se convierten en unos lugares de película.

1. Admira las luces navideñas

Dublin Winter Lights | ©CarolinaD
Dublin Winter Lights | ©CarolinaD

Si visitas Dublín en noviembre serás testigo del encendido de las luces navideñas. Hasta principios de enero, la ciudad se viste de luz y sus monumentos y edificios se transforman en una paleta de colores.

El ayuntamiento organiza unas rutas urbanas para disfrutar del espectáculo. La Dublin Winter Lights respeta el medio ambiente: cuenta con más de 150 mil LED de bajo consumo y no utiliza generadores diésel.

Los recorridos tocan puentes (Millennium Bridge y Beckett Bridge), el puerto (Capital Dock), sedes gubernamentales (Mansion House, City Hall y Custom House), plazas (Barnardo Square y Merrion Square), el famoso Trinity College y otros edificios de Dublín.

Para más info, te recomiendo echar un vistazo a la web oficial del ayuntamiento.

Contrata un tour guiado por Dublín

2. Conoce el belén viviente de la Catedral de la Trinidad

Catedral de la Trinidad | ©Diego Jaramillo Velarde
Catedral de la Trinidad | ©Diego Jaramillo Velarde

Tradicionalmente, en los días que preceden la Navidad se organiza un belén viviente en la Catedral de la Santísima Trinidad (Christ Church Cathedral). Unos actores recrean la escena de la natividad con el auxilio de una pareja de burros.

Esta actividad se realiza por la tarde – de 17:30 a 19:30 – y si quieres participar tendrás que reservar con antelación. Para hacerlo, te recomiendo consultar la web de la iglesia.

3. Caliéntate con un Hot Toddy

Hot Toddy | ©Theo Crazzolara
Hot Toddy | ©Theo Crazzolara

El Hot Toddy es una bebida invernal y un remedio casero contra la gripe. Si viajas en invierno, verás como miles de irlandeses acuden a los pubs para disfrutar del brebaje a base de whisky, miel, canela, anís estrellado y ralladura de limón.

En Dublín puedes encontrar un Hot Toddy casi en cualquier sitio y sin embargo, en algunos bares lo elaboran a la perfección:

  • The Stag's Head. Un estrecho pasadizo oculta un clásico de la capital irlandesa. Sus interiores de madera conforman una atmósfera acogedora embellecida con vidrieras, lámparas de araña de cristal y barriles de madera (Dame Court 1)
  • Kehoes, el pub donde el tiempo parece haberse parado. Conserva los muebles de caoba y los carteles publicitarios de antaño (South Ann Street 9)
  • The Bank Bar and Restaurant, uno de los bares más peculiares de la ciudad. El edificio fue proyectado por William Henry Lynn – un arquitecto de renombre en la época victoriana – y en el pasado hospedaba un banco. Se encuentra a poca distancia de la estatua de Molly Malone (College Green 20/22)
  • L. Mulligan Grocer. Se encuentra fuera de las rutas más concurridas en una zona que dará mucho que hablar en el futuro. Además de un Hot Toddy, aquí podrás disfrutar de una buena cerveza local. Te recomiendo probar una pinta de Bay Ale (una red ale de Galway) o de Boom, una IPA con notas a lichi, kiwi, mango y caramelo (Stoneybatter 18)
  • Mary's Bar & Hardware, un pub ligado a las luchas independentistas. A principio del siglo pasado, el líder revolucionario Michael Collins solía tener unas reuniones en el Hotel Wicklow que se encontraba en esta misma dirección (Wicklow Street 8)

Reserva un Pub Crawl (tour de pubs) por Dublín

4. Regálate una tarde de teatro

The Olympia Theatre | ©William Murphy
The Olympia Theatre | ©William Murphy

¿Conoces las Christmas Pantomimes? Si no lo sabes, es una costumbre típica de Irlanda que consiste en una adaptación de cuentos o historias clásicas. A diferencia de los espectáculos tradicionales, prevé la participación del público e incluye canciones, bailes y chistes. En resumen, una pantomima o panto es una comedia musical pensada para el entretenimiento familiar.

En Dublín, puedes verlas en el The Gaiety, un teatro de estilo victoriano inaugurado en 1871 (South King Street). También puedes disfrutar del espectáculo en The Olympia Theatre (Dame Street 72), Liberty Hall Theatre (Eden Quay 1) o The National Concert Hall (Earlsfort Terrace).

Las pantomimas son muy populares durante la temporada navideña y te recomiendo reservar las entradas con antelación.

5. Pon a prueba tus habilidades como patinador

Pista de Hielo en Dublin | ©Fingal County Council
Pista de Hielo en Dublin | ©Fingal County Council

Pese a su ubicación en el norte de Europa, Dublín y el patinaje sobre hielo no han tenido nunca una relación estrecha. Afortunadamente, en los último años la disciplina ha ido ganando adeptos y las pistas congeladas han empezado a aparecer en la capital irlandesa.

A continuación te enumero los circuitos de hielo que operan desde finales de noviembre y principios de enero:

  • Blanchardstown Centre, un centro comercial con más de 150 tiendas y una gran cantidad de bares y restaurantes. Se encuentra en las afueras de Dublín y puedes llegar fácilmente con el autobús (líneas 17A, 37, 39, 39A, 76A, 220, 236, 238, 239 y 270). Tiene una pista principal muy amplia y una más pequeña y separada con unas divertidas ayudas de patinaje en forma de pingüinos. ¡Lo ideal para que los peques aprendan!
  • Swords on Ice, el circuito invernal en el norte de la ciudad. También en este caso, se halla en las proximidades de un centro comercial: el Swords Pavilions Shopping Centre (Malahide Rd, Swords Demesne). Los menores de 12 años pagan alrededor de 14 € mientras que la entrada para adultos tiene un coste aproximado de 17 €. También existen tarifas especiales para familias.
  • South Dublin On Ice, el anillo a los pies del estadio de Tallagh. La pista mide alrededor de 600 m2 y está abierta a todos los públicos, de los novatos a los expertos. Queda un poco lejos del centro pero la red de tranvías de Dublín “Luas” (la palabra irlandesa para “velocidad”) para cerca de la area de fútbol. Te bastará coger la línea roja y bajar en Tallaght – The Square. (Whitestown Way, Oldbawn)
  • Dundrum on Ice, 500 metros cuadrados de hielo con pasamanos a los lados para los patinadores novatos (Dundrum Town Centre, Sandyford Road)

6. Pasa el 26 diciembre por el hipódromo

Carreras de Caballos | ©Amanda Slater
Carreras de Caballos | ©Amanda Slater

San Esteban es el santo patrón de los caballos y en esta misma fecha se celebran distintas carreras. Es un clásico de la Navidad que merece la pena ver para experimentar algo típico.

Las carreras más cercanas a Dublín tienen lugar en Leopardstown, un centro hípico a unos 15 kilómetros del centro. Habitualmente, las competiciones duran cuatro días a partir del 26 de diciembre.

Si no dispones de un coche, no debes preocuparte de nada. La red de metro ligero local (LUAS) conecta el casco viejo de Dublín con Leopardstown. Para llegar te bastará coger la LUAS hasta Central Park y, una vez allá, deberás caminar unos 15 minutos. En los días de carrera, el centro hípico pone a disposición una lanzadera gratuita que te llevará desde la parada del metro ligero hasta la puerta de entrada

7. Conoce a Santa Claus

Conociendo a Santa Claus  | ©T Dale Bagwell
Conociendo a Santa Claus | ©T Dale Bagwell

Si viajas a Dublín con niños puedes regalarle una experiencia especial: un encuentro con Papá Noel. Vintage Tea Trips organiza unas actividades para los más pequeños que se concluyen con un regalo navideño.

Sucesivamente podrás disfrutar de una taza de té en su autobús de dos plantas. La bebida caliente está complementada con bollos, sándwiches, tartas y snacks salados.

8. Haz un tour por los pubs navideños

Exterior del Hole in the wall | ©Noreen S
Exterior del Hole in the wall | ©Noreen S

Dublín es el hogar de los pubs. El clima húmedo y ventoso es una excusa ideal para tomar una pinta de Guinness y sin embargo, hay más razones para disfrutar de la célebre cerveza negra.

Durante el último mes del año, muchos pubs cambian de piel vistiéndose con una típica decoración navideña.

  • Hole in the wall, “The Most Christmassy Pub In Dublin”. Lo reconocerás por la famosa exclamación de Papá Noel – “Ho, ho, ho” – en su fachada. Se encuentra en las proximidades del Parque Phoenix (Blackhorse Avenue 345/347)
  • The Ginger Man, las luces navideñas más curiosas de Dublín. Es bastante popular entre los estudiantes debido a su proximidad al Trinity College y algunas residencias universitarias. Aprovecha la ocasión para entrar en calor con un Guinness pie (Fenian Street 39/40)
  • Sinnotts. Hospeda una colección de imágenes y grabados originales de artistas como James Joyce, Yeats y Oscar Wilde. Durante las navidades, árboles, estrellas y otras decoraciones amenizan el lugar (South King Street)
  • The Dawson Lounge, el bar más diminuto de la ciudad. No te dejes engañar por su fachada sobria, el interior esconde una fantasía navideña irrenunciable (Dawson Street 25)
  • Strawberry Hall, otro clásico de Dublín. Justo enfrente del pub encontrarás un food truck que sirve pizza al horno de leña (Lower Road, Astagob)

Reserva un Pub Crawl (tour de pubs) por Dublín

9. Prueba el Christmas pudding

Christmas pudding | ©Stuart Caie
Christmas pudding | ©Stuart Caie

Cada país tiene su receta típica para las fiestas e Irlanda no difiere de los demás. En la isla, cada 25 diciembre se come Christmas pudding, un bizcocho esponjoso con frutas secas y confitadas y ralladura de cítricos.

Generalmente se suele aromatizar con canela, brandy u otros licores para alcanzar la humedad correcta. A diferencia del pudín americano, su homólogo irlandés es un pastel y no un flan.

La primera mención de este postre data del siglo XIV y por aquel entonces consistía en una especie de papilla parecida a un porridge, ¡nada a ver con la receta actual! Según el folklore, algunos de sus ingredientes están ligados a la tradición cristiana: el brandy sería un símbolo de la Pasión de Cristo mientras que la ramita de acebo utilizada en la decoración sería un guiño a la corona de espinas de Jesús.

En la capital irlandesa encontrarás Christmas pudding en distintos restaurantes y pastelerías. Sin embargo, si quieres dar en el clavo puedes recurrir a las creaciones de Scéal Bakery, una panadería a escasa distancia de la Catedral de San Patricio y la destilería de whiskey Teeling (Fumbally Lane, Merchants Quay).

10. Compra los últimos regalos en Grafton Street

Grafton Street | ©Donaldytong
Grafton Street | ©Donaldytong

Es la principal arteria comercial de Irlanda y una etapa obligada para cualquier fashion victim. Puedes entrar en River Island (ropa para mujeres, hombres y niños), Disney, Life Style Sports (prendas deportivas), Brown Thomas (cosméticos, zapatos, indumentaria y ropa de cama), Weir & Son's (histórico joyería dublinesa) y Kilkenny Shop (artesanía).

Otras opciones para salir de compra son George’s Street Arcade (South Great George's Street), Dundrum Shopping Centre (Sandyford Road) y Hodges Figgis (Dawson Street 56/58).